China en el cine palomitero

En el anterior post nombré a Wang Jianlin, el hombre más rico de China, quien además es desde el pasado año el dueño del mayor imperio mundial de salas de cine. No sé si él influye o no en un hecho que quien más quien menos habrá notado al ir a ver los grandes blockbusters del momento: cada vez hay en ellos más escenas que ocurren en China, o los chinos tienen un papel crucial en el argumento. Y no estoy hablando meramente de pelis de artes marciales, o con historias ambientadas en la dinastía Tang de Naranja: no, me refiero a filmes de palomitas y gafas en 3-D, de grandes producciones ultracomerciales, películas de poco guión, mucho FX y sonido THX.

Veamos unos cuántos ejemplos de películas muy taquilleras que se han rendido a esta moda (la lista contiene spoilers a tutiplén, así que saltaos aquéllas que no hayáis visto).

2012: En la mayor película de desastres de todos los tiempos (o por lo menos la que presenta un desastre mayor, el fin del mundo) China es, básicamete, el país que salva a la humanidad, el que construye los barcos gigantes en los que los mejores científicos, artistas, políticos y John Cusack se montan para que por lo menos las grandes mentes de nuestra especie -y John Cusack- no perezcan en el cataclismo maya. En la película se alude a que sólo los chinos son capaces de poder construir con rapidez barcos tan enormes en el poco tiempo que hay para ello, de ahí su papel primordial, aunque también influyen hechos geográficos, ya que el Tíbet, meseta a 4.000 metros, es el sitio ideal para la construcción, al ser uno de los últimos lugares del mundo en ser tragado por los océanos. La peli fue un éxito en China, y los chinos aplaudían en los cines hasta con las orejas.

Gravity: La película ocurre en el espacio, así que no es que China aparezca en escena alguna, pero lo que sí muestra la película es la estación espacial china Tiangong (que existe en realidad, aunque no está tan avanzada como la de la peli, que ocurre en un futuro próximo). Como en el anterior caso, China juega un papel clave en la salvación del protagonista, en este caso Sandra Bullock, quien desde la Tiangong consigue lanzarse en un módulo que la lleva de vuelta a la Tierra. Para dar un aire chino a la Tiangong, en el interior de ésta se puede ver, aparte de un panel de control con teclas chinas que casi vuelve loco a Sandra, una paleta de ping pong flotando en ausencia de gravity por el interior de la estación. La peli también ha sido un éxito en China, aunque quizá algo menor de lo esperado.

Iron Man 3: No es exactamente un ejemplo de blockbuster con escenas en China, pero es un peculiar caso que merece ser mencionado aquí. Extraño destino el de esta película, una de las más taquilleras de 2013 y que se vendió el pasado año como la primera coproducción de la Historia entre Hollywood y China (una productora china participó en la financiación). Durante meses se barajó con que habría protagonistas chinos, que la peli tendría un especial sabor oriental, pero todo ello quedó en detalles ridículos. Por ejemplo: en la película el gran enemigo de Iron Man es el Mandarín, famoso villano del hombre-robot también en los tebeos Marvel originales. Pues bien, en la película el Mandarín no es chino, como dictan los cánones, sino una especie de versión caricaturizada de Bin Laden. Uno puede pensar con ello que los guionistas querían con ello agradar al público chino, pero tampoco se acaba de entender entonces por qué en una de las escenas más tremebundas del filme el Mandarín causa un sanguinario atentado en el famoso Teatro Chino de Los Ángeles (que en realidad tampoco es chino, pero quizá es lo más chino que sale en la historia). Pero estas dos cosas son una nadería comparado con la estúpida idea de los productores (imagino que los chinos) de añadir al filme unos minutos que sólo se enseñaban en los cines de China, una versión extendida para el país asiático. Esos minutos son pura basura: no aportan nada, parecen rodados por otro director, cortan totalmente la atmósfera de la historia, y para más inri en ellos hay un «product placement» escandaloso, un doctor chino bebiendo un vaso de leche Yili que parece más propio de teleserie española cutre que de una superproducción de Hollywood. En fin, un timo de la estampita para el público chino, que el año pasado puso a caldo esta peli, aunque también es verdad que fue muy taquillera (de todas las que se nombran en este post, la que más).

