Álbum del Tour de Suiza

El otro día conté que había conseguido completar mi colección de matrículas de coche suizas en un tour de una semana que di por el país. En realidad, fue un viaje tan limitado por la pandemia como todos los que hayáis podido tener vosotros en el último año: es el único país por el que puedo moverme libremente desde donde estoy ahora, y no es mucho más grande de las comunidades autónomas que tan confinadas perimetralmente están o han estado (Suiza es más pequeña que Aragón, del tamaño de Extremadura).

De todos modos, teniendo en cuenta que es el primer viaje en el que he conducido yo (bueno, quitando mis excursiones en moto por Vietnam hace unos años) quiero recordarlo aquí por algo más que por haber conseguido en él la moto que me faltaba, y voy a colocar algunas fotos como souvenirs.

Éste fue el itinerario que hice, más o menos: como veis, fui del extremo occidental al oriental, más lejos con el coche no se puede ir hoy en día por estas latitudes (entre Ginebra, el origen, y Mustair, el destino más lejano, habrá como unos 300 kilómetros en línea recta).

En realidad, en el mapa he hecho un poco de trampa, porque en Neuchatel y Soleura estuve días antes del tour, pero casi que lo cuento como parte de él. Pondré a continuación una foto de cada lugar nombrado en el mapa: si algunos sitios os parecen algo vacíos, recordad que no estamos en el mejor de los momentos para andar entre multitudes: si os movéis, hacedlo con precaución.

Neuchatel, ciudad que me gusta sobre todo porque está casi toda pintada de mi color favorito, el amarillo.
Soleura (Solothurn en alemán). La llaman «la capital suiza del barroco».
Argovia, Aarau en alemán. Me gusta que muchos lugares de Suiza, incluso algunos poco conocidos en España, tengan su topónimo exclusivo en castellano, en general prestado del francés o el italiano. Esta ciudad, capital de cantón homónimo y siempre destacada en la primera página de las enciclopedias, tiene unos aleros pintados en sus casas que son la leche.
Lenzburg: en el cantón de Argovia visité tres castillos, entre ellos el del pueblo de Habsburgo (que dio nombre a la célebre dinastía), pero el que más me gustó fue éste, aunque sólo lo pudiera ver por fuera.
Cataratas del Rin: algunos lo consideran uno de los destinos turísticos más sobrevalorados de Suiza, pero creo que la entrada sólo costaba cinco euros, y tampoco están tan mal. También hay castillito.
Escafusa (Schaffhausen en alemán). En esta ciudad ya muy cercana a Alemania, hay un castillo redondo muy pincho, aunque la ciudad es famosa sobre todo, como se ve en la foto, por los lujosos miradores que los ricos de la ciudad construyeron en sus casas del centro.
Steim am Rhein: mi única parada en el canton de Turgovia (Thurgau) fue en el que muchos dicen que es el pueblo con la plaza mayor más bella de Suiza. Casi todas las fachadas están pintadas como si fueran cuadros de El Prado. Desgraciadamente, la visité en uno de los días más lluviosos y grises de mi tour.
San Galo (St Gallen en alemán): famosa por la abadía católica que hay en la ciudad (que es protestante), donde se guarda una de las bibliotecas medievales más preciadas de Europa. A mí sin embargo lo que más me impresionó es que tiene una Plaza Roja: no es roja por comunista, sino porque aceras, bancos, farolas y hasta varios coches han sido cubiertos completamente de rojo carmesí.
Appenzell: como ya dije hace dos posts, es una ciudad pequeña pero muy cuca, con casas que parecen como de muñecas. Appenzell es uno de los lugares más apegados a la tradición de Suiza, y por ejemplo los referendums allí los hacen reuniendo a todo el pueblo en la plaza mayor y votando a mano alzada. Debido a ese procedimiento, los locales se resistieron mucho tiempo a dar al voto a las mujeres con la excusa de que «no cabían todos en la plaza». En Appenzell las mujeres no pudieron votar ¡hasta 1990!
Vaduz, capital de Liechtenstein, a orillas del Rin, tiene este bello castillo que no se puede visitar y hasta es difícil acercarse a él. Es el país más rico del mundo en renta per cápita, así que no les compré nada, que ya tienen mucho. Puedes entrar a Liechtenstein desde Suiza cruzando el Rin por un puente de madera cubierto que se parece a los puentes de Madison que fotografiaba Clint Eastwood mientras se camelaba a Meryl Streep.
Coira (Chur en su topónimo original, que no sé si es alemán o retorromano). Capital del cantón de los Grisones, que es la zona más montañosa, más «remota» y menos poblada de Suiza (a mí me gusta imaginarla como el «Tíbet suizo»). De todos modos en Grisones están los resorts de lujo tipo Davos o San Moritz, por los que pasé pero que tampoco me dijeron gran cosa. Un tramo del viaje por Grisones lo hice metiendo el coche en un vagón de tren.
Mustair: en el extremo oriente de Suiza, a un kilómetro de la frontera italiana (me acerqué a la aduana, pero no me atreví a franquearla porque teóricamente con la pandemia no se puede). En la iglesia de la foto hay pinturas de la época carolingia muy famosas.
Guarda: uno de los muchos y bellos pueblos del valle de Engadina, donde también está San Moritz, todos ellos con casas decoradas con un estilo muy sencillo y a la vez muy delicado (a mí me parecía como si las hubieran pintado a bolígrafo). En esta zona hay mucha lengua retorromana en los letreros de las tiendas y en los refranes y dichos con los que se decoran muchas de las casas, pero la gente de la zona creo que más bien habla alemán o italiano.
Ardez, otro hermoso pueblo de la Engadina. El valle toma su nombre del río En (Inn en alemán, Eno en español), que luego pasa por buena parte de Austria (Innsbruck toma su nombre de él) y es el único río de Suiza que es afluente del Danubio.
Maienfeld: en esta zona de Grisones próxima a Maienfeld se dice que se inspiró Juana Spyri para escribir su famosa Heidi. Aprovechándose de ello, los suizos han creado en las afueras un pueblo de pega para que lo visiten los niños llamado «Heididorf» donde, curiosamente, la imagen de Heidi que más se ve en el museo y en otras partes del miniparque temático es la Heidi que todos los de mi generación conocemos bien, la del anime japonés.
Glarus (Glaris en francés). Este sitio ya os lo nombré el otro día, capital del cantón homónimo cuya matrícula era la última que me faltaba. Lugar rodeado de majestuosas montañas alpinas.
Zug: ciudad al lado de Zurich y Lucerna (por las que no pasé esta vez porque ya he estado antes) que no tiene nada que envidiarles a sus vecinas más grandes: también tiene lago (en Suiza una ciudad sin lago propio o al menos un buen río no merece tal nombre) y un casco antiguo, casi todos los helvéticos, pequeño pero encantador.

2 Comentarios

  1. En Zermatt estuve en 2019, y en Gruyere el año pasado, aunque seguro que vuelvo a ambos sitios… En este viaje sobre todo lo que quería visitar era zonas del este de Suiza que me pillan más lejos y por eso no las había visitado aún, del oeste y centro suizo sí había visitado bastantes cosas en los pasados dos años, pese a las dificultades de viajar de 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.