Barcelona, Pekín, Londres

Tal día como hoy de hace 20 años se inauguraron los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. ¿Dónde estabas tú aquel día? Yo los vi en Graus, un pueblo de Huesca, y para mi desgracia, en una pequeña tele en blanco y negro, porque no tenía nada más a mano (aviso para los más jóvenes: en el año 1992, la tele en blanco y negro ya era una cosa anticuada).

Al día siguiente todos los diarios decían que la inauguración, protagonizada por Els Comediants La Fura dels Baus y en la que hasta hubo tambores de Teruel, había sido una «explosión de color». Lo dijeron sólo para joderme, lo sé.

Muchas cosas recuerdo de aquellos Juegos que tantas alegrías nos dieron a los españoles tras décadas de sequía deportiva (ahora estamos acostumbrados a los éxitos, pero entonces no). Fermín Cacho girando más el cuello que la niña del exorcista, la plata en waterpolo, las chicas del hockey… pero también recuerdo otra puñeta que me hizo la televisión en esos Juegos: en el último minuto de la final de fútbol que ganó España, cuando Kiko marcó gol tras saque de corner, hubo un apagón por una tormenta en Huesca, y nos quedamos sin verlo. Como no había internet ni chorradas de ésas, hasta el día siguiente no me enteré de que habíamos ganado el oro olímpico.

En fin, qué tiempos aquellos, qué jóvenes éramos… y ahora, 20 años después, los Juegos Olímpicos se juegan en Londres, ya oficialmente una de mis ciudades favoritas, que toma el relevo de aquel agosto de infarto que tuvimos en Pekín hace cuatro años.

El equipo chino viaja a Londres 2012 con una complicada misión, la de mantener el primer puesto en el medallero que logró hace cuatro años con la ventaja de jugar en casa. En 2008, los chinos tuvieron más oros que los estadounidenses (51 frente a 36), pero ganaron menos medallas totales (100 frente a 110). En Londres se verá si lo de Pekín sólo fue un espejismo y los americanos vuelven a reinar en el deporte mundial, o si China se consolida en ese trono. No va a ser nada fácil, la verdad, yo soy pesimista.

En atletismo, los chinos quieren quitarse el mal sabor de boca de Pekín 2008 (ningún oro en el deporte rey de unos Juegos para los anfitriones) y ver a Liu Xiang ganar el oro que logró en Atenas 2004 y no pudo siquiera disputar en 2008, por un drama que los que estábamos aquí entonces conocemos de sobra. Para ello se cruzan en su camino los vallistas estadounidenses y su gran némesis, el cubano Dayron Robles, con el que mantiene una rivalidad –rivallidad– que ya casi puede calificarse de mítica. La final de la disciplina se disputa el 8 de agosto, el aniversario del inicio en los Juegos de Pekín: aunque sea de madrugada, si Liu Xiang logra clasificarse para ella, estoy seguro de que 1.400 de los 1.300 millones de chinos trasnocharán para verle.

En natación, otro de los deportes estrella de unos Juegos -aunque a mí me parece un espectáculo soporífero- China va con más ganas que nunca, con varios campeones mundiales y una de las grandes estrellas actuales del deporte, el nadador Sun Yang, que se convirtió en uno de los grandes protagonistas de los Mundiales de Shanghai 2011 al lograr cuatro medallas (dos de oro) y hacerse con el récord mundial de los 1.500 libres, el más antiguo que había hasta entonces.

En gimnasia, deporte bello pero difícil de entender para los que no estamos muy puestos, China es donde más complicado tiene lo de repetir el éxito de Pekín, donde ganó todos los oros masculinos y buena parte de los femeninos. Los jueces, que siempre son muy caseros en este deporte, no le beneficiarán tanto, y no estará Yang Wei, leyenda de la gimnasia china ya retirado, pero sí Zou Kai, el único deportista chino que logró tres oros en 2008. Y vuelve Teng Haibin, oro en Atenas pero ausente en Pekín. En féminas, los periodistas estadounidenses ya están husmeando en las partidas de nacimiento de las gimnastas chinas para ver si pueden acusarlas de ser demasiado jóvenes, como ya hicieron hace cuatro años. Algo que nunca he entendido, ¿no tiene más mérito ganar si se es más joven? ¿Cuál es la trampa?

En saltos, uno de los deportes que domina China desde hace más largo tiempo, los chinos sueñan con lograr todos los ocho oros desde trampolín y plataforma, algo que estuvieron a punto de conseguir en Pekín 2008 (fallaron en la última competición, cuando parecía imposible que nadie les quitara el pleno, y el Cubo de Agua se quedó en silencio sepulcral). No estará la bella Guo Jingjing, posiblemente la mejor saltadora de la historia, pero sí su amiga Wu Minxia, que sigue la estela de triunfos que dejó Guo.