Karate Kid: Otro caso, como el anterior, de cierta incongruencia, porque este presunto remake de la famosa película del maestro Miyagi, pese a su título, no va en absoluto de kárate, sino de kung fu, el arte marcial por excelencia de China, el lugar donde está ambientada. De hecho, en China, donde la peli original de los ochenta no es tan icónica y no hacía falta explotarla como recuerdo, se evitó ese absurdo detalle, pues aquí el filme se llamó «Gongfu Meng» («Sueños de Kung Fu»). Pese a todo, a mí el filme me gustó bastante y me pareció una de las mejores visiones de Pekín que se han hecho en Hollywood, como ya conté en el post que escribí después de verla.

Misión Imposible 3: En la tercera parte de la saga de espías protagonizada por Tomcrús, su personaje es secuestrado y llevado a un lugar que en un principio él no conoce, y que resulta ser Shanghái, donde participa en una de esas persecuciones locuelas que suelen trufar los filmes de agentes secretos. Tom recorre a la carrera tejados que primero son de rascacielos y luego de casas tradicionales de teja negra. Aunque en la historia todo ello ocurre en Shanghai, en la realidad la parte de los tejados tradicionales se filmó en un pueblo a decenas de kilómetros de Shanghái, llamado Xitang. Ya conté en otro post, después de visitar esa localidad, que los comerciantes y hosteleros de allí siguen explotando, años después, el recuerdo del día en que actuó allí el actor y cienciólogo.

Pacific Rim: Otra película de desastres para la lista, en esta ocasión ambientada casi todo el tiempo en Hong Kong, donde los seres humanos, Santiago Segura incluido, intentan frenar con robots la invasión de aliens igualmente gigantescos (igual de gigantes que los robots, no que Santiago Segura). La película es un claro homenaje a los filmes japoneses de Godzilla, y estoy casi seguro de que a Guillermo del Toro le hubiera encantado filmarla íntegramente en Tokio (la ciudad nipona sale, pero poco), aunque supongo que optó por Hong Kong considerando que tiene más rascacielos que destrozar y está al lado del mar, algo esencial para la historia (los monstruos llegan siempre del océano). En esta película toda la región Asia-Pacífico se ve amenazada por los monstruos alienígenas, por lo que hay robots gigantes de Japón, EEUU, Australia y, cómo no, China (de color rojo comunista), aunque los pilotos de los robots chinos mueren enseguida (lo cual no gustó mucho a parte del público chino, aunque ello no evitó que el filme fuera muy taquillero en el país).

Transformers 2: Película similar a la anterior, porque también aparecen robots gigantes, aunque esta vez luchan entre ellos, no contra aliens, y destrozan la ciudad de Shanghái, que con tantos rascacielos como tiene ya se ve que es cada vez más apetitosa para los filmes apocalípticos. Yo la vi y no me enteré de nada: toda ella fue una orgía de puñetazos metálicos, láseres y nada más, de lo peor que he visto jamás en una sala de cine. El filme fue el más visto en la Historia de los cines de China hasta que en 2009 llegaron Avatar (que sigue teniendo el récord de taquilla en China) y la moda del 3-D.

Looper: Este filme, que como todos los que hablan de viajes en el tiempo conviene verlo acompañado de Stephen Hawking para que te explique las paradojas temporales y si son plausibles o no, está ambientado (en la parte más futura de la historia) en el Shanghái de 2044, al que el protagonista se irá a vivir porque un viajero del futuro se lo aconseja (qué cosas: en España, cuando tienes una visita así, lo único que te dice es que uses su lejía). La idea es que en ese año China es el país más rico y donde mejor se vive, supongo, aunque el guión presenta el lugar como un sitio frío y algo inhumano (como se suele presentar el futuro en casi todos los filmes de ciencia ficción, vamos). Una vez más, el filme tuvo mucha tirada en China.

