China and the Queen

La muerte de Isabel II, esa reina que estuvo toda nuestra vida allí y ya no está, acapara estos días titulares en todo el mundo. Cada país se apresta a recordar aquel año en el que la reina con más largo reinado de la historia les visitó, y hay mucho que recordar, porque Isabel II viajó mucho.

Países visitados por Isabel II durante su reinado.

Ese mapa está casi tan coloreado como el que podría hacerse con los países que visitó el Papa Juan Pablo II, aquel al que apodaron «El Viajero».

En Suiza, donde me encuentro, los medios recuerdan por ejemplo que la reina británica estuvo en el país en 1980, y aunque no volvió, sí lo hizo su familia, incluido su hijo Carlos (desde hoy Carlos III), quien tiene una casa cerca de Davos. No fue la primera reina británica superlativa que visitaba Suiza: ya lo hizo en el siglo XIX Victoria, quien fue una de las impulsoras de que visitar las tierras helvéticas se popularizara desde aquel entonces, al menos entre los más ricos.

China, que es la parte del mundo que aquí nos compete, fue visitada por Isabel II en 1986, un viaje en el que se hizo las consabidas fotos en la Gran Muralla, pero también con los Guerreros de Terracota de Xian, que no llevaban mucho tiempo expuestos a los turistas. Dos años antes de este viaje, el primero de un monarca británico a China, Londres y Pekín ya habían acordado la devolución de Hong Kong, que se materializaría en 1997.

En aquel viaje Isabel II se reunió con el entonces máximo líder chino, Deng Xiaoping, y aunque no volvió a China (sí lo han hecho algunos de sus hijos y nietos como representantes de la dinastía) a ella la han ido a ver al Palacio de Buckingham todos los líderes chinos posteriores: no sólo todos los presidentes (Jiang Zemin, Hu Jintao y Xi Jinping) sino también todos los primeros ministros (Zhu Rongji, Wen Jiabao y Li Keqiang).

La visita de Isabel II a China fue especialmente sonada por la falta de diplomacia de su marido, el siempre descarado Felipe de Edimburgo (quien nos dejó el pasado año), ya que al parecer dijo públicamente que Pekín le había parecido horrible, y que de haber estado más tiempo allí «habría regresado con los ojos rasgados». Tales comentarios no hubieran soportado los estrictos estándares actuales de lo políticamente correcto, como tampoco lo soportaría la portada que The Sun hizo entonces burlándose del asunto:

Recordemos, por otro lado, que durante buena parte del reinado de Isabel II el Reino Unido tuvo una importantísima colonia china, Hong Kong, que la reina visitó en dos ocasiones, en 1975 y en 1986 (esta última fue una escala inmediata a la visita a China que acabamos de ver). Del primer viaje hay una simpática foto, que se destaca estos días, con la reina junto a un puesto de hortalizas local.

Los medios de la excolonia recuerdan hoy, por otro lado, que Isabel II da nombre a numerosos lugares de esa mestiza ciudad, mezcla de Oriente y Occidente: un hospital, una escuela, un estadio, llevan el nombre de la casi inmortal reina que ayer nos dejó.

Isabel II, como comentaba al principio y comentan hoy todos los medios, es la reina de reinado más largo en la historia (70 años). Sólo un rey le gana en este aspecto, nada menos que Luis XIV, el Rey Sol, soberano de Francia durante 72 años (1643-1715), y es que partió con la ventaja de empezar a ser monarca con tan sólo cinco. He buscado si algún emperador se les acerca, y los hay de reinados bastante largos, pero lejanos de esas marcas: el que más reinó fue Kangxi, durante 61 ejercicios en la dinastía Qing (1661-1722).

Curiosamente, su nieto, el emperador Qianlong, podría haber batido esa marca, pero abdicó a los casi 61 años de reinado precisamente para no superar a su querido abuelo. Reinó desde octubre de 1735 hasta febrero de 1796, así que fue contemporáneo del Carlos III español (1759-1788). No le olvidéis estos días que se habla tanto del Carlos III británico, porque fue uno de los mejores reyes que tuvimos.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.