Bhopal 32 años después

Este blog, dedicado principalmente a China, se está tomando un paréntesis para hablar principalmente de su vecina la India, el otro gigante asiático. ¿Durante cuánto tiempo? Hasta que deje de salir este mensaje).

El lugar menos turístico de la India que visité el mes pasado fue probablemente la ciudad de Bhopal, capital del Estado de Madhya Pradesh, en el centro del país. Es una ciudad relativamente tranquila -para los estándares indios-, con dos grandes lagos en el centro de la ciudad y un alto número de musulmanes y mezquitas que me sorprendió mucho. En todo caso, a Bhopal yo siempre la he asociado al infortunio, como muchos de mi generación o más mayores, porque en los años 80 sufrió el que está considerado como el peor desastre industrial de la historia.

En la noche del 2 al 3 de diciembre de 1984, un escape de gas tóxico en una fábrica de pesticidas cercana a la estación de tren causó la muerte de miles de personas (entre 3.700 y 16.000, según distintas cuentas). Dos años después se produjo el desastre de Chernóbil y el mundo se olvidó un poco de Bhopal, pero ambas catástrofes tienen elementos comparables, por ejemplo las muchas secuelas para la salud de los supervivientes que han tenido.

Otra similitud es que en Bhopal, como en Chernobil, la instalación donde se produjo el accidente sigue en pie, dentro de un solar donde parece ser que no se atreve nadie a edificar o a construir nada porque el suelo aún debe estar altamente contaminado. Allí que me presenté -tuve que dar unas rupias a los guardas, lo cual dio a mi visita un aire peliculero- y vi lo que quedaba de la maldita factoría.

Del depósito de la anterior foto, me dijo uno de los guardas, salió precisamente el gas venenoso que formando una gran nube se fue extendiendo por las cercanías de la fábrica, en las que vivían -y siguen viviendo- gentes muy humildes, en chabolas de los slums. A muchos les sorprendió durmiendo y probablemente fallecieron sin enterarse: otros, viendo la nube llegar, echaron a correr y con el esfuerzo inhalaron aún más gas tóxico letal, muchos también murieron así. Las fotos más impactantes de aquel siniestro, que no pongo aquí por no herir sensibilidades, muestran a hombres, mujeres y niños a los que el gas les mató y les dejó con los ojos blancos, como borrados.

La fábrica de Bhopal está rodeada de unas tapias en las que los grupos de defensa de las víctimas siguen pidiendo, más de 30 años después, que se haga justicia.

La fábrica era propiedad de la multinacional química estadounidense Union Carbide, que para la gente de Bhopal no ha pagado suficiente por lo que consideran un crimen. La acusan de negligencia, de no haber indemnizado adecuadamente a las víctimas, de no haber limpiado la fábrica (el agua de la zona sigue saliendo contaminada de los grifos) y de intentar que el desastre cayera en el olvido, como lamentablemente ha pasado con los años (ni siquiera se cuenta en los libros de texto indios).

Yo sí tenía un recuerdo reciente sobre Bhopal antes de visitarla, pero fue porque justo un año antes de mi viaje a la India, cuando estuve en Chicago, me encontré en la calle con uno de los rascacielos más peculiares del mundo, un espectacular edificio verde y dorado que es precisamente una de las principales sedes de Union Carbide. Al buscar cosas en internet del edificio, unos enlaces me llevaron a otros y acabé leyendo sobre el desastre de 1984, sin imaginar que un año después visitaría las fábricas donde se produjo.

1 Comment

  1. Enviado por Aorijia
    (Contacto Página)
    Impresionante viaje; la de Bhopal es una de esas desgracias olvidadas.

    Saludetes, ChCh.

    ~~~
    Enviado por lur
    (Contacto Página)
    mas de 30 años despues al pie de la noticia

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Aorijia: cierto. Debería ser recordada como Chernobil o Fukushima, pero la memoria colectiva es como es.

    lur: más vale tarde que nunca, dicen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.