Her: La última película que pongo en la lista (aunque seguro que a vosotros se os ocurrirán más ejemplos) quizá no sigue la pauta de blockbuster comercial de las anteriores, pero como es de ciencia ficción y ha estado nominada a varios Oscar, creo que no desentona. Además, la acabo de ver en DVD, y es ella la que me ha animado a hacer este post, asi que aquí se queda. La peli, como en el caso anterior, también habla del futuro, pero seguramente un futuro más cercano (quizá de aquí a 10 o 15 años, no se especifica), en una ciudad de rascacielos que no se dice tampoco cuál es, pero está claro que las escenas se grabaron en, oh sorpresa, Shanghái. La película me gusta porque es una metáfora de nuestra actual pasión obsesiva por la tecnología y porque presenta un futuro no tan frío y bladerunneresco como el que suele verse en las pelis de ciencia ficción, aunque sí bastante solitario. Creo que la película no ha llegado aún a los cines chinos, y tampoco sé si lo hará, aunque seguro que aquí gustaría mucho.

Viendo todos estos ejemplos os habréis fijado en una cosa curiosa, y es que China en el cine, a diferencia de lo que pasa en la televisión o en los diarios, nunca o casi nunca se presenta como un enemigo a batir, a diferencia de cuando el gran rival de EEUU era la URSS y Rambo o Stallone en los 80 luchaban contra él. Ha habido hasta un sonado caso de un filme estadounidense, el remake de Red Dawn, en el que a última hora se cambió el argumento para que los chinos no fueran el enemigo, siendo sustituidos por los norcoreanos.

Todo esto, lo que se hace y lo que no se hace con las películas supercomerciales de Hollywood, muestra sin tapujos que las grandes productoras quieren llegar al público chino, que de ser un mercado totalmente ignorado (porque había pocas salas, porque la piratería de DVDs era enorme y porque supongo que antes China no dejaba a muchas productoras americanas rodar en el país) se ha convertido en el segundo más importante tras EEUU, con posibilidad de ser el primero en un futuro no muy lejano. Gracias, sobre todo, al auge de las 3D, unido a la occidentalización de la clase media urbana china, que ya tiene aficiones muy similares a las de un europeo o un americano y el fin de semana igual prefiere ver un filme en pantalla grande con los amigos en lugar de verlo como hacía antes, en la tele de su casa.

También hay que tener en cuenta que China limita mucho la entrada de películas extranjeras a sus cines (creo que sólo permite unas 20 o 30 al año), por lo que ello aumenta la competencia de los filmes de Hollywood por ser admitidas, y quizá por ello muchas de ellas, sobre todo las de gran presupuesto como muchas de las que se han citado arriba, se esfuerzan por añadir algún detallito o guiño chino en el argumento para intentar pasar la competidísima eliminatoria.

Y otro factor a tener en cuenta, viendo algunos de los ejemplos de la lista, es la gran atracción que dos de las ciudades con más rascacielos del mundo, Hong Kong y Shanghái, pueden ejercer para pelis de ciencia ficción o de desastres. Porque en definitiva, destruir Nueva York en las pelis mola, pero los villanos también quieren recorrer mundo.

1 Comment

  1. Enviado por Patxi Suarez
    (Contacto Página)
    Otro gran post.
    Muy bueno.

    ~~~
    Enviado por albert
    (Contacto Página)
    En el 2013 se podían ver 20 películas extranjeras y 15 más si estaban rodadas en formato 3D. En cambio las coproducciones se ven como películas chinas sin tener que pasar el díficil camino de ser escojidas para proyectarse en China, me parece que ese es el motivo real de los productores extranjeros.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Sí, he nombrado yo también que lo de la limitadísima lista de pelis extranjeras en los cines chinos puede ser un condicionante. Sin embargo, muy pocas de las películas que he citado (creo que sólo Iron Man 3) son coproducciones con participación china…

