A vista de dron

Cuando era pequeño, en Televisión Española emitían un programa llamado “A Vista de Pájaro” en el que te mostraban los diversos lugares de la geografía española grabados desde una avioneta, acompañados de música de Falla o de Granados y de un locutor que en plan poético narraba las grandezas de cada terruño. Era un formato bien simple, pero en aquel entonces no había muchos más canales para elegir, y si era lo que ponía la tele pues se veía, o se quedaba de fondo mientras hacías otras cosas.

Aquel gusto por las cosas vistas desde arriba ha regresado, al menos en China, gracias al fenomenal auge de los drones, que en este país son fabricados por multitud de compañías y se usan, entre otras cosas, con fines fotográficos (otros países los prefieren para lanzar misiles, pero mira, cada uno es cada uno).

De resultas de la gran proliferación de drones-fotógrafos en China, casi todos los días se publican en los periódicos fotos de este país tomadas desde un ángulo que antes desconocíamos. Lo hace mucho el China Daily, que casi todos los días saca alguna imagen aérea.

Las fotos de dron son algo diferentes de las que se hacían antes desde aviones o helicópteros, porque los drones pueden volar más bajo, así que captan más detalles de lo que ocurre ahí abajo. En lo que a fotografía se refiere, han supuesto toda una revolución visual.

Como muestra de todo lo dicho, os voy a mostrar algunas de las imágenes que en los últimos meses se han publicado en los medios chinos, y que me ha dado por coleccionar últimamente. La mayoría son fascinantes, y son grandes ejemplos de lo que puede ofrecer este país.

Practicantes de kayak en Shenyang.
Festival del agua de la minoría Dai en Xishuangbanna.
Una réplica de la torre Eiffel en una urbanización de Hangzhou.
Campo de té en Zhejiang.
Melocotoneros en flor en Sichuan.
Un puente en construcción es tapado con mantas durante el invierno para que el frío no afecte a la obra.
Acto de destrucción de máquinas tragaperras en Cantón. Muchos juegos de azar son ilegales en China, y es frecuente que se celebren “actos de destrucción pública” de artículos ilegales o de contrabando.
Un cementerio de la provincia de Jiangsu.
Niños de la provincia de Hainan se preparan para una danza sobre palos de bambú.
Alfombra creada con caramelos para un acto promocional en un centro comercial de Chengdu (centro comercial que tiene un panda gigante en su fachada).
Los pequineses regresan de las vacaciones del Día Nacional, el pasado mes de octubre.
Cementerio de mártires de guerra en Sichuan.
Jugando al corro -no sé si de la patata- en una escuela.
Una pequeña islita en el Lago del Oeste, en Hanzghou.
Campo de flores de colza, algo muy típico del sur de China en las primeras semanas de la primavera.
Parque acuático en Nanjing.
Obras de construcción de una réplica del Titanic en la provincia de Sichuan (a cientos de kilómetros de cualquier costa, para que éste no se hunda).
Campus de una universidad china especializada en la ingeniería aeroespacial.
Partida múltiple de ajedrez en un colegio de la ciudad de Shenyang.
Tulou, vivienda típica de los hakka en la provincia de Fujian.
Cementerio chino en el Día de Barrer las Tumbas. El humo es del incienso y los billetes falsos quemados como ofrenda a los familiares fallecidos.
Paneles solares en Sichuan.
Bicicletas de alquiler en Shanghai.
El puerto de Tianjin, tras la explosión que en el año 2015 causó cientos de muertos y heridos.
Otro paisaje con flores de colza.
Regata en Hangzhou.
Otra dura operación retorno para los pequineses, esta vez creo que durante el puente del Año Nuevo.
Más de lo mismo, al final de cada vacación los drones se van a las autopistas de fuera de Pekín a captar este tipo de imágenes.
Campo de flores en Yangzhou.
Un “coche clavo”. Esto ocurrió en Taiyuan, donde se iba a destruir un aparcamiento para construir algo encima. Pero el dueño de este automóvil no aparecía, y los obreros comenzaron a demoler sus alrededores.
Estudiantes de kungfu en las cercanías del Templo Shaolin.
Salida de una maratón (en China, lo de los runners también está muy de moda).
Cementerio de motocicletas en Hunan.
Pulmón humano en Pekín, en un acto de concienciación sobre la salud.
Templo Shaolin.
Un afluente del Yangtsé desemboca en el Yangtsé, al pasar ambos por Wuhan.
Otra imagen del Lago del Oeste, en Hangzhou.
Practicantes de taichi.
Té, té y más té. Igual la RAE dice ahora que té ya no va con acento, pero mira, me enseñasteis eso de pequeño… si queréis cambiarme ahora, que os bufen.
Unas modelos con qipao y sombrilla posan en una montaña de Chongqing.
Maratón en Wuhan.
Ejercicio físico entre empleados, una costumbre japonesa que muchas empresas chinas han importado. Ésta es, concretamente, de reparto a domicilio.
Cerezos en flor en Guizhou, otra visión clásica de la primavera en China (no tanto como Japón, pero también hay muchos).
Otro lugar invadido por las e-bikes, el fenómeno social del año.
Y para terminar, un terminal de contenedores en Xiongan, un área de cerca de Pekín que China quiere convertir en un barrio de rascacielos en plan Shanghai.

 

 

9 Comentarios

  1. ¡Hola! ¿Entonces en China está permitido que cualquiera vuele drones? Sé que en España y otros países hay muchas restricciones a ese respecto…

    • En Pekín al menos no, en esta ciudad de hecho está limitadísimo el uso del espacio aéreo, ni siquiera pueden pasar aviones por encima de la ciudad (alguna vez he visto alguno, pero muy raramente).

      De hecho, muy pocas fotos que salen son de Pekín, y las que son de aquí, están tomadas en las afueras. Una foto de dron de la Ciudad Prohibida o de Tiananmen sería fantástica, por cierto.

  2. ¡por nada! el mérito es de los drones y de los que los manejan, afortunadamente para tomar fotos y no para lanzar misiles.

  3. Que fotos más geniales!!! Por cierto una pregunta porque al principio del día en los supermercados (tipo Carrefour) forman a los empleados y cuando llegas te hacen reverencias, lo vimos este año y no entendemos el porqué. También a primera hora de la mañana una empresa de repartidores de comida tenía a todos sus trabajadores en la calle y perfectamente uniformados en plan militares de plantón

    • Imagino que estarían haciendo gimnasia, como los repartidores de una de las fotos. Antes de empezar la jornada en una tienda o una oficina, se obliga a los empleados a bailar en la calle, o hacer alguna especie de desfile militar, o cosas similares. La idea es estimular entre ellos el espíritu de grupo, de que son una piña, y como decía en los pies de foto, es una cosa importada de Japón, donde es aún más habitual (o por lo menos lo fue, no sé si se sigue haciendo porque la verdad es que en mis dos visitas a tierras japonesas no recuerdo haberlo visto).

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.