Chocolatitos tras un septenio

En septiembre de 2007 visité Nueva York, escribí algunos posts en este blog sobre mis impresiones de aquel viaje, y una de las cosas que comenté entonces (aquí, concretamente) fue que la gigantesca tienda de M&Ms (o Emanems) que había en Times Square era perfecta para ser exportada a Pekín. En la capital china algo así tendría mucho éxito, decía yo entonces. Ese toque kitsch y el enorme exceso de montar una tienda de varios pisos sólo para vender píldoras de chocolate me parecían algo perfectamente trasladable a tierras pequinesas.

Una de las fotos que hice entonces a la tienda de Manhattan.

Siete años han tardado los chocolates que se derriten en tu boca y no en tu mano en escuchar mis plegarias, pero al fin lo han hecho, aunque no han respetado mi idea del todo: la primera tienda de M&Ms en Asia se abrió el pasado mes de julio en China, mas no en Pekín, sino en Shanghái. Pocas semanas después de su inauguración, visité la Perla de Oriente y me la encontré sin buscarla (no era difícil, porque está en la Calle Nanjing, que es un poco como el Times Square shanghainés). Tomé algunas fotos, rememorando mi viaje neoyorquino:

Todos esos tubos de colores están rellenos de Lacasitos yanquis.

La tienda de Shanghái es parecida a la de Nueva York, con varios pisos también donde los M&Ms sirven de multicolor decoración de las paredes. El principal cambio entre una y otra es que las mascotas que representan a estos dulces cambian los disfraces estadounidenses que llevaban en la Gran Manzana por otros más apropiados para China en el establecimiento shanghainés.

En Nueva York…

…y en Shanghái.

En fin, que me llena de orgullo y satisfacción que mi deseo/propuesta/tontería de 2007 se haya cumplido, aunque haya tardado un septenio y se haya desviado unos cientos de kilómetros. Voy a pedir algo más, a ver si en 2021 lo tenemos: deseo un tren de alta velocidad Madrid-Pekín.

ACTUALIZACIÓN (25/2/2015): He visitado otra tienda de Emanems, en Las Vegas, y en ella las mascotas de estos chocolates iban disfrazadas de Marilyn Monroe, así como de Frank Sinatra y los otros cantantes que hicieron glamouroso el lugar (el Rat Pack, vaya).

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.