    ~~~
    Enviado por Diego Iván
    (Contacto Página)
    Sacando Her, Looper y tal vez (solo tal vez) Gravity y Pacific Rim, cuanto cine pedorro que se consume en el mundo (especialmente en China).
    Ahora recuerdo Snow Flower and the Secret Fan, 007:Skyfall (pero no recuerdo si está filmada en China en verdad, en cambio tiene toda una parte filmada en la isla de Hashima en Japón), Shanghai Calling…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Siempre ha habido cine comercial creo yo… Aunque quizá ahora, con el auge del 3D, a las grandes pantallas ya sólo van sobre todo las pelis de efectos especiales y aventurillas. Las otras mucha gente las ve en casa.

    El cine pedorro es para los niños y adolescentes sobre todo, pero marcará su vida… Mira nosotros, los de treintaytantos, estamos que no cagamos con Indiana Jones, los Gremlins o los Goonies.

    ~~~
    Enviado por Yulo
    (Contacto Página)
    Hablando de Indiana Jones, todavía recuerdo que el inicio de Indiana Jones y el Templo Maldito (la del maloso arrancacorazones), comienza en Macao, en la Rue de la Felicidade (creo que se llamaba)y donde aparecia Tapón, que nunca supe si era el mismo niño asiatico de los Goonies….

    ~~~
    Enviado por Diego Iván
    (Contacto Página)
    Perdóname pero los Gremlins e Indiana Jones (hasta la 3) no tienen nada de pedorras… El cine comercial de los 80’s de EEUU es muchísimo mejor que las mierdas de ahora, llenas de efectos especiales y guiones sin ideas. Yo tengo los huevos al plato de las películas de Superheroes y el cine catástrofe, vaya al país que vaya, están por todos lados, dios! Creatividad 0

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Hombre un poco de pedorras sí son… Lo que pasa es que las tenemos un poco idealizadas porque son de nuestra infancia. Les pasará lo mismo a los niños de ahora con las que no nos gustan a nosotros, las de los Vengadores y tal, a ellos les traerán buenos recuerdos.

    Yo coincido en que prefiero Indiana Jones a Iron Man, pero es lo mismo: aventuras, efectos especiales, persecuciones, acción… Con más efectos ahora, pero cine palomitero.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    por cierto, debo ser una de las pocas personas en el mundo que conoció la aventura de En Busca del Arca Perdida por libro antes que por película… Se hizo un libro que adaptaba la película (en aquellos tiempos se hacían esas cosas) y me lo leí. Debía tener 8 años y debe ser uno de los primeros libros que leí.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Yulo: pues no lo sabía, pensé que era Shanghái… vamos, que en la historia es Shanghái, pero no sabía que lo habían grabado en Macao.

    ~~~
    Enviado por Diego Iván
    (Contacto Página)
    A mi última novia china le hacía ver cine de los 80’s y se caía de culo al ver que eran mucho mejores que las películas de ahora. Así que nada de pedorras, y tampoco pasa por la nostalgia, es cómo ver Rocky (quedó alucinada al verla), una de las mejores películas de su época. Simplemente el cine de ahora tiende a ser una mierda, incluso el cine arte.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Las opiniones de novios y novias no cuentan, que a veces te dicen que les gusta una cosa sólo para tenerte contento 😀

    Yo sigo creyendo que influye un poco el paso del tiempo, que le da a todo aires míticos… Pero vamos, es mi opinión, no demostrable hasta dentro de otros 20 años.

    ~~~
    Enviado por Jose Lagos A.
    (Contacto Página)
    ¿Haz visto los trailers honestos en youtube? son muy buenos y en el de transformers 3 se burlan de manera genial de los trucos de la pelicula por atraer al publico chino, te los recomiendo.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Voy a verlo… Las películas de Transformers (un timo para vender juguetes de Bandai) me parecen uno de los mayores truños de la historia, así que tengo ganas de ver cómo se las cargan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.