En deportes de equipo, China, como de costumbre, confía más en las mujeres que en los hombres, sobre todo en voleibol, donde la selección, oro en Atenas y bronce en Pekín, buscará reverdecer los laureles atenienses, algo que no será fácil. Gran ausencia del equipo de fútbol femenino chino, las Rosas de Hierro, que están en decadencia desde los 90 mientras sus vecinas japonesas son campeonas del mundo. Y atención a las chicas del waterpolo, dirigidas por el mítico Joan Jané… Los chicos, en cambio, sólo jugarán al baloncesto, en el mismo grupo que España y ya sin Yao Ming, retirado el pasado año.

En tenis de mesa, es seguro que China no repetirá la hazaña insuperable de Pekín 2008: todas las medallas individuales masculinas y femeninas (oro, plata y bronce) y oro en las dos competiciones por equipos. No lo va a conseguir pero no porque ya no sea el país dominante en el deporte, que lo sigue siendo, sino porque la federación internacional, que hace lo posible para que el deporte no sea un aburrido monopolio de China, ha establecido un máximo de dos representantes por país en el individual masculino y femenino, así que como mínimo China se pierde los bronces. Ya no estará el gran Ma Lin, oro en Pekín y que no era nada malín (risas enlatadas), pero sí está la plata, Wang Hao, y el mejor jugador actual, Zhang Jike, que aún no ha probado las mieles del podio olímpico.

En bádminton, otro deporte dominado hasta la monotonía por los chinos, estará uno de los deportistas más queridos por los chinos, Lin Dan, que lo ha ganado ya todo, varias veces, y ahora busca su vigésimo segundo oro en un torneo internacional, ahí es nada.

Y siguiendo con las raquetas, no nos podemos olvidar del tenis y de Li Na, una de las deportistas más mediáticas de China actualmente -por el Roland Garros que ganó el pasado año, y por su fuerte carácter-, que va a por todo en el individual, con el permiso de las rusas, aunque está un poco molesta con su federación porque le obligan a jugar también los dobles.

Luego está ver si las chinas son buenas en boxeo femenino (disciplina que se estrena en Londres), si deportes poco mediáticos como la halterofilia o el tiro les siguen dando tantos oros como siempre, y si en natación sincronizada son mejores o peores que las españolas y las rusas. En definitiva, que los chinos tienen mucho deporte que seguir apasionados, aunque eso sí, los horarios no van a acompañar demasiado al telespectador local, por la diferencia horaria. Va a tocar trasnochar, pero bueno, por lo menos esta vez lo veremos en color, no como hace 20 años.

1 Comment

  1. Enviado por Javier
    (Contacto Página)
    Curioso contraste: yo vi los juegos de Barcelona en Pekín, en una tele en color…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Ayva qué curioso… yo en 1992 no tenía ni la más remota idea de que 10, 20 años después, estaría en Pekín. Ni el más mínimo plan.

    ~~~
    Enviado por Jose (Melilla)
    (Contacto Página)
    Por si se te ocurre alguna de tus «páginas olímpicas» te propongo que crees el medallero de Londres.

    ¡Un momemto! … que no es el medallero que sale en todos los periodicos …

    yo lo que propongo es un medallero por paises en el que figuren las medallas que obtiene cada pais pero contando TODAS las que recibe, es decir que en baloncesto no solo hay un oro, una plata y un bronce, lo que entregan es 15 oros, 15 platas y 15 bronces porque le entregan una medalla a cada participante.
    De esta forma se sabría cuantas medallas se trae cada pais de verdad.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Ardua tarea que me parece que ya propusiste… Pero no sé, la medalla de fútbol valdría como 22 o 23 de atletismo, y no me parece justo.

    ~~~
    Enviado por Guillermo (Zaragoza)
    (Contacto Página)
    Excelente entrada. Somos ya pasado.
    Acaban de echar estos días un documental en la 2 que hablan aquellos que crearon los Juegos del 92 cómo se fraguaron, cómo se pensaron, qué problemas tuvieron. Muy didáctico.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    fueron grandes Juegos… Yo también lo pasé muy bien en los de Atlanta, que también nos dieron grandes alegrías. Los de Sydney fatal (muy pocas medallas y transmisiones a horas terribles), los de Atenas no sé por qué los vi muy poco, y los de Pekín y Londres, viviéndolos a tope, porque con tantos años en China, disfruto de las medallas chinas casi tanto como las españolas (y más estos días que los españoles no estamos rascando bola).

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.