Alianza de Consumiciones

Ahora que los tristes devenires de los últimos días en Urumqi han puesto un poco feas las cosas entre China y el mundo musulmán, creo que es el mejor momento para recomendar a todos los pequineses que se lleven bien con los muchos musulmanes que hay en la ciudad de la forma más suculenta posible: visitando el mejor restaurante de bocadillos de la ciudad, que es propiedad de un libio y sirve comida Halal (nada de cerdo y carne sacrificada con los rituales islámicos preceptivos).

El restaurante se llama «Simbad», por tópico que suene, y se encuentra en una pequeña callejuela que surge de la calle Yabaolu, cerca de la parada de metro de Jianguomen, en la zona donde los rusos van a comprar y todos los letreros están en cirílico.

Fachada del Simbad.

Tanto la calle como el restaurante son pequeños, no sé si será fácil que lo encontréis: es un callejón que va hacia el norte desde Yabaolu, y al lado del restaurante se encuentra una pequeña mezquita de deslumbrante color verde:

Fachada de la mezquita.

El restaurante no es bonito por su decoración, ni porque los platos sean cuadrados, ni porque los camareros vistan de negro, es en realidad una tasca de lo más anodino. Pero tiene varias características que lo convierten, sin ninguna discusión, en la mejor bocadillería a este lado de los Urales:

– El pan de los bocadillos es pan pan, no son rebanadas de Bimbo ni mariconadas otros sucedáneos poco agradables al tacto y el paladar.

– Además de bocadillos, hay una sopa con tomate, verduras y pasta que te caes de espaldas de lo buena que está.

– Para beber, tienen zumos naturales de piña, mango, manzana y alguna otra fruta más. Recién hechos en la licuadora de la barra.

– El bar tiene una tele en la que, aparte de ofrecer los canales por satélite de cualquier país musulmán (Sudán TV, Qatar TV, Omán TV…) tiene la Televisión Española Internacional (el mando a distancia de la tele está en las mesas, disponible para cualquier cliente). Debido a la diferencia horaria, ayer mientras comía allí vi en directo (2 de la tarde en China, 8 de la mañana en España) el último encierro de los Sanfermines de este año, encierro que los chinos y musulmanes que comían allí también siguieron con gran atención.

 

1 Comment

  1. Enviado por Lur
    (Contacto Página)
    Me hubiera gustado comerme alli uno de esos bocatas y mojar en el tomate antes de ver el encierro en Pamplona, que es donde yo estaba. Muy emocionante la verdad, en un segundo se te hiela la sangre.¿Has estado alguna vez en los Sanfermines?
    Hasta pronto, Besos

    ~~~
    Enviado por maria
    (Contacto Página)
    Perdona me que te moleste CH CH,aver si puedes leer este artículo de hoy en el periodico La gran época,aver si me puedes dar tu opinion sobre esto si es una Manipulación al gran escala o es la verdadera realidad de china.

    Gracias CHCH

    ~~~
    Enviado por maria
    (Contacto Página)
    Ojalá hubiéramos podido ofrecerles información de primera mano, mostrándoles fotografías incluso (o video en nuestra web), sobre lo que sucedió el pasado domingo 5 de julio en Urumqi, capital de la provincia de Xinjiang. Corresponsales no nos faltan en China, pero son perseguidos y aquellos periodistas de otros medios chinos que osan colaborar con nuestro periódico son secuestrados por la policía, y desaparecen sin dejar rastro.

    Nada podía apartarnos más de la realidad de Urumqi, que depender exclusivamente de la información proporcionada por los medios estatales chinos. Algunos medios pequeños en China a veces “cometen el error” de contar la verdad de los hechos (los censores también son humanos), y tardan incluso hasta medio día en corregir la información. Pero en el caso de algo tan sensible como una masacre de inocentes, sabíamos que los censores iban a prestar especial atención a su trabajo, bajo la inquisitiva mirada del siniestro Ministerio de Propaganda chino.

    Una de las primeras medidas que las autoridades tomaron, si no la primera, fue cancelar toda comunicación con el exterior en la provincia de Xinjiang, lo cual eliminaba automáticamente las posibilidades de que los protagonistas de los incidentes informaran al mundo exterior sobre lo que estaba sucediendo y lo que iba a suceder, y dejaba a la agencia estatal china Xinhua como única fuente de información, y a los principales medios occidentales, que gozan de bastante más credibilidad en Occidente que dicha agencia, como meros repetidores de la propaganda de Beijing.

