10 cosas que quizá no sabes
sobre Hong Kong (y su retonno)

Cartel de propaganda chino celebrando el regreso de Hong Kong en 1997.

Hoy, 1 de julio, se cumplen 20 años desde que Hong Kong regresara a la soberanía china, después de más de 150 años de colonización británica. Para el Reino Unido supuso desprenderse de su último bastión en Asia, el continente donde controló desde la India a Malasia, pasando por Afganistán, Irak o Birmania. Para China, por el contrario, significó -junto a la devolución de Macao por los portugueses en 1999- el simbólico fin de dos siglos de amargo colonialismo europeo en su territorio.

Para conmemorar este aniversario, en vez de organizar protestas en la excolonia como han hecho prochinos y antichinos, voy a recordar algunos aspectos quizá menos conocidos de la historia de Hong Kong, y de sus relaciones con el Reino Unido y con China. Utilizo el formato en 10 puntos al que desde hace un tiempo suelo acudir para grandes aniversarios, ya sean de la matanza de Tiananmen, de la rendición japonesa, de la muerte de Mao, de la Revolución Cultural o hasta del nacimiento de esta web.

1- El Reino Unido no estaba obligado a devolver Hong Kong a los chinos en 1997

Se suele simplificar diciendo que hace dos décadas terminaba el plazo de 99 años de “alquiler” de Hong Kong que China y Reino Unido habían acordado a finales del siglo XIX, pero no es exactamente así. Pero para explicar cómo era el asunto en realidad, debéis tener en cuenta las tres partes principales en las que se divide el territorio hongkonés: por una parte están las islas del delta del río Perla, entre las que está Hong Kong, y por otra parte una zona peninsular de ese delta, unida a la gran China, en la que hay una zona muy urbanizada, llamada Kowloon, y otra más rural, conocida como los Nuevos Territorios. Hong Kong y otras islas fueron cedidas por China al Reino Unido a perpetuidad en 1842, tras la derrota china en la Primera Guerra del Opio. En 1860, después de la derrota en la Segunda Guerra del Opio, se entregó, también para siempre en teoría, la península de Kowloon. Finalmente, en 1898, el mismo año en que España perdía Cuba, China cedió al Reino Unido los Nuevos Territorios, pero no a perpetuidad, sino por un periodo de 99 años. China no había perdido en esa época ninguna guerra contra el Imperio Británico, pero sí una contra otro imperio, el japonés (1894-95), y estaba tan débil que Londres decidió aprovecharlo para ampliar sus dominios en el delta del Perla. Considerando todo lo anterior, a finales del siglo XX en teoría Reino Unido sólo tenía que devolver los Nuevos Territorios, no Kowloon ni Hong Kong, las zonas más urbanizadas y ricas de ese territorio. Eso decían sobre el papel los acuerdos, pero ya desde los años 70 China comenzó a decir que los británicos tenían que devolver todo el “pack”, y de forma más que sorprendente, Londres no puso demasiadas pegas a ello, pese a que en ésa época si defendió con uñas y dientes otra de sus colonias ultramarinas, las Islas Falkland/Malvinas. La razón que esgrimió el Gobierno de Thatcher (gran amigo de las privatizaciones y que seguramente se tomó Hong Kong como un “gasto superfluo” del que el Gobierno tenía que deshacerse) es que Hong Kong y Kowloon no podían sobrevivir en solitario sin los Nuevos Territorios, ya que por esa zona pasaba el suministro alimentario y energético y los chinos podrían someterla a un bloqueo con facilidad en caso de conflicto. Con esta opinión, las negociaciones fueron bastante sencillas, muy favorables para los chinos, y culminaron con un acuerdo el 19 de diciembre de 1984, por el que todo Hong Kong pasaría a manos chinas el 1 de julio de 1997, el mismo día en el que concluía el acuerdo de 99 años firmado en principio sólo para los Nuevos Territorios.

Tratado de Nankín de 1842, con el que China cedió Hong Kong a unos soldados británicos muy bien trajeados y un perro sabueso.
Zhao Ziyang y Thatcher, primeros ministros de sus respectivos países en los 80, firman el acuerdo de devolución en 1984.

