A un paso del oro total

Esperaba hoy celebrar aquí que China se había coronado reina del medallero de Tokio 2020, pero Estados Unidos ha tenido un sprint espectacular (ocho medallas de oro en los dos últimos días de competición) y a última hora ha vuelto a ser la gran ganadora de los Juegos, como de costumbre.

En Juegos pasados, ha sido habitual que China encabezara el medallero en los primeros días, en los que se dan oros a deportes que se le dan bien (tiro, halterofilia, últimamente natación…) y que Estados Unidos le adelantara en la segunda mitad de las Olimpiadas. Esta vez, sin embargo, durante prácticamente las dos semanas China fue primera, justo hasta el último día. Los estadounidenses son muy buenos en deportes de equipo, donde las medallas se dan en las últimas jornadas, y se han llevado oros en baloncesto masculino y femenino, waterpolo y voleibol femenino… en fin, que no se ha podido repetir para China el éxito de Pekín 2008. De todos modos, Tokio ha sido su mejor actuación quitando ésa de 2008.

La reina del equipo chino ha sido sin duda la nadadora Zhang Yufei, con dos oros y otras tantas platas que al país le hicieron olvidar la ausencia en Tokio de Sun Yang por sanción.

Aunque también han sido muy sonados los cuatro oros en gimnasia, incluido el que Liu Yang consiguió en anillas. Su cara de aparente relax mientras hacía los ejercicios dio la vuelta al mundo.

Del resto de países, quizá decir que me alegro mucho de que Japón, al que la pandemia ha fastidiado bastante sus JJOO, al menos haya ganado muchas medallas y haya sido la tercera en el medallero, por delante de países que en ediciones anteriores le superaron como Reino Unido o Rusia.

Sobre la participación española, creo que ha sido un poco decepcionante: el peor resultado desde Sidney 2000, y el segundo peor desde el salto de calidad que dimos con Barcelona 92. Los únicos tres oros de esta edición llegaron en deportes, cuando menos, casi desconocidos para el gran público: kárate, escalada y tiro olímpico.

Eso sí, ganar el oro en todo un templo sagrado de las artes marciales como es el Budokan de Tokio (que ya acogió combates en los Juegos de 1964) fue una pasada, creo que lo más emocionante que el deporte español nos ha dado en la capital nipona. Así que nada mejor que una imagen de Sandra Sánchez, la primera campeona olímpica de kata, haciendo un kamehame para despedirnos por hoy y de paso despedir a los Juegos de Tokio, cuartos que he «cubierto» en este blog.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.