China y los Fisac

 

 

Desde hace unos meses escucho compulsivamente documentales de Radio Nacional de España, unos excepcionales programas que, en ocasiones usando documentos sonoros con muchas décadas de antigüedad, cuentan de forma fantástica desde grandes biografías de personajes a veces olvidados (espectacular, por ejemplo, el de Urtain, o el de la Bella Dorita) a grandes y pequeños hechos de la Historia, sobre todo ocurridos en la España del siglo XX.

Escuchando sin parar estos documentos, he conocido la figura de Miguel Fisac, uno de los arquitectos fundamentales de la España del pasado siglo. El documental lo presenta como un arquitecto que supo llevar las ideas contemporáneas de la arquitectura europea a una España franquista en la que lo que se quería imponer era una vuelta a los estilos de la España «imperial», algo así como copiar el Monasterio del Escorial una y otra vez. Además Fisac tuvo el valor de llevar los estilos más rompedores a un mundo a veces tan conservador como el católico, edificando las nuevas iglesias de la segunda mitad del siglo XX, las de los nuevos barrios de inmigrantes a las grandes ciudades españolas. He de confesar que personalmente no me gustan las iglesias contemporáneas, ni las de Fisac ni las de otros arquitectos, pero bueno, ese es mi problema. Fisac, por cierto, era un hombre muy religioso, y hasta fue miembro numerario del Opus Dei (y amigo personal de Escrivá de Balaguer), pero se salió de la orden por sus desacuerdos con ella, y se sumó al espíritu reformista del Concilio Vaticano II, lo que en su obra se traducía en unas iglesias menos opulentas, usando más ladrillo que mármol, más cercanas al pueblo.

Otra cosa que me ha interesado de Fisac al escuchar el documental radiofónico, y que justifica así su presencia en este blog, es su interés por Oriente. Por ejemplo, él contaba en una entrevista (que aparece parcialmente en el documental) que una de las bases de su estilo descansaba en una cita atribuida a Lao Tse, el fundador del taoísmo, en la que se dice que «la arquitectura no son cuatro paredes y un tejado, sino el espacio que queda entre ellos». En definitiva, sencillez y menos barroquismos.

También parece que influyó mucho en la obra de Fisac un viaje que en los años 50 realizó a Japón y otros países de Asia Oriental, en el que quedó impresionado por la arquitectura tradicional asiática y seguramente tomó ideas para una de sus obras más famosas, los laboratorios JORBA (más conocidos por el apodo popular de uno de sus edificios, «La Pagoda»), que ilustran el comienzo de este post. Esta obra, que se encontraba en la Avenida América de Madrid, fue inexplicablemente demolida en 1999. Se encontraba en la salida por carretera a Zaragoza, por lo que yo la veía cuando estudiaba en la Universidad Complutense y viajaba los puentes y vacaciones a Huesca en autobús (junto a otros famosos edificios como las Torres Blancas, que ésas sí que aún siguen allí).

Demolición de «La Pagoda», hace 15 años.

Otro hecho que resalta el interés de Fisac por Oriente es que fue uno de los primeros intelectuales españoles que, ya en los años 50, empezó a decir lo que ahora se dice tanto: que China «era el futuro» (y ojo, él lo decía cuando China estaba en uno de sus momentos más calamitosos). Esto llevó al arquitecto a contratar a una institutriz china para educar y enseñar mandarín a su hija, Taciana Fisac, que actualmente es una de las principales sinólogas de España. Antes de escuchar el documental yo pensaba que Taciana Fisac tenía ascendencia rumana (quizá porque el apellido me sonaba a los Cárpatos) pero bueno, ya me he librado de ese craso error.

Taciana Fisac, para quien no la conozca, fue de jovencita la traductora de los Reyes de España cuando viajaron a China a finales de los años 70, en la primera visita destacada de unas autoridades españolas al gigante asiático. También fue ella, o al menos ella en colaboración con una encuesta popular, quien bautizó con el nombre de «Chulín» al oso panda que pocos años después, en 1982, nació en el Zoo de Madrid, y que era hijo de una de las osas que los chinos regalaron precisamente a los Reyes en el mencionado viaje al país asiático.

Esto ya lo he comentado en posts anteriores, pero volveré a decir que aquel nombre estaba muy bien traído porque por una parte sonaba a chino (y suena muy parecido a «zhu lin» 竹林, que significa «bosque de bambú», el hábitat de los pandas) pero además jugaba con el hecho de que el panda era «chulo» tanto en el sentido de «guapo» como en el de «madrileño» (chulapo). Un nombre lleno de dobles sentidos, como les gusta a los chinos.