2- China tenía un “plan B” si las negociaciones con Thatcher no funcionaban: invadir Hong Kong

China consideró seriamente en los años 70 y 80 recuperar Hong Kong por la fuerza si las negociaciones con Londres no funcionaban. Como he apuntado en el anterior epígrafe, el bloqueo a la colonia era sencillo desde territorio chino, dado que alimentos y fuentes de energía para mantener al dragón asiático hongkonés venían de la vecina provincia de Cantón. En una reunión de Thatcher con Deng Xiaoping, el sucesor de Mao al frente del régimen comunista, éste le llegó a decir abiertamente que los chinos podían invadir Hong Kong rápidamente si Londres no facilitaba las cosas. “Podría conquistarlo esta misma tarde”, contaba la Dama de Hierro que le dijo el Pequeño Timonel (qué grandes son los políticos con apodos). Londres fue generosa en las negociaciones y la sangre no tuvo que llegar al río Perla, afortunadamente. Jugó en favor de ello que China se encontraba en un momento de aperturismo (había salido del maoísmo y aún no se había producido la matanza de Tiananmen) que le daba mejor imagen internacional y más argumentos para negociar. Al final, la única “invasión” se produjo cuando en la noche del 30 de junio al 1 de julio de 1997 medio millar de camiones del ejército chino cruzaron la frontera entre China y Hong Kong para confirmar el traspaso de soberanía. Fue una noche muy lluviosa, raining cats and dogs que dirían los británicos, y al paso de los soldados por los Nuevos Territorios los soldados chinos fueron recibidos por gente que ondeaba banderitas de China.

Los primeros soldados chinos cruzan empapados la frontera en la madrugada del 1 de julio de 1997.

3- A la ceremonia de devolución no asistió la reina Isabel II, algo muy simbólico, y quienes sí acudieron hicieron unos viajes realmente extraños

La retrocesión de Hong Kong, que es como se suele denominar a lo ocurrido entre el 30 de junio y el 1 de julio de 1997, se encarnó en una ceremonia en el Palacio de Exhibiciones del puerto de Hong Kong (el mismo lugar elegido estos días para los actos del 20 aniversario). Por parte china lideraron la ceremonia el presidente Jiang Zemin y el primer ministro Li Peng, mientras que el Príncipe Carlos, el primer ministro Tony Blair y el último gobernador británico de Hong Kong, Chris Patten, fueron la principal representación del Reino Unido. Los desplazamientos de estos líderes al magno acontecimiento fueron muy raros tanto por parte china como por la británica. Jiang Zemin y Li Peng volaron a Hong Kong desde la vecina Shenzhen, algo que nunca hace nadie porque ambas ciudades están a una distancia de sólo 17 kilómetros (lo normal actualmente es ir de una a otra en metro). En cuanto al Príncipe Carlos y Chris Patten, al terminar la ceremonia de devolución se subieron a un buque de la Armada de su país, el Britannia, y zarparon con destino a Filipinas para, pocos días después, atracar en China y de allí viajar por mar a las Islas Británicas. Fue seguramente un rodeo a modo de paripé: hubiera sido más sencillo que el Britannia saliera simbólicamente de Hong Kong y atracara en unas costas más cercanas de China, pero el efecto habría sido un poco raro, abandonar la colonia para hacer un alto en el país al que había sido devuelta.

El Príncipe eterno estrecha la mano a Jiang Zemin en el acto de devolución.

Mención especial debe hacerse a los actos que hubo en Pekín para celebrar el regreso de Hong Kong en la noche del 30 de junio al 1 de julio del 97: la plaza de Tiananmen acogió ¡siete horas! de conciertos y fuegos artificiales, para lo cual el lugar fue acordonado y vaciado de los 60.000 turistas que estaban allí ese día (por fortuna, el desalojo fue pacífico, que el régimen chino desalojando plazas no siempre lo es).

