Carta abierta a Kenny G

Mi muy, pero que muy escuchado, saxofonista y clarinetista Kenny G:

Le escribo desde China. Espero que cuando reciba la presente usted, sus instrumentos de viento y sus rizos se encuentren bien. He escuchado todos sus discos y canciones. No sólo eso, sino que los tengo grabados en mi cerebro y no hay manera de que los pueda olvidar, por mucho que lo intente. Sus inconfundibles solos de saxo rebotan en mi hipotálamo desde hace cuatro años, cuando decidí venirme a vivir a China.

Si le escribo, señor Kenny G, es para advertirle que China está haciendo algo terrible con su obra. No sólo la piratea, que eso pasa con muchos otros artistas, sino que su música es reproducida una y otra vez, hasta la nausea, en restaurantes, hipermercados, centros comerciales, escuelas (para señalar el comienzo y término del recreo), ascensores, ruedas de prensa, convenciones… Los mánagers de esos lugares tienen un armario en su oficina en el que pone “hilo musical para ambientar”, y cuando lo abres, aparece sólo una cosa: una caja de CD con los grandes éxitos de usted, señor Ge.

Su música está siendo explotada, mancillada. Señor Ge, por dios, ¡tiene que hacer algo! ¡Tiene que decirles a los ciudadanos chinos que dejen de poner SOLO su música y cambien a otros!

De lo contrario, su música va a ser aborrecida, odiada, considerada algo repetitivo y monstruoso. Yo mismo, le confieso, reconozco que voy a cometer una locura si la tienda de ropa que hay al lado de mi casa persiste en poner una y otra vez sus discos a toda mecha.

Señor Ge, le aconsejo que hable con sus parientes, los Hombres Ge, cuya música no ha sido jamás puesta en las tiendas chinas, para que ellos le digan qué puede hacer. Es un asunto de vida o muerte, mi amigo saxofonista: como tarde usted más en detener esta locura, el himno de China se cambiará por uno de sus solos saxuales, y entonces, cuando usted quiera quejarse, será ya demasiado tarde.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.