APEC in pa qué,
pa qué a Pekín

En Pekín nos preparamos para recibir en los próximos días a grandes líderes de Asia-Pacífico. Obama, Putin, jefes de Estado o Gobierno de Australia, Canadá, Japón, Perú, México, Chile, el sureste asiático… La flor y nata del poder mundial, aunque excluyendo Europa, claro está. En fin, una cumbre de ésas que se repiten 10 o 12 veces al año entre G20s, Iberoamericanas, de la UE y demás, y que cada vez entiendo menos. ¿Qué mundos arreglan con tantas grandes citas «históricas», que cada vez se reúnen más y las cosas van peor? ¿Y no tienen Skype, email, telefono, móvil o Whatsapp para hablar entre ellos sin que le cueste tanto a sus contribuyentes?

La cumbre del APEC va a ser uno de los acontecimientos internacionales que más va a movilizar la capital desde los Juegos Olímpicos de 2008. Y por ello, en la ciudad hemos notado ciertos cambios, sobre todo una reducción considerable del tráfico en los últimos días. Ello se debe a que, para intentar reducir la contaminación, se ha prohibido a la mitad de los vehículos (los de matrícula par en días impares, los de matrícula impar en días pares) circular según el día que sea, de forma similar a lo que se hizo en los JJOO. A ello se añade que muchos funcionarios tienen vacaciones todos estos días.

También se han cerrado muchas fábricas contaminantes, lo que unido al menor tráfico y a algo de viento helado que estos días sopla por estas latitudes, ha conseguido en la ciudad lo nunca visto en los últimos tiempos: casi una semana seguida de cielos azules, sin smog.

Por una parte a los pequineses nos parece bien, el cielo azul siempre se aprecia en una ciudad como ésta, pero por otro lado nos da pena y un poco de rabia que se haga sólo para complacer a los visitantes, a Obama y a Putin. Da la impresión de que importa más el qué dirán de fuera que el qué decimos dentro (y además es un poco tonto, porque con la brasa que dan los medios extranjeros con el tema de la contaminación en Pekín, fuera de este país la idea sobre la polución pequinesa es incluso peor fuera que la que tenemos dentro).

Y total, los grandes líderes mundiales se reúnen en este hotel, situado como a dos horas de la ciudad,  no sea que los vaya a ver nadie cuando se pongan sus disfraces

Otro asunto que da un poco de rabia si se piensa bien es el hecho de que en la zona de la cumbre del APEC, donde acudirán periodistas de todo el mundo, la censura de internet se haya relajado del todo y se pueda acceder a todo lo que no se puede fuera de allí: Facebook, Twitter, la web de El País, la del New York Times… Paralelamente, en el resto de la ciudad sufrimos un internet más lento si cabe de lo habitual, porque siempre que hay reuniones políticas importantes, el internet es reducido a velocidades de los años 90. Pues eso, que da un poco de grima que Pekín por un lado quiera dar a los que vienen imagen de apertura informativa, y sin embargo al resto nos cierran más todavía el grifo del ADSL.

Es más importante gustar a los de aquí que a los de allá, queridos pequineses…

1 Comment

  1. Enviado por carmen
    (Contacto Página)
    jaja, el chiste que se hace famoso ultimamente: “He doesn’t really love you, he’s just APEC blue!”

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    «Eres más falso que un día del APEC», me ha dado a mí por decir.

Responder a chinochano Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.