4- El último gobernador británico en Hong Kong la lió parda en los años previos a 1997

Era de esperar que entre 1984, el año en que el Reino Unido acordó la devolución completa, y 1997 no hubiera grandes cambios en Hong Kong, sólo una lenta e inexorable espera… pero en 1989 China vivió las protestas de Tiananmen y su sangrienta represión, y ello cambió mucho las cosas. Muchos hongkoneses se aterrorizaron, se calcula que un millón de ellos emigró a otros lugares (sobre todo a la ciudad canadiense de Vancouver, aunque también hubo muchos que fueron a Australia, Nueva Zelanda o el mismo Reino Unido) y el último gobernador británico, el muy carismático Chris Patten (Fatty Pang para los hongkoneses), decidió ser algo más que el Boabdil de los británicos en Hong Kong. En 1994, tres años antes de la devolución, lanzó unas reformas electorales en el sistema político de la colonia que democratizaban bastante la elección de gobernantes y parlamentarios locales (en una Hong Kong que, digámoslo claramente, nunca fue un sistema democrático bajo el dominio British). Ello enfadó mucho a los chinos, que acusaron a Patten de violar los acuerdos de 1984, pero esas elecciones condujeron al germen de un movimiento prodemocracia en Hong Kong que aún sigue fuerte allí y alimenta frecuentes protestas contra el régimen comunista, entre ellas la famosa Revolución de los Paraguas de 2014. Por cierto, que estos días a Patten se le ha preguntado en varias entrevistas qué piensa de los derroteros del actual Hong Kong, y opinó que no está de acuerdo con los partidos independentistas que han surgido en la ex colonia. Él dice que sí a la lucha por la democracia, pero no a la separación de Hong Kong, un territorio de cultura china, del resto de China.

Patten se lleva bien plegadita la Union Jack (bandera británica) en la ceremonia de devolución de 1997.

5- Hong Kong estuvo a punto de regresar a manos chinas tras la Segunda Guerra Mundial, pero la victoria del maoísmo frenó esa posibilidad

Aunque se suele decir que en 1997 se acabó con más de 150 años de colonialismo británico de Hong Kong, hay que recordar que ese siglo y medio tuvo un paréntesis importante y sangriento en la Segunda Guerra Mundial, cuando los japoneses derrotaron a los británicos, conquistaron Hong Kong y la colonizaron durante casi cuatro años, desde 1941 hasta su rendición en 1945. Fue posiblemente el periodo más negro de la historia de la colonia: los japoneses cometieron allí similares atrocidades a las que perpetraron en el resto de China, y son por ello igual de aborrecidos en la Hong Kong de los rascacielos que en la China comunista. Los nipones ejecutaron a cerca de 10.000 personas en Hong Kong (muchos de ellos públicamente), violaron a mujeres, deportaron a más de la mitad de la población de la colonia a China… esa población bajó de 1,6 a 1 millón de habitantes, la economía local colapsó, se pasó mucha hambre y hubo que recurrir a las cartillas de racionamiento. Tras la guerra el Reino Unido se planteó devolver Hong Kong a China, en el clima de descolonización que se vivía en todo el planeta, pero la rápida recuperación económica de la colonia, unida a la inestabilidad política de una China que aún estaba en guerra civil (vencida por los comunistas de Mao en 1949) echó al traste esos planes. China no tuvo estabilidad política y económica para negociar hasta ya fallecido Mao, más de 20 años después.

Tropas japonesas marchan triunfalmente en Hong Kong hacia el año 1941.

6- Hong Kong tiene historia antes de convertirse en colonia británica en el siglo XIX, y es simbólicamente muy importante para China

Pese a su pequeña superficie, y a que fueron los británicos quienes la convirtieron en un importante puerto comercial y financiero mundial, Hong Kong fue ya en los siglos anteriores al XIX un punto simbólico para la Historia de China. Para empezar, el territorio de lo que hoy es Hong Kong tuvo que ser conquistado en buena lid por los chinos en lucha contra tribus locales, como todo el sur de China, y quien logró incorporarlo al imperio no fue otro que el Primer Emperador, Qin Shihuang, en el siglo III antes de nuestra era, justo la época en la que se considera que nació el imperio chino. Además, alguna de las islas del delta del río Perla, tal vez Hong Kong u otra de las decenas que le rodean y forman parte del mismo territorio, es seguramente el primer lugar en el que desembarcó un europeo durante la Era de los Descubrimientos (no contamos a Marco Polo, que es de la Edad Media). Fue en 1521, y el capitán de la nave que alcanzó tierras chinas por primera vez fue el portugués Jorge Alvares. Ello no tuvo como consecuencia el establecimiento de los portugueses en lo que hoy es Hong Kong, pero sí a su control de la vecina Macao durante más de 450 años.

