China jurásica

Los domingos por la tarde intento buscar un hueco para escribir aquí, pero hoy es lunes y ayer no pude publicar nada porque me fui de excursión a la cordillera de Jura, que tengo a menos de 10 kilómetros de mi casa. Subí a su cota más alta (1.720 metros) y aunque no sea el Himalaya acabé destrozado física y mentalmente, así que luego no me pude acercar ni a dos metros del ordenador.

El Jura desde lo más alto: al fondo, el pico de Reculet.

Jura es una cordillera modesta al lado de los cercanos Alpes, está claro, pero este lugar fue el que dio nombre al periodo Jurásico, una de las tres partes de la Era Mesozoica, la era de los dinosaurios. Aunque también hubo grandes dinosaurios en los periodos Triásico y Cretácico, el Jurásico ha quedado ligado para siempre con los grandes reptiles gracias sobre todo a la saga cinematográfica que inició Spielberg. El llamar a un periodo geológico de la Tierra como Jurásico fue idea del científico Alexander von Humboldt (famoso en España y Latinoamérica por las expediciones que hizo a las Américas), pues al visitar el Jura entendió que sus pliegues podían corresponder a una época que entonces no había sido separada de otras.

Aprovechando que el Jura me hizo recordar a los dinosaurios (aunque ayer más que grandes reptiles lo que vi fue cuatro bellos ejemplares de lo que en el Pirineo conocemos como sarrios) voy a hablar hoy de dinosaurios descubiertos en China en las últimas décadas. Un tema que, admito, nunca he dominado demasiado por una sencilla razón: cada vez que unos paleontólogos culminaban un descubrimiento histórico en tierras chinas, algo que solía ocurrir aproximadamente dos veces por semana, en vez de contarlo en medios chinos lo publicaban en la revista Nature, así que nunca, repito, NUNCA, escribimos sobre dinosaurios chinos desde las oficinas periodísticas de Pekín, porque ya lo habían hecho nuestros compañeros de Londres.

Antes de empezar a citar especies, quería comentar la curiosa circunstancia de que mientras en Occidente usamos el término «dinosaurio», que en griego significa «lagarto terrible», en mandarín a estos animales los llaman konglong (恐龙), que traducido literalmente es «dragón terrible».

China es desde hace bastantes años una gran meca de la paleontología, con yacimientos en todo el país y algunos de ellos con especies únicas, que sólo se han encontrado en esa parte del mundo. Son especialmente famosos los descubrimientos en el norte chino, en zonas como Mongolia Interior o la provincia de Liaoning, pero también se han encontrado dinosaurios en el centro, este y sur de China. En el desierto de Gobi, que comparten chinos y mongoles, se descubrió, por ejemplo, el velociraptor, hoy en día famosísimo por ser el principal malo de la saga Parque Jurásico.

La lista de dinosaurios descubiertos en China es tan larga que sólo mencionarlos uno a uno podría ser agotador, pero por destacar alguno, diré que por ejemplo en Liaoning se encontró en los años 90 el primer dinosaurio con plumas, bautizado posteriormente como sinosauropterix. El prefijo «sino», que revela el origen chino de algunas de estas especies, está presente en al menos una docena de dinosaurios.

Sinosauropterix, con su famosa cola rayada y sus plumas, tan pequeñas que podrían confundirse con pelo.

Tras este descubrimiento, en China, especialmente en Liaoning, se descubrieron muchos otros dinosaurios emplumados, por lo que los expertos consideran que el país es ideal para estudiar los vínculos de los dinosaurios del ayer con los pájaros de hoy. El mayor dinosaurio con plumas que se conoce, denominado yutyrannus, también fue encontrado en tierras chinas hace unos años.

Era una especie de tiranousaurio con plumillas.

Otro dinosaurio emplumado chino es el anchiornis, uno de los que mejor se conoce cuál era su color original (en muchos otros casos, estos animales se reconstruyen sin todos los datos necesarios y hay que imaginar en parte su forma y pigmentación).

Anchiornis.

Un cuarto pájaro-dinosaurio famoso de China es el microraptor, que tenía cuatro alas.

Microraptor.

En China también se descubrió el primer fósil de pájaro con un huevo dentro. También el primer dinosaurio que se conoce con alas semejantes a las de los murciélagos, un animal al que se le ha puesto un nombre muy mandarín pero que no parece de dinosaurio: el yi qi.

Yi qi, el horror hecho realidad: una paloma gorda con alas de murciélago.

Aunque muchos de estos animales eran de tamaño pequeño, alejado de la idea que tenemos de los dinosaurios, en China también se han descubierto dinosaurios de gran tamaño, como el gigantoraptor, otro emplumado animal que se encontró en Mongolia Interior a principios de este siglo y que podía medir unos cinco metros de altura.

Gigantoraptor.

Los grandes descubrimientos en China han propiciado una avalancha de dinosaurios con nombres que suenan muy chinos: ganzhousaurio, huabeisaurio, yunnansaurio, changchunsaurio, liaoningosaurio, zhejiangosaurio, lufengosaurio… pareciera que las ciudades y provincias chinas compiten por bautizar lagartos -perdón, dragones- terribles.

Tsingtaosaurio, porque la ciudad no sólo le da nombre a una cerveza.
Confuciusornis.

2 Comentarios

    • Sobre todo de lejos, que no se acerque ninguno a tu casa…

      Este artículo lo tenía pendiente desde que hace unos meses me vi las seis pelis de Parque Jurásico de una tacada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.