Arte alimenticio

El Museo Nacional de Palacio de Taipei reúne buena parte de la colección de arte que durante siglos acumularon los emperadores chinos en la Ciudad Prohibida, y que el ejército nacionalista se llevó a Taiwán cuando perdió la guerra civil contra los comunistas.

De los 700.000 objetos que atesora, quizá los más famosos son dos pequeñas esculturas que se muestran en el inicio de la visita: una tiene forma de trozo de carne guisada, y otra de diminuta col.

Elaboradas por artistas desconocidos durante la dinastía Qing (1644-1911), las dos pequeñas esculturas son para los críticos de arte menos valiosas que muchas otras piezas del museo, pero el propio público que lo visita las ha elegido como las más famosas de éste.

El otro día leí en Twitter que el restaurante de lujo que hay en el museo ofrece en su menú de 3.800 dólares taiwaneses (no os asustéis, equivalen a unos 100 euros) dos platos que copian ambas esculturas. Los podríamos denominar «carne con la forma de la estatua con forma de carne» y «col con la forma de la estatua con forma de col». Mirando tanto las estatuas como sus réplicas más masticables se me hace la boca agua, quizá porque con el comienzo de año me he vuelto a poner a dieta.

 

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.