Monumento a Alvares en su pueblo natal, Freixo de Espada a Cinta, a apenas tres kilómetros de la provincia de Salamanca.

7- Durante el control británico de Hong Kong había un trozo de China en esa colonia: la mítica Ciudad Amurallada de Kowloon

Si Hong Kong era una colonia del Reino Unido en China, se puede decir que los chinos tuvieron durante todo ese dominio  una “colonia” en Hong Kong. En el acuerdo de 1898 se estipuló que los chinos mantendrían un destacamento en la Ciudad Amurallada de Kowloon, un fuerte militar que llevaba allí varios siglos. Con la caída de la China imperial en 1912 esa “embajada” de los chinos en Hong Kong pasó a manos británicas, pero tras la Segunda Guerra Mundial muchos chinos emigraron a ella como refugiados y volvió a convertirse en una minichina en tierras hongkonesas. En los años 50, 60 y 70 creció su población exponencialmente, y el lugar se convirtió en un enorme y descontrolado bloque de apartamentos-chabola sin apenas luz en su interior donde se situaba la mayor densidad de población del mundo (1,2 millones de habitantes por kilómetro cuadrado, ahí es nada).  La policía de Hong Kong no se atrevía a entrar allí, ya que estaba controlado por las triadas del contrabando. El lugar, que al encontrarse cerca del antiguo aeropuerto por la ciudad estuvo siempre en peligro de ser alcanzado por algún avión despistado, fue demolido en 1993, cuatro años antes de que China recuperara la soberanía de todo Hong Kong. Hoy en día es un plácido parque en el que se recuerda, no obstante, el extraño asentamiento humano que hubo allí durante décadas. Ya conté algo más de este sitio en este post.

La Ciudad Amurallada en su época de “esplendor”.

8- Fue China, y no Reino Unido, quien prometió a Hong Kong la llegada de la democracia

Ya he comentado en el cuarto punto, al hablar de Chris Patten, que Hong Kong no fue durante el dominio británico un sistema democrático, sino colonial, e incluso hubo un régimen de “apartheid”. Durante muchas décadas los chinos no podían vivir en Victoria Peak, la parte “rica” de la colonia, ni bañarse en las playas del territorio, aunque esta situación se alivió bastante tras la Segunda Guerra Mundial, con el auge de la descolonización. En cualquier caso, no había democracia alguna: el gobernador de Hong Kong era un cargo designado directamente por el Gobierno de Reino Unido, y fue tardísimo, en 1984 (justo el año en el que el Reino Unido acordó la retrocesión) cuando se introdujo la posibilidad de escoger unos representantes locales, y sólo con mero carácter consultivo. Fue China, quizá para intentar que no hubiera pánico entre los hongkoneses, la que introdujo la posibilidad de sufragio universal: lo hizo en la Ley Básica, una especie de Constitución de Hong Kong que acordó con Reino Unido, y que seguía el famoso principio de “Un País, Dos Sistemas” (por el que Hong Kong seguiría manteniendo bajo soberanía china un sistema económico y político diferente al del resto del país). En uno de los epígrafes de esta ley se señala claramente que “el jefe ejecutivo (cargo que sustituyó al de gobernador) y los miembros del legislativo serán en el futuro elegidos por sufragio universal”. En 2007, cuando se celebró el décimo aniversario del retorno a China, se confirmó que habría este tipo de sufragio para las elecciones de 2017, pero en 2014 se aclaró que los candidatos no podían ser independientes sino designados por China. Esto, que no gustó a muchos en Hong Kong, produjo la famosa “Revolución de los Paraguas” en otoño de aquel año. Soy de la opinión de que esas protestas jugaron mal sus cartas: sus protagonistas querían sufragio universal y candidatos independientes, China les ofrecía sufragio universal pero candidatos no independientes, y tras las muchas tensiones el movimiento pro democracia se ha quedado por ahora sin nada: ni sufragio universal, ni candidatos independientes. Yo defiendo que la introducción del sufragio universal sin candidatos independientes podría haber comenzado a educar a Hong Kong en la cultura democrática para, en el futuro, poder llegar a la posibilidad de que hubiera candidatos independientes, pero que ahora ha quedado todo paralizado.

