Chinochano goes to Bollywood

Este blog, dedicado principalmente a China, se está tomando un paréntesis para hablar principalmente de su vecina la India, el otro gigante asiático. ¿Durante cuánto tiempo? Hasta que deje de salir este mensaje).

Bombay, la ciudad de la que hablé en el post más reciente, es como sabréis el centro del prolífico cine indio, más conocido como Bollywood. Si se visita Bombay, es casi obligado ir a ver una película india, así que eso hice en los Sterling Cineplex de al lado de la estación central. Vi una película fantástica -o que me pareció fantástica-, una comedia romántica muy bien rodada y muy emotiva llamada Loveshhuda (“¿Amor Puro?”). Grabada en Londres e Islas Mauricio (lugares donde hay muchos indios), la película cuenta la historia de encuentros y desencuentros de dos jóvenes con dos bodas de por medio.

La película tiene canciones y bailes con cientos de artistas en escena, como suelen tener todas las películas indias, aunque no tanto como me hubiera gustado, principalmente para recrear las despedidas de soltero de las dos bodas.

También tiene besos en los morros de los protagonistas, algo que me sorprendió mucho, porque creo que hasta hace bien poco estaban prácticamente prohibidos en el cine indio.

Quedé prendado desde el minuto uno de la protagonista, una reciente Miss India llamada Navneet Khaur Dhillon de la que seré fan todo el resto de mi vida aunque olvide su largo nombre y no vea ninguna película suya más.

Asombroso es el hecho de que entendí más o menos toda la película, pese a que ésta era en hindi y sin subtítulos. Pero ya me habían avisado de que si iba a ver una peli india la iba a entender sin problemas. Primero, porque los argumentos no suelen ser muy complicados: en este caso un chico que se enamora de una chica pero no puede irse con ella porque se está casando con otra. En segundo lugar, porque de vez en cuando, en las conversaciones, introducen alguna que otra frase en inglés que te ayuda a recuperar el hilo de vez en cuando (esto de mezclar hindi e inglés lo vi hacer en el mundo real también a algunos indios cuando conversaban entre ellos, sobre todo jóvenes). En tercer lugar, los indios tienen unas expresiones faciales muy similares a las de los europeos, y los actores indios tienden a exagerarlas, lo cual choca con muchas películas chinas donde los actores son estatuas de hielo (algo que, dicho sea de paso, los distancia mucho de los chinos de verdad). Lo de la expresión o falta de ella en las películas de cada país me tiene fascinado, porque creo que proviene de sus tradiciones teatrales, algunas de ellas con siglos de historia.

Bueno, que me voy del tema, lo que quería decir es que el cine indio me dio una gran lección, porque yo fui a la butaca pensando que la película me iba a parecer ridícula -entre en el cine dispuesto a reírme del film, honestamente hablando- y acabé enganchado a la historia y casi aplaudiendo en los créditos, aun consciente de que estaba viendo cine comercial y sin pretensiones. Bollywood me dijo: “Sí, seguid haciendo YouTubes haciendo burla de nuestros números musicales, pero sabemos hacer cine”.

En realidad, las dos películas indias que he visto completas en la vida -quitando escenas graciosas de YouTubes- me han encantado. Además de esta comedia romántica, hace años vi Lagaan, la única película india en casi 30 años que ha estado nominada a los Oscar. Es una película muy de estilo Spielberg: aventuras, grandes escenarios, épica hasta el final… Va de un pueblo indio que en el siglo XIX es retado por los malvados británicos a derrotarles en un partido de cricket -deporte que hoy en día es la pasión nacional de los indios, pero que los del pueblo decimonónico no conocen- si quieren salvar sus vidas. Una especie de “Evasión o Victoria” pero con bailecitos en el desierto indio.

Además, las veces que el cine occidental ha estado en la India, le han salido películas fabulosas: Gandhi, Pasaje a la India, Slumdog Millionaire… Hasta la escena india de Moulin Rouge -peliculón supremo-, un homenaje a Bollywood, es maravillosa.

Larga vida al cine indio, a ver si este año que Bollywood celebra una gran fiesta en Madrid aprovecha para entrar más y mejor en el mercado en español y nos regala más peliculones (aunque le pasa como al cine chino, que con el enorme mercado interno que tienen no se molestan mucho en ir al exterior).

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.