    A partir de ese momento comenzaba una mala película propagandística documental de serie Z, cuyo guión, lleno de incoherencias, se improvisaba en unas ocasiones, y se copiaba de películas anteriores en otras.

    Una mala película de indios y vaqueros

    La ficción, que ningún medio occidental puso en tela de juicio en un principio, comenzaba directamente con una escena en la que se contaba que una manifestación pacífica de uigures había derivado en disturbios violentos, sin explicar cómo, y que las fuerzas del orden chinas habían reprimido a los “alborotadores” con un saldo de al menos 140 personas muertas, 800 heridas y varios centenares detenidas. Aunque ya habíamos informado sobre manifestaciones en China de decenas de miles de personas, en las que se atacan edificios del gobierno con cócteles molotov y se prende fuego a coches policiales, nunca habíamos tenido que lamentar la muerte de más de diez personas por la represión policial. Pero los “alborotadores” en esta ocasión eran otros, una etnia minoritaria en China, cuyo territorio fue ocupado por el ejército hace 50 años, y que desde entonces sufre un trato discriminatorio similar al del pueblo tibetano, con la desventaja de que su situación era casi completamente ignorada por Occidente hasta ahora.

    El detonante de los disturbios, según explicaban altos cargos del PCCh en Urumqi, había sido un incidente ocurrido anteriormente en una fábrica de juguetes en la provincia de Guandong, donde dos uigures habían resultado muertos a consecuencia del enfrentamiento entre trabajadores de la etnia han (mayoritaria en China) y la etnia uigur. Cientos de uigures habían resultado heridos y la mayoría había sido despedida de la fábrica. Las personas que iniciaron la manifestación pacíficamente el domingo en Urumqi pedían justicia para sus congéneres en Guandong.

    Recordando lo sucedido el año pasado en Tibet, y cuánto tardó el régimen comunista en reconocer que se había disparado contra los manifestantes (lo mismo que tardaron las fotos de los cadáveres en filtrarse al exterior), el primer pensamiento que me vino a la cabeza fue: “¿Cuántos deben haber muerto en realidad, si el régimen reconoce en su primera información 140 muertos?”. Los datos que ofrecía el Congreso Mundial Uigur desde Alemania superaban los 400 muertos, y aunque no quería creerlo, siempre iba a confiar más en su versión que en la ofrecida por esa “productora” de noticias llamada Xinhua.

    Ésta, mientras, continuaba con su película en la que el malo malísimo no era otro que Rebiya Kadeer, Presidenta del Congreso Mundial Uigur, quien, según las autoridades chinas (afirmando que tenían pruebas que hasta ahora no han mostrado), había orquestado los disturbios en Urumqi. El guión a estas alturas se limitaba a copiar la película del año pasado, en la que el Dalai Lama era supuestamente el cerebro tras los disturbios en Lhasa.

    ~~~
    Enviado por maria
    (Contacto Página)
    Se prohiben las versiones distintas a la película original

    Si algo aprendieron las autoridades chinas de lo sucedido en Tibet en 2008, fue que prohibir a los medios occidentales el acceso a Lhasa no hizo más que levantar las sospechas sobre lo sucedido allí, y dejar por los suelos la credibilidad del régimen de cara a la comunidad internacional. Así que días después de la masacre, el régimen permitió la entrada a los medios occidentales con todo tipo de restricciones, incluyendo visitas guiadas y la prohibición de entrevistar a uigures. La mayoría se quejaron indignados de esta hipócrita apertura, y varios incluso acabaron siendo arrestados por la policía, como el caso del reportero de TV3 Sergi Vicente. Sin embargo, a pesar de este control informativo, muchos periodistas occidentales pudieron ser testigos de cómo los chinos han iniciaban una “caza del uigur”, y de cómo las “fuerzas del orden” permanecían impasibles ante la violencia desplegada. A partir de este momento, todas las versiones que surgían de la película original china ya hablaban de violencia étnica desatada en Xinjiang.

    Casi simultáneamente los medios chinos dejaron de informar en China durante dos o tres días sobre la situación, y paralelamente se bloqueó en todo el país el acceso a Youtube, Twitter , Facebook, e incluso google. Tal vez Hu Jintao, que se había ahorrado la reprimenda de los líderes mundiales, escapando del G8 por la puerta de atrás, estaba especialmente preocupado porque los niños chinos pudieran acceder a material pornográfico en esos días, o tal vez no quería que el pueblo chino tuviera acceso a pequeños destellos de la realidad en Xinjiang.

    Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

    Cuando ya se hablaba de 156 muertos y 1080 heridos, el Secretario del PCCh en Urumqi manifestaba “»No tiene sentido identificar la etnia de los muertos o heridos. Nosotros tratamos a todos por igual». Sin embargo, días más tarde, cuando la cifra de muertos, según las autoridades chinas, había alcanzado los 184, entonces especificaron que 137 eran han, 46 uigures, y uno del grupo musulman hui, pero continuaron sin especificar cuántos habían caido bajo las balas de las fuerzas de seguridad.

    Mientras tanto el régimen seguía profundizando en el personaje de Rebiya Kadeer, tratando de desprestigiarla con argumentos ridículos y absurdos, y empezaba a vincular a Al Qaeda con los “grupos detrás de los disturbios”.

    Y de repente, por arte de la narrativa cinematográfica más simple, la manifestación uigur del domingo 5 de julio se había convertido en un ataque violento de los uigures contra los han, orquestado por grupos relacionados con Al Qaeda. Y todo esto sin necesidad de imágenes que lo demostraran, como en el comienzo de las películas de la saga de La Guerra de las Galaxias. ¿Dónde están las imágenes del ejército reprimiendo a los manifestantes? ¿Dónde están las imágenes de los 184 muertos y 1400 heridos? ¿Dónde están las imágenes de chinos han siendo atacados por uigures?.

    El Partido Comunista Chino, el mismo que mató a miles de intelectuales durante la Revolución Cultural, el mismo que ocasionó las hambrunas que mataron a millones de chinos, el mismo que aplastó con sus tanques a los estudiantes en Tiananmen, sí, el mismo que lleva acabo un genocidio desde hace décadas contra el pueblo tibetano, y extirpa los órganos a los practicantes de Falun Gong vivos recluidos en campos de trabajos forzados, este MONSTRUO pretende hacernos creer que Al Qaeda está detrás de lo sucedido en Xinjiang, que los uigures son los culpables de lo sucedido, y que somos incapaces de distinguir ficción de realidad, especialmente en China, donde la realidad supera con creces a la ficción.

    ~~~
    Enviado por maria
    (Contacto Página)
    http://www.lagranepoca.com/articles/2009/07/14/3414.html

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    La Gran Época es tan propagandístico como Xinhua, es sencillamente el otro lado de la moneda. Los dos hay que leerlos teniendo en cuenta lo que son, propaganda.

    Las versiones extremistas siempre hay que desecharlas, y creerse las moderadas. Ni me creo, como dice el Gobierno chino, que todo sea un complot exterior con el fin de acabar con el poderío económico chino, ni me creo que el régimen chino esté poseído por Satanás y mate por deporte.

    ~~~
    Enviado por An
    (Contacto Página)
    Parece un lugar interesante 🙂 por cierto, el encierro fue rapido 🙂 Saúdos e apertas

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    rápido y limpio, que suele decir la prensa…

    Habréis notado problemas en las últimas horas para entrar en el blog o dejar comentarios, os aclaro que no se han debido a la zensura china sino a problemas del servidor, que fue cambiado hace un mes y sigue dando problemas. Esperemos que los responsables de Zoomblog lo dejen todo como nuevo, que ya llevamos tres o cuatro semanas con algún que otro incidente, precisamente ahora que hay que comentar tanto sobre China…

    ~~~
    Enviado por Sak
    (Contacto Página)
    Si tenemos que hacer caso a lo que diga La Gran Época arreglados vamos, su retórica es tan rancia como los panfletos del Partido Comunista Chino.

    Y China este año ha aprendido y ha dejado trabajar a periodistas, tanto parciales (de uno u otro punto de vista) como a imparciales, pero eso no evita lo mismo de siempre. Y es que yo creo que algunos hubieran preferido que tampoco los hubieran dejado entrar como en el Tíbet.

    PD: Espero que zoomblog vuelva a la normalidad que en algunos momentos entrar o escribir un comentario es una odisea.

    PD2: Me has abierto el apetito con el post, tengo que pasarme por ahí la próxima vez que vaya a Pekín.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    con las ideas que la prensa da de China, armémonos de paciencia… con el encierro de los estudiantes griposos del ICADE estamos teniendo otra ración más de lo mismo. A mí ya me da igual, la verdad, que cada país siga con sus prejuicios, aquí paz y después gloria.

    ~~~
    Enviado por caballo bonito aka Yeti
    (Contacto Página)
    La gran epoca no es lo mismo, uno es el estado y otro censurado.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    No quiero hablar sobre el tema porque es muy delicado para mí, pero desde luego no me fío ni de unos ni de otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.