Agridulce Teng

Recientemente se han cumplido 20 años del golazo de Nayim, uno de los momentos más emocionantes de la historia del deporte español. Un gol en el último minuto de una final, cuando nadie se lo esperaba, dando un enorme triunfo internacional a un equipo modesto de casa… Fue un gran aperitivo al gol de Iniesta en el Mundial 2010, 15 años después.

En aquella España de mayo de 1995 seguramente nadie, o casi nadie, se enteró de que dos días antes del gol de Nayim se había producido una triste noticia en el Extremo Oriente: Teresa Teng, una de las cantantes más famosas en lengua china, moría en unas vacaciones en Tailandia, con sólo 42 años, víctima de un ataque de asma. Fue el 8 de mayo de aquel año, un día triste tanto para los taiwaneses (que la enterraron con honores de Estado) como para los chinos, pues era igual de apreciada en ambos lugares. En el vigésimo aniversario de su fallecimiento se la ha recordado en los dos sitios, sin grandes fastos pero con algún pequeño detalle, como una serie de sellos taiwaneses en su honor, o ramos de flores en la casa de su familia en la provincia china de Hebei, cerca de Pekín.

Teresa Teng era una cantante de voz sencilla y dulce, alejada de esas horribles cantantes con voz de soprano revientavasos que tanto abundan, desgraciadamente, en la música china. Al lado de ellas, Teng ofrecía una música de melodía amable, que además recordaba a la vieja canción china de antes de la guerra, la que se podía oír en los cabarets de Shanghai.

Su canción más famosa, seguramente, es Tian Mi Mi (algo así como “dulce miel”), una tonadilla que 20 años después aún se puede escuchar en las radios o en los hilos musicales de muchos sitios en China, y que a mí me enseñaron en clase de chino hace tiempo, así que la puedo tararear y todo.

La cantante, cuyo nombre en chino era Deng Lijun, fue popular en Taiwán, pero en China fue un mito, la gran diosa del mandopop de los 80. Todo el mundo la oía a todas horas. No me puedo meter totalmente en las mentes chinas de esa época, pero imagino que para una gente salida de la Revolución Cultural, harta de himnos revolucionarios repetidos hasta la saciedad, Teresa Teng era una gran bocanada de aire fresco. En aquellos tiempos se decía que en China “por el día mandaba Deng Xiaoping, pero por la noche mandaba Deng Lijun”, en el sentido de que se la oía sin parar en bares, sales de conciertos, restaurantes y fiestas (aún sigue siendo un valor seguro en los karaokes). También fue muy popular en Japón, lugar donde los artistas del mandopop y el cantopop no suelen conseguir mucho éxito, y por otro lado se la apreciaba mucho en el sureste asiático.

En el éxito de la cantante seguramente ayudó su imagen de niña buena, casi virginal, esa cara redonda y mofletuda que apenas cambió con el paso de la adolescencia a la madurez.

Su muerte en Tailandia, un poco rodeada de misterio y quizá derivada de una mala reacción a una medicina, se asemejó un poco a la de otro mito chino caído demasiado joven, Bruce Lee. De Bruce nos quedan sus películas, y de Teresa sus melosas melodías: merece la pena escuchar alguna de vez en cuando. Suenan un poco anticuadas, un poco como nuestro pop español de los 80, pero tienen ese tono nostálgico tan agradable de oír en un domingo tranquilo.

1 Comment

  1. Enviado por lur
    (Contacto Página)
    Le encuentro un cierto parecido a nuestra querida Karina

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    He puesto Karina y China en YouTube y me ha salido esto… https://www.youtube.com/watch?v=YR7oGctSkrI

    ~~~
    Enviado por hnh
    (Contacto Página)
    A mi me recuerda más a Cecilia, por lo de que las dos murieron de repente.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Cecilia nació pocas horas antes de que yo naciera, qué cosas…

    ~~~
    Enviado por hnh
    (Contacto Página)
    querrás decir falleció, ¿no?. Porque si no te conservas muy bien.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Huy perdón, eso quería decir… Ella se murió el 2 de agosto de 1976 y yo nací el 3 de agosto. Pero vamos, que ojalá mi frase anterior no fuera equivocada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.