Adiós, campechino (campechano)

 

Algunos informes académicos ya lo habían predicho hace unas semanas, pero desde hoy ya es oficial: en el año 2011 China, por primera vez en su historia, tuvo más habitantes urbanos que rurales. Las ciudades chinas ya dominan la demografía del país más poblado del mundo y segunda economía mundial.

A veces me preguntan qué es lo que más ha cambiado en China en los 10 años en que he vivido aquí, y creo que ésta podría ser una buena respuesta… cuando llegué a este país, en 2001, los campesinos chinos todavía eran dos tercios de la población nacional, el país seguía siendo simbólicamente agrícola. Hoy, los urbanitas les ganan.

Se trata de un hecho que va a exigirnos a todos un cambio de chip bastante importante, porque todos, creo yo, hemos asociado de toda la vida a China con el campesinado, quizá por aquello de que la revolución maoísta fue campesina (en contraposición a la que hubo en la URSS, que fue proletaria, es decir, liderada por los trabajadores de las ciudades). Esa imagen del típico chino con sombrero cónico en el arrozal, los carteles bucólicos de la Revolución Cultural, esos granos de trigo, o de arroz, o de lo que sea, que sirven de orla al escudo nacional… Vamos, que va a costar hacerse a la idea de que ahora los símbolos de China deberían ser los semáforos, los edificios de muchas plantas y el metro en hora punta.

Aunque en lo simbólico el cambio es realmente llamativo, en lo económico, tampoco parece que 2011 vaya a marcar un antes y un después… El cambio ha sido paulatino y así lo seguirá siendo. Cuantos más habitantes haya en las ciudades, más consumo, que es lo que le interesa a la economía china, y es posible que con el tiempo mayor concienciación política de las masas que en el futuro puede desembocar en una democratización, pero seguramente será un proceso lento, como hasta ahora. Tampoco va a significar que en 2010 China fuera un país en desarrollo y en 2011 uno desarrollado… Algunos de los países más urbanizados del mundo, por ejemplo, están en Latinoamérica, una región a la que aún le queda por hacer en este terreno. Por ejemplo, el país con más habitantes en ciudades de América es Venezuela (un 92 por ciento del total), y por mucho que lo diga don Hugo, allí aún queda pendiente mucho desarrollo.

El proceso de urbanización chino ha sido extraño. Normalmente, cuando un país se industrializa, se produce un inmediato ascenso de la población de las ciudades acompañado de un fuerte descenso en el campo, por el «éxodo rural». Así fue en España, por ejemplo, o en EEUU (donde el momento que China ha vivido en 2011 se produjo hace casi 100 años, en los felices Años Veinte). Pero en China no ha sido así, de hecho hasta hace bien poco, los años 90, tanto la población del campo como la de la ciudad aumentaban, como se puede ver en este gráfico que les quedó tan chulo en esta web:

¿A qué se debió eso? Básicamente, a las políticas de Mao para frenar la emigración del campo a la ciudad, por temor a que las ciudades se superpoblaran hasta lo inaguantable, pero también por su idea en parte romántica, en parte chapucillas -Mao era un desastroso estadista- de que China sería el único país del mundo donde triunfaría la revolución sin moverse del campo, con la fuerza de la azada.

Por ello, Mao básicamente «amuralló» las ciudades con un sistema llamado «hukou», que era -y es, pues aún existe- una especie de partida de nacimiento que se da a todos los chinos donde nacen y que les impedía emigrar desde el lugar donde habían nacido. Si lo hacían, perdían el derecho a todo (trabajo, sanidad, educación) si no tenían el «hukou» del lugar a donde iban, algo prácticamente imposible de conseguir.

Con el tiempo, esto del «hukou» se ha relajado un poco, o mejor dicho, han surgido «trucos» para eludirlo: muchos emigrantes rurales viven en las ciudades sin el «hukou» de rigor, pero van tirando porque los que les contratan hacen la vista gorda, o las ONGs crean escuelas y hospitales para hacerse cargo de su sanidad y educación… También hay ciudades que, en un determinado momento de escasez de mano de obra, reparten hukous entre los inmigrantes que aún no lo tengan. En fin, una situación un poco «alegal» y ciertamente improvisada que en realidad es bastante típica de la China de hoy en muchos aspectos, pero que bueno, más o menos va funcionando, aunque siga habiendo en el fondo mucha discriminación a los inmigrantes del campo. Éstos suelen trabajar en empleos que los urbanitas no quieren: construcción, camareros, falsos compradores del iPhone 4S… en fin, lo típico.

Las voces que piden en China una abolición del «hukou» van en aumento, pero en el fondo aún está ese miedo a la inmigración masiva, que produzca inestabilidad y rebeliones… Y eso que en China las revoluciones de toda la vida -no sólo la maoísta- han nacido entre el campesinado, y éste ha quitado y puesto emperadores y dinastías por un quítame allá esas fincas. Protestas de tierras que aún hoy, tras milenios, siguen siendo el principal foco de descontento social en este país…

Bueno, pues lo dicho, que adiós a la mayoritaria campechanía China. Desde hoy, recordad, cuando os hablen de un chino medio, no mentalicéis uno en el arrozal, sino en el cibercafé.

Una consecuencia triste de todo esto: el típico campesino chino que inventa cosas morrocotudas está en peligro de extinción…

1 Comment

  1. Enviado por Zhin
    (Contacto Página)
    Yo aunque ya no viva en China, nací allá, en un lugar rural y hace muchos, y al recordar esos años, aunque no tenias tecnología, no habia telefonos y había una tele por villa y funcionaba a baterias, pero lo pasaba de los mejor con mis hermanos, como que el día tenía 30 horas.
    Y para el recuerdo del postal, teniamos al lado de casa plantaciones de arroz, ahora hay edificios.

    ~~~
    Enviado por DAVID GARCÍA
    (Contacto Página)
    Antes de nada, enhorabuena por tu blog. Eres una referencia para los amantes de la cultura china. Si tienes un rato visita mi blog. En él repaso los caracteres de una forma sencilla. Un saludo y gracias. David
    http://bit.ly/wGVXNc

    ~~~
    Enviado por Jose (Melilla)
    (Contacto Página)
    Una pregunta para aqui o para el consultorio:

    A pesar de la disminucion de la poblacion agricola en China, creo que la produccion agricola ha aumentado notablemente.
    ¿Tienes datos?

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    no tengo datos a mano, pero estoy seguro de que sí, de que ha aumentado la producción, y no sólo eso, también la productividad (producción por unidad de superficie), precisamente por la necesidad de dar de comer cada vez a más gente con cada vez más espacio.

    Uno de los responsables de este aumento de la productividad es Yuan Longping, investigador que los chinos llaman «padre del arroz híbrido» y al que veneran, considerándolo uno de los grandes luchadores contra el hambre en el mundo. ¡Es tan venerado que cuatro asteroides tienen su nombre, a petición de China!

    ~~~
    Enviado por mei
    (Contacto Página)
    Pues, como siempre, aprovechable y mucho este artículo tuyo, chinochano…Estupenda información…te sigo…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    gracias por seguir…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.