Athletic de Pekín

El pasado fin de semana comenzó la nueva temporada de la liga china de fútbol, que no para en verano sino en invierno, como las ligas escandinavas o la rusa. La liga comenzó como terminó la anterior, poniendo como líder al Shanghai SIPG de los brasileños (Hulk, Oscar, Elkeson). Al SIPG lo podríamos comparar con el Espanyol o el Atlético (por ser el “segundón” de una de las grandes ciudades de China, pues en Shanghai tradicionalmente el grande ha sido el Shenhua) pero consiguió el año pasado por fin la machada de destronar al Guangzhou Evergrande, que había ganado siete ligas seguidas. El Evergrande, por seguir encadenando cosas, es uno de los 10 clubes del mundo (según contaba recientemente el podcast futbolero El Enganche) que ha ganado la liga de su país un año después de ascender a primera división, aunque él no se conformó con aquélla y se llevó las seis siguientes.

Esta vez no hay fichajes excesivamente llamativos en el fútbol chino, a diferencia de temporadas anteriores. Desde hace un par de años las autoridades chinas han decidido poner freno al gasto desenfrenado de los clubes, pues se estaba gestando una burbuja en ese deporte. Quizá la novedad que más nos pudiera llamar la atención en esta temporada en China es la llegada del entrenador Quique Sánchez Flores, que ha sido llamado a los banquillos del Shanghai Shenhua. El sobrino de Lola Flores toma las riendas de un equipo donde recientemente también han sido entrenadores otros viejos conocidos como Gregorio Manzano o Gustavo Poyet. Por cierto, ha empezado fatal: la liga abría con derbi shanghainés, el SIPG le metió cuatro chicharros al Shenhua, y los de Flores se sitúan últimos tras la primera jornada.

En todo caso, a mí de la nueva temporada china lo que más me ha llamado la atención, lo que realmente ha sido novedoso, ha sido el caso del Beijing Guoan, al que podría considerar mi equipo favorito por razones obvias (no sólo viví en Pekín, sino que trabajé durante años al ladito del estadio del Guoan). El verde club pequinés ha fichado a dos jugadores europeos con orígenes chinos, y los ha nacionalizado (algo nada fácil para los extranjeros que trabajan en China) para que no ocupen plaza de extranjero en el equipo, pues hay cuatro por club y el Guoan ya las tenía cubiertas (una de ellas por el español Jonathan Viera).

Nico Yennaris
John Hou Saeter

Los dos fichajes, que les he pillado con la misma postura en ambas fotos, son Nico Yennaris (nacido en Inglaterra de madre china y padre chipriota) y John Hou Saeter, de origen noruego aunque sus padres son emigrantes cantoneses. Para los chinos, el primero es “Li Ke” y el segundo “Hou Yongyong”. Esta forma de fichar me recuerda al método “étnico” del Athletic de Bilbao, que sólo acepta vascos en sus filas aunque le valgan también vascofranceses, navarros o riojanos.

El movimiento del Guoan no tiene precedentes en la liga china, y si le saliera bien podría hacer que la liga china, una de las que mejor paga en la actualidad a los extranjeros, fuera en busca de jóvenes futbolistas de orígenes chinos en las canteras de todo el mundo, que seguro que hay más.

Por cierto, que hablando de futbolistas chinos, y ya que mencioné más arriba de pasada al Espanyol (equipo con presidente chino), vale la pena contar que el pasado fin de semana su delantero Wu Lei hizo historia al convertirse en el primer jugador chino en marcar en la liga española. Fue ante el Valladolid, y con su gol os dejo.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.