Carretes de historia

 

Recomiendo encarecidamente la visita a una exposición sobre China que se celebra hasta el mes de octubre en la subsede madrileña de la Casa Asia, en la Carrera de San Jerónimo número 15 (un poco más arriba del Congreso de los Imputados).

La exposición lleva por título «China, retrato de un país (1949-2008)«, e incluye una treintena de soberbias fotografías tomadas a lo largo de estos casi 60 años de historia del régimen comunista. Desde fotografías de Mao reunido con altos dignatarios, hasta obreros y estudiantes en su quehacer diario. Desde las horas anteriores a la fundación de la República Popular en Tiananmen hasta los palacios de los nuevos ricos en el Shanghai actual. Aunque no se cuenta mucho de los autores de las fotos, parece que son de lo más variado, desde artistas oficiales del régimen (que pudieron, así, tomar imágenes de los tiempos convulsos de la Revolución Cultural) hasta otros aficionados. Algunas imágenes se hicieron a petición de los líderes comunistas, otras clandestinamente.

Visité la exposición la semana pasada, y pese a haber visto en muchas ocasiones imágenes de la historia reciente de China, me sorprendí mucho con algunas de las fotos de la muestra. Por ejemplo, con una en la que Mao Zedong aparece reunido con Rihard Nixon, una foto similar a ésta:

Lo que más gracia me hace de la foto es que Mao tiene una escupidera a sus pies, por lo que deduzco que en medio de las conversaciones con Nixon, el Gran Timonel echaría algún gargajo -costumbre habitual entre los chinos, aunque en progresiva extinción- delante del hombre más poderoso del mundo.

Otra foto que me sorprendió fue una en la que se veía a Mao en 1976, meses antes de su muerte. Estaba tan viejo que ni le reconocí, pese a que estaba al lado de Deng Xiaoping -recién salido del ostracismo- y otros líderes. Hasta que no leí el pie de foto no sabía quién era el señor delgado y con un pelo igualito que el del Señor Burns.

Atención también a imágenes de la vida cotidiana de los chinos, como una en la que unos estudiantes, sentados en el suelo de la plaza de Tiananmen, estudian para los exámenes de acceso a la universidad en los años 80. Parece ser que antes de las protestas de 1989, la plaza era un lugar multiusos, incluso servía de peculiar biblioteca para prepararse la selectividad.

Me gustó mucho también una foto de un entierro de un niño en una comunidad cristiana de Yunnan. La foto muestra un fervor que ya quisieran para sí las pinturas de las iglesias españolas. Sin ser yo muy religioso, la imagen me causó escalofríos.

En lo anecdótico, la muestra también deja imágenes impagables, como una de Deng Xiaoping con un bañador que le está grande en la playa de Beidaihe, u otra de la actriz Gong Li, en el descanso de un rodaje, haciéndole un masaje en los hombros a su entonces noviete, un Zhang Yimou que no ha cambiado nada en los 20 años transcurridos desde que se tomara la foto.

Además de las fotos, podéis ver tres documentales con la historia de China desde 1911 hasra 1997, muy interesantes pues están cuajados de imágenes de archivo y entrevistas a gente que vivió en primera persona impostantes hechos de la convulsa historia del país. Pero id con tiempo si queréis verlos, pues son largos cual día sin pan.

Podéis ver la muestra hasta el 31 de octubre, entraréis gratis incluso aunque no simuléis ser hijos del jefe de Casa Asia, y cuidado con los horarios que no son fáciles de recordar: lunes de 15.00 a 20.00, martes a viernes de 10.00 a 20.00, y sábados de 10.00 a 15.00.

1 Comment

  1. Enviado por Sak
    (Contacto Página)
    Muy interesante, lástima no poder verla. He buscado información sobre si la iban a traer a Barcelona y mi gozo en un pozo, ya estuvo en marzo y yo, como casi siempre, ni me enteré.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    también puedes comprar el libro de las fotos, creo que es de Taschen, lo deben vender en los VIPS, y tiene el mismo nombre que la muestra.

Responder a chinochano Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.