Alojados en el siete amarillo

Cuando se es niño, hay que tener una cosa muy clara, porque es, obviamente, muy importante: cuáles son tu color y tu número favoritos (y repetir a todo el mundo que lo son). Yo me declaraba ciego seguidor del color amarillo y del número siete, como seguramente recordarán algunos amigos de la infancia y en la familia, y hay que decir que aún conservo cierta querencia por ellos (con el permiso del once).

Pues bien, puedo decir que en China mi felicidad infantil ha sido más que colmada, porque este país está sembrado de edificios de color amarillo adornados con un siete gigante. Es un sueño hecho realidad para ese niño que llevo dentro, en algún lugar entre el páncreas y el riñón.

Son unos edificios muy familiares ya para los que vivimos aquí: se trata de hostales de la compañía china 7 Days Inn, que ha introducido con mucho éxito en China, y ya era hora, el concepto de los hostales “low cost”, sin necesidad de tener carnet joven ni mandangas de ésas.

En un país donde durante años a veces sólo te quedaba la opción de alojarte por cerca de 1.000 yuanes (unos 125 euros) en un hotel en el que hasta los recepcionistas eran de mármol, o por 80 yuanes (10 euros) en un cutrhotel donde el botones era una rata, llegó y triunfó esta idea, la de unos hostales de entre 100 o 200 yuanes, limpitos por dentro, con un mobiliario muy básico pero suficiente, y ¡aleluya! conexión wifi en las habitaciones.

La gran característica de la cadena hotelera, como hemos visto, es esa costumbre de pintar sus establecimientos (miles en todo el país ya) de color amarillo chillón. La elección de color no es casual: el objetivo es atraer la vista del viajero que, como yo hago a menudo, viaja improvisadamente y sin reserva: más de una vez he distinguido el edificio amarillo a lo lejos y me he ido para allá, pues tengo tarjeta de cliente y me hacen descuento. No es nada complicado encontrarlos, casi lo difícil es huir de ellos…

Te asomas desde el edificio de mi casa… y hala, ya aparece uno.
Te asomas desde mi oficina, y venga, otro más…
Vas de turismo por el templo más famoso de Chongqing, y ni allí te libras.

Estos hoteles llevan menos de 10 años en el país, pero su extensión ha sido tan rápida que tememos que un día nos despertemos y todo sea de color amarillo en Pekín (y no sólo por las tormentas de arena que por estas fechas nos acechan). El imperio 7 Days es grandioso, sólo en Pekín debe haber un centenar o más de estos establecimientos… pero ojo, que también les están saliendo imitadores amarillentos.

Si viajáis a una ciudad china, ya sabéis… mirad en el horizonte y seguro que cerca habrá un gran edificio pintado como si fuera un gigantesco anuncio de Cola Cao. O es un 7 Days, o la peña gaditana de la ciudad, no hay vuelta de hoja.

PD: La fama de la cadena es tal, que hace unos meses inspiró una miniprotesta/broma en las redes sociales chinas… Aunque lo explicaron mejor en ZaiChina, lo recordaré brevemente: el presidente Hu Jintao (ya casi ex, deja el cargo en cuestión de horas) fue a visitar un barrio obrero de Pekín, y en una casa preguntó a los residentes cuánto pagaban de alquiler. Ellos dijeron que 77 yuanes mensuales (menos de 10 euros). El precio era tan ridículo, que parecía que todo había sido amañado por el régimen para que Hu creyera que sus súbditos vivían en el país de las nubes de caramelo (o para que se pensara que gracias a Hu todos podían tener pisos tirados de precio).

El caso es que, ante la incredulidad de todos, surgió en las redes sociales esta imagen para burlarse de los apartamentos de 77 yuanes del tío Hu…

1 Comment

  1. Enviado por Fite
    (Contacto Página)
    Yo siempre me alojo en los jinjiang inn,comparte el mismo concepto q los 7 inn ,son realmente baratos (y mas si te sacas la tarjeta socio)limpios y con wifi. Lo malo es q la pagina web para realizar reservas esta solo en chino…

    A ver si los chinos se animan a abrir cafeterias low cost;)

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Son, en efecto, varias las cadenas de hoteles low cost… También está Home Inn, creo…

    En todo caso yo les he hecho “publicidad” a los del 7 Days porque, al elegir mi número y color favoritos, lo merecen todo.

    Y sí, en efecto, ¡viva el low cost! Siempre que no signifique low quality…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.