9 – Otro momento en el que Hong Kong pudo haber regresado a China fue durante la Revolución Cultural

En el año 1967, contagiados de la conflictividad social que se vivía en China por la Revolución Cultural, hubo grupos izquierdistas en Hong Kong que protestaron en las calles intentando con ello la extensión de la revuelta comunista a la colonia. Las protestas duraron varias semanas y en ellas hubo más de medio centenar de muertos. Los principales promotores de las protestas eran obreros de las fábricas de flores de plástico, en aquel entonces una de las grandes producciones industriales de la ciudad (aún no habían explotado sectores como el tecnológico, el inmobiliario o el financiero). China podría haber aprovechado estos tumultos para recuperar la estratégica Hong Kong, aunque no estaba en su mejor momento para guerrear en el exterior: su ejército estaba demasiado ocupado intentando contener a los guardias rojos dentro de su país, como para mirar hacia afuera.

10 – Tanto lío, y Hong Kong es casi un Estado independiente… aunque esto podría acabarse dentro de 30 años

Bajo el mencionado principio de “Un País, Dos Sistemas”, Hong Kong goza de una amplísima independencia del resto de China. Tiene moneda propia, diferente bandera, selecciones nacionales de los diferentes deportes, los idiomas más utilizados son el inglés y el cantonés (frente al mandarín de China), goza de una libertad de expresión envidiable frente a la férrea censura china, es uno de los mercados más abiertos del mundo en contraste con el proteccionismo chino… China en principio sólo tiene competencia sobre Hong Kong en materia de asuntos exteriores y defensa (y los soldados chinos estacionados en Hong Kong son casi invisibles, es muy difícil encontrarse con uno de ellos). Todo esto, sin embargo, podría finalizar en 2047, ya que se estableció que el principio de “Un País, Dos Sistemas” regiría sólo 50 años después del retorno de Hong Kong a China, a modo de transición. Seguramente los hongkoneses pensaron que medio siglo era mucho tiempo, que pasado éste China ya no sería un régimen comunista, pero ha pasado casi la mitad y la situación política de Pekín es casi idéntica a la de 1997, por no decir peor. Nadie sabe qué pasará cuando llegue esa fecha, pero es posible que si China y Hong Kong siguen siendo sistemas políticos y económicos tan diferentes se prorrogue el sistema. Es cierto que en los últimos tiempos ha habido casos preocupantes de injerencia China en Hong Kong, principalmente con el reciente secuestro de libreros y editores hongkoneses por publicar escritos críticos con el régimen chino, y que hay creciente animosidad contra China en las protestas de las calles (seguramente, aderezado por problemas económicos). Habrá que seguir muy atento a la evolución del delicado equilibrio chino-hongkonés. 

10 Comentarios

  1. Muy buenas Chinochano, felicidades por tu blog que hace tiempo que sigo.

    Creo que la mayoría de gente que habla de Hong Kong y sus relaciones con China se deja por comentar en sus explicaciones ( y creo que es lo más importante ) las relaciones económicas que unen China con Hong Kong.

