Cante ultrajondo

 

Dejemos hoy China un momento para viajar a la vecina Mongolia, donde existe una espectacular tradición: los cantos de garganta. En el lejano año 2010 convoqué aquí un concurso de fotografía, uno de los ganadores (Sebastián Urquidi) tenía como premio escribir aquí un post o pedirme que escribiera sobre un tema de su elección, y su decisión fue que yo contara algo sobre estos cantos mongoles. Aquí lo tienes, Sebastián, con cuatro años de retraso. ¡Mas vale tarde que nunca!

Si alguno de vosotros habéis tenido ocasión de escuchar a alguien hablar en mongol, habréis comprobado que el idioma es muy gutural: se usa mucho la garganta, y todos tienen unas voces muy graves. Eso se traduce al cantar: los mongoles usan en su música tonos de voz muy bajos, raspados por la laringe y que dan un poco de miedo, como podréis escuchar en este vídeo, donde el que canta es un tierno infante que al abrir la boca no parece tener nada de tierno:

Da yuyu, ¿verdad? Este tipo de música que sale de bien adentro, tanto que podría confundirse con unas arcadas demasiado largas, es muy típica de numerosos pueblos de Asia Central y del norte, no sólo los mongoles. Los tibetanos también cantan así muchas de sus canciones, especialmente salmos religiosos, como habréis comprobado aquellos que hayáis estado en un lamasterio. En Rusia, estos cantos guturales son muy típicos de la República de Tuva, una región en Siberia donde la gente es muy similar en aspecto y costumbres a los mongoles. Incluso al otro lado del Estrecho de Bering, por el que los asiáticos cruzaron a América, el canto de garganta es muy popular entre los esquimales, que en los últimos años han pedido que se les llame mejor con el término inuit. Ved un ejemplo de sus melodías, aunque más que canciones para ellos son juegos de habilidad bucal con los que imitan a perros, lobos y otros animales de la tundra:

En estas canciones-ruidos se usa lo más interno de la garganta y ello hace que las ondas de sonido tengan un recorrido por la boca mayor que al hablar o cantar de forma «normal», por lo que el sonido puede, por decirlo de una forma coloquial, «desdoblarse», convertirse en dos, uno muy grave y otro muy agudo. Es algo casi sobrenatural, que acaba pareciéndose a una gaita en la que por un lado se oye el runrun ronco del aire y por el otro un tono agudísimo. A ver si lo podéis advertir, por ejemplo, en las habilidades de estos cuatro tenores mongoles, maestros del canto de garganta:

Si no habéis advertido el doble sonido aún, seguro que sí lo conseguiréis con estos otros dos ejemplos, aunque el primero no sea de música mongol. El segundo es un extranjero que ha aprendido a cantar como los descendientes de Genghis Khan y que, sencillamente, no parece de este mundo:

Espectacular, ¿no? No sé si sonará bien o no, pero desde luego parece un superpoder mutante.

1 Comment

  1. Enviado por Adrián Martínez
    (Contacto Página)
    Es como el didgeridoo australiano. No sabía que se podían hacer esos sonidos sin instrumentos musicales.

    ~~~
    Enviado por jose (Melilla)
    (Contacto Página)
    Desde luego es impresionante

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    La magia de la voz humana, según los entendidos el instrumento más perfecto de todos…

    ~~~
    Enviado por ines
    (Contacto Página)
    Encontré esa lecciones de la técnica youtube.
    Me reí mucho intándolo, la verdad, pero no hay «tutía»
    https://www.youtube.com/watch?v=pc9kGRvlpd0

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    ¡a practicar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.