Bután y la micología

Bután (o Bhután) es el vecino más pequeño de China. Es uno de los países más desconocidos del mundo, y uno de los más difíciles de visitar. Recuerdo que allá por los 80 entrevistaron a un señor que había viajado por todos los países del mundo menos a Corea del Norte y a Bután (hoy en día se puede entrar en ambos, pero pagando una considerable suma de dinero).

El país está encerrado entre montañas del Himalaya, y debe ser una caña. Es el único del mundo donde está prohibido fumar en absolutamente toda el área del país. Hasta hace poco no había televisión (pero ya hay, y se rumorea que quieren contratar al Supergarcía como cronista deportivo). Y no sé si dura todavía le ley que obliga a toda la población a ir vestida con el traje tradicional, pero por lo menos hasta hace poco era así. El deporte rey es el tiro con arco: a los Juegos Olímpicos siempre llevan a uno de sus arqueros. Me acuerdo yo de Olimpiadas memorables en las que el equipo butanés lo componía sólo un tipo descomunal, que en el desfile inaugural iba vestido -lógicamente- con el traje tradicional y un arco, con cara de ir a tirarle flechas a alguien del público.

China tiene 600 veces más habitantes que Bután y es 200 veces más grande. Entre dos vecinos tan diferentes, cuesta creer que haya rencillas, pero las hay. Por ejemplo, en tono a unas setas muy caras que se cultivan por la zona, llamadas cordyceps, y que se venden a millonada el kilo. Muchos tibetanos y chinos cruzan ilegalmente la frontera para llevárselas, mermando la economía butanesa. Estas setas tienen propiedades medicinales, y se usan, por ejemplo, en la bebida “Relámpago Steven Seagal“, patrocinada por el cutreactor del mismo nombre.

La foto que acompaña mi post procede de una fabulosa página web que convocó un concurso para ver quién enviaba el diseño más gracioso con la temática de la bombona de butano. Hay unas 400, pero lo mejor no son los diseños en sí, sino los comentarios que el convocante del concurso hace de los candidatos. Los pone a parir UNO POR UNO.

Para continuar este post himaláyico, os cuento que China, hasta hace poco, consideraba que entre Nepal y Bután había un país independiente llamado Sikkim, aunque para el resto de la comunidad internacional fuera parte de la India. Al final, tras muchos rifirrafes con la India, China dejó de considerarlo así, a cambio de que la India reconociera al Tíbet parte de China. Sin embargo, la mayor parte de los mapas chinos todavía siguen pintando a Sikkim como un país diferente de la India.

Sobre Nepal, decir que China comparte el Everest con este país (la cara norte es china, la sur nepalí), y ambos países tienen ciertas desavenencias con respecto a la frontera que comparten, pero esta semana han empezado a retrazar los límites.

Lo que a mí desde hace un par de años no me deja de dar vueltas en la cabeza es por qué el traje tradicional de los nepaleses se parece tanto al de los baturros. ¿Qué origen común comparten ambas civilizaciones?

1 Comment

  1. Enviado por Aorijia
    (Contacto Página)
    Muy graciosa tu entrada… La comparación de trajes típicos ha estado muy bien.

    Siempre he querido ir a Bután. Y al Tíbet. Por otro lado, soy consciente de que mi presencia como turista contribuiría a jo..robar lo que visito. Ya lo he visto en algunas zonas de China, de “etnias minoritarias” (hello! watches, bags?). Un dilema un poco absurdo, pues ¿qué voy a hacer? ¿Quedarme en casa?

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    lo mejor es ir a donde NO dice la Lonely Planet (pero claro, ir a donde dice es más cómodo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.