    Creo que China hace en Hong Kong, lo que no puede hacer en su territorio en lo que respecta la economía ( por la imagen que tiene un gobierno comunista en los mercados de capitales ), por ejemplo la bolsa ( donde la de Hong Kong fue la más importante de hasta bien entrados los años 2000 y por donde entro buena parte de las divisas internacionales a China continental a través de los bancos chinos ubicados en Hong Kong y las empresas exportadores e importadoras ubicadas allí ), la mayoría de las transacciones económicas de oro realizadas en China pasan a través de Hong Kong ( se puede comprobar en la wikipedia )

    Ahora que podríamos decir que ya más instituciones financieras internacionales están menos recelosas de hacer sus transacciones con el gobierno comunista chino directamente ( dado que los ciudadanos también están menos recelosos del régimen comunista chino ), la influencia que tenía Hong Kong en la económico esta bajando y el gobierno chino le empieza a interesar menos Hong Kong como una unidad tan independiente ( en lo que respecta la imagen pública de sus relaciones ) no en materia financiera que están muy unidos ( mejor dicho casi son lo mismo ) des del principio en que Hong Kong volvió a estar en manos chinas; sino porque Gran Bretaña traspaso tan fácilmente Hong Kong ( eso de lo militar creo que es más que nada humo, nadie hubiera ganado con eso ), sino porque así Europa/América/Japón podrían hacer negocios con China sin estar realmente negociando directamente con un régimen comunista sino con una unidad independiente de este. Creo que ya se puede ver donde conduce esto… el gobierno Británico ( como representante del mundo capitalista occidental, dado que eran ellos quienes tenían Hong Kong ) y el gobierno chino se pusieron de acuerdo de hacer en Hong Kong ( podríamos llamarlo un duty free = como la city de Londres ) donde todo lo que no se puede hacer con China en referente a lo económico se hace con China a través de Hong Kong, y porque tanta complicación pues así el gobierno chino mantiene su imagen de gobierno que controla los mercados su economía, y los bancos europeos/americanos de cara el público hacen negocios no con China sino con Hong Kong y así lavan su imagen de hacer negocios con un régimen comunista. Por lo tanto es un win-win China hace creer al mundo y a su población ( principalmente a su población china ) que mantiene un control férreo de sus empresas/bolsa y que no están negociando con los bancos capitalistas occidentales y las empresas/ bancos americanos y europeos hacen creer a los occidentales que sus transacciones económicas no las hace directamente con China ( y así hacer creer a la opinión pública que no negocia directamente con el régimen comunista chino y que así no se tubería mala opinión pública de las empresas que hacían negocio con la China continental, porque en economía si se desconfía de una empresa o un banco ya se sabe que el resultado nunca acaba bien ). Pero el dinero es el dinero y los bancos occidentales no podían dejar escapar la oportunidad de hacer negocios en China y China no podía dejar escapar la oportunidad de vender sus productos a occidente y así mejorar su economía y a conseguir más poder internacional y la manera de unir estos dos factores ( empresas y bancos occidentales con China ) sin que la opinión pública tanto China como occidental dudará de hacer negocios unos con otros fue creando lo que actualmente es Hong Kong, y si se pregunta que es Hong Kong, pues Hong Kong es lo que es para China lo que la City de Londres es para Reino Unido.
    Además esto se hizo a 1997, cuando China empezaba a ser el principal país manufacturero del mundo y sus productos empezaron a fluir por todo el mundo y la mejor manera de gestionar capitales/oro/exportaciones/importaciones era a través de esto que he llamado un “duty free”=Hong Kong
    Pero ahora que la gente ya no tiene tan mala opinión sobre China en lo económico los bancos y empresas occidentales se ven más confiados en hacer directamente las operaciones con China continental sin que esto influía en la opinión pública sobre estas empresas y bancos, y los ciudadanos chinos cada vez están más abiertos al mundo y también son menos recelosos de todo lo que venga de occidente y además ahora que los ingresos del ciudadano medio chino son más dignos y crecen cada año se be muy lejos que la gente pida un cambio de rumbo para China, por lo tanto para las autoridades chinas este “duty free”=Hong Kong ya no tiene el mismo valor que antes, y China quiere ahora volver a conseguir el poder público sobre Hong Kong al que renunció hace unos años para poder desarrollar el gran sueño Chino.
    No nos dejemos confundir por el gobierno chino que nos hace creer que mantiene un pulso con Hong Kong por su soberanía, este tipo postura por desvincular Hong Kong de China continental es simple humo para quien haga aún dinero en China a través de Hong Kong, y aún quiera mantener una imagen de cara el público de que no hace negocios con el gobierno comunista chino por su pasado “anti-capitalista” y “anti-liberal”

    Espero su respuesta, en lo referente a mi punto de vista.