Chulín, por cierto, fue el primer oso panda nacido en Europa, aunque no el primero nacido fuera de China: ese honor recae en «Tohui», nacido en 1981 en el zoo mexicano de Chapultepec. Los dos fueron celebrados con canciones infantiles, y en ambas se recalcaba que los pandas «aún no andan». Un post que empezó con un arquitecto ligado en sus orígenes al Opus acabará con Yuri y Enrique y Ana, así de extraños son los desvíos que a veces toma mi mente.

1 Comment

  1. Enviado por Adrián Martínez
    (Contacto Página)
    El derribo de «La Pagoda» dejó una herida en el orgullo de muchos arquitectos españoles, entre ellos algunos de mis profesores que siempre que pueden nos lo recuerdan. Discursos y diatribas arquitectónicas aparte, dejando a un lado sentimientos nostálgicos y la peculiaridad del edificio, a mi me parece más bien feo (si alguno de mis profesores está leyendo esto que sepa que quise decir «de estética susceptible de controversia» ).

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    A mí tampoco me gusta demasiado, pero quizá si tuviera 300 años de historia lo vería con otros ojos… A veces lo que hace interesante un edificio es el paso del tiempo.

    ~~~
    Enviado por Kailing
    (Contacto Página)
    Creo que aparte de la belleza o no del edificio, era famoso por cosas mas objetivas, como diseño, tecnicas de materiales, soluciones arquitectonicas… Eso es tambien importante de mantener, conservar… en definitiva es la creatividad del artista, que para hacer copias de cosas clasicas ya tenemos muchas, especialmente en China. Te puede gustar o no la Sagrada Familia de Gaudi, pero arquitectonicamente tiene valor, esteticamente quiza nada mas en el ojo del que ve, como toda belleza.

    ~~~
    Enviado por Edgar CM (De Carlo)
    (Contacto Página)
    CHCH: Viendo el artículo, bueno, la mente humana es tan amplia para la creatividad, que nos sorprende cada día más, por otro lado, también está el gusto por parte del diseñador basándose en el punto de vista que tiene él de ver el mundo en el medio, ya la gente juzgará si les gusta o no, por que hay gustos de todo y para todos.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Eso decía en el post, que mi gusto es problema mío… No era relevante en el articulo pero lo puse, por darle un toque personal al asunto.

    ~~~
    Enviado por Edgar CM (De Carlo)
    (Contacto Página)
    CHCH: En eso tienes razón, pero lo curioso de los gustos es que curiosamente, tanto a usted o como yo, podemos tener los mismos gustos, también puede ser, que a mí me guste una cosa y a usted no, o a usted te guste otra cosa y a mí no, es cuestión de gustos, como la película el Pagafantas por ejemplo, a mi en personal la cinta me gustó, por que al decir verdad me gusta las películas humorísticas, pero no hago de lado las películas de drama, acción y de películas basadas en obras épicas, como El Señor de los Anillos, por decir algún ejemplo, u otro ejemplo, mis gustos por las mujeres chinas, que es otro gusto mío, que bueno, casarme con una de ellas, ya duerme o muere en el sueño de los justos, jejeje, pero solo Dios sabrá que pasará más adelante, al rato seré algún misionero o sacerdote de la orden franciscana.

    Un abrazo.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Igual era un humor muy para españoles de España… A mí sí me gustó pero entiendo que en otros países no gustara.

    ~~~
    Enviado por Edgar CM (De Carlo)
    (Contacto Página)
    CHCH: Lo curioso de aquella película del Pagafantas, es que a mí me dejó un mensaje o una moraleja, y es que no hay nada mejor que ser uno mismo, si hay gente que no le gustó la película, ni modo CHCH, nadie es un billete de 500 euros para quedar bien con todo el mundo.

    Bendiciones!!

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    a mí me quedó la idea de «soy un pagafantas», porque anda que no he encontrado chicas así… Y supongo que a otros les ha pasado lo mismo.

    ~~~
    Enviado por Edgar CM (De Carlo)
    (Contacto Página)
    No eres el único CHCH, hay veces me siento como un Pagafantas más, pero pienso que las mujeres de hoy se volvieron un poco más complicadas, y desgraciadamente nadie es una fajilla de 500 euros para quedar bien con todo el mundo.

    Bendiciones!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.