    Muchas gracias de antemano.

  2. Bueno, tu teoría es interesante, y hasta cierto punto creíble, pero no tenemos las pruebas suficientes para poder afirmar tajantemente que Hong Kong existe para lavar la cara de los negocios de China. Y mucho menos que la confrontación actual entre China y Hong Kong es una cortina de humo para seguir haciendo creer a la comunidad internacional que Hong Kong es independiente de China y por ello se puede seguir haciendo negocios allí. Si conseguimos más pruebas en este sentido que lo demuestren, las escucharé atento y paciente, pero hasta entonces es sólo una teoría.

    Es frecuente que aparezcan teorías que digan que muchos acontecimientos históricos, desde el 11-S a la transición española o la llegada del nazismo o las “revoluciones de colores” estuvieron orquestados desde el principio para lograr unas determinadas consecuencias que luego se obtuvieron, pero no creo que los poderes del mundo tengan tanta clarividencia ni tanto control absoluto sobre el devenir de los acontecimientos. Más bien creo que los poderes se van adaptando a lo que va trayendo la Historia, con frecuencia usándola en su favor, pero sin controlarla de cabo a rabo.

  3. Me he leído el artículo de cabo a rabo y tengo que decir que es, sin duda, lo mejor que he leído sobre el asunto en todos estos días. Está muy bien estructurado, da gusto leerlo, se nota el trabajo de documentación histórica y, lo más importante, es imparcial. Me pregunto si has publicado algo similar en la prensa o si sería posible publicar algo así, porque la tónica general ha sido de carnaza apocalíptica contra la amenaza de Pekín y sensacionalismos varios que no hacen sino poner más trabas al entendimiento entre China y Occidente.

    • Es lo que manda en el periodismo, ya sabes… los problemas de espacio en los diarios y el hecho de que la prensa hoy por hoy ha de tener siempre una intención ideológica impide que haya repasos sosegados e históricos del asunto. Yo siempre que puedo lo intento, poner unas líneas de historia en mis artículos periodísticos, pero no siempre pudo porque no hay espacio, no hay tiempo, o quizá porque en el trabajo tienes obligaciones que no tengo aquí.

      Por eso creo que los blogs siguen siendo necesarios, aportan otros puntos de vida dignos de ser tenidos en cuenta. No es difícil hacer este tipo de artículos, basta con echar un vistazo en internet a la historia de Hong Kong y de las ceremonias de 1997, sólo hace falta un poco de tiempo y de ganas. Si te gusta, ya sabes, ¡extiende la palabra!

      Por cierto, este artículo lo escribí en Navarra, que creo que es tu tierra), ¡igual el Valle del Roncal me inspiró!

      • Claro, en el Roncal te pudiste aislar del nubarrón ideológico que suele acompañar estos temas. ¿O a lo mejor tuvo algo que ver el pacharán? En cualquier caso, felicidades por un trabajo redondo.

        • Gracias! El nubarrón ideológico fue sustituido por uno meteorológico, porque me llovió mucho, hehe… Y patxarán no tomé mucho, pero sí buen queso y chistorra, que en España se come bien allá donde se vaya… Un abrazo!

  4. Enhorabuena,

    He leido bastantes artículos sobre el tema y este es sin duda uno de los mejores que he visto.

    Tu blog va a favoritos.

    Un saludo desde Alicante

    • Muchas gracias! Este tipo de artículos históricos suelen gustar bastante, y a mí me gusta la Historia así que de vez en cuando saco alguno que otro…

    • Cierto, es un título clickbait de libro, y lo cierto es que atrae lectores… En mi defensa diré que uso este tipo de título desde 2014 (para los aniversarios de Tiananmen, de la guerra con Japón, de las relaciones con Taiwán), y que en esa época no me di cuenta de que era un clickbait, lo puse sin pensar demasiado…

      Al menos no pongo: “10 cosas que no sabías de Hong Kong, la tercera te sorprenderá”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.