Ciudad china
busca efecto Guggenheim

En octubre de 2017, el puerto de Binhai, a 60 kilómetros de Tianjin, inauguró una biblioteca diseñada por un estudio arquitectónico holandés. En realidad era una especie de zona de descanso dentro de un centro comercial situado donde Napoleón perdió el gorro, y muchos de los libros de sus estantes ni siquiera eran reales sino que estaban pintados en la pared, pero las fotos del lugar se hicieron virales en internet, dentro y fuera de China, y el lugar se puso de moda en cuestión de semanas.

Fue un ascenso al olimpo de la fama espectacular. Televisiones de todo el mundo, incluyendo españolas como TVE o Antena 3, fueron a grabar imágenes de ella para sus reportajes. La biblioteca de Binhai, pese a su difícil acceso (el metro más cercano está a unos 45 minutos andando) se convirtió en lugar obligatorio de visita para los turistas en Pekín, y la gente se reservaba un día para visitarla como si de la Muralla China se tratara. Quién lo hubiera dicho de un sitio que dos años antes había sido presentado poco menos que como el Chernóbil chino (de forma un tanto exagerada, a mi entender).

Esa biblioteca, que yo visité en los últimos días de mi estancia en China y tengo que admitiros que me pareció uno de los sitios más sobrevalorados del mundo, es quizá el mejor ejemplo en el país del famoso «efecto Guggengheim», ése que consiste en poner en el mapa turístico global una ciudad que hasta entonces era ignorada gracias a un nuevo edificio o monumento, en general modernillo y calatravesco. A Binhai en realidad ni siquiera le hizo falta eso, sólo decorar de forma espectacular un espacio dentro de un edificio, lo cual sorprendió a todos, seguramente también a ellos mismos.

Como en su día ocurrió en la España precrisis, muchas ciudades chinas intentaron imitar este efecto Guggenheim (aunque en el resto del mundo lo llaman «efecto Bilbao»), y seguramente tuvieron más éxito que en las urbes españolas, porque el turismo interno chino es muy potente y fácil de atraer con el truco de «vente aquí para hacerte una foto espectacular, aunque haya poco más que hacer». Pocas han conseguido la atracción internacional de Binhai, pero muchas más lo seguirán intentando.

Os muestro algunos ejemplos, pero si sabéis alguno más me lo podéis decir en los comentarios o en las redes sociales (no valen sitios de ciudades ya antes famosas para el turismo como Pekín, Shanghai o Cantón, aunque también tengan muchos ejemplos de obras erigidas por arquitectos estrella).

Anillo de la Vida (Fushun, provincia de Liaoning): Esta estructura de más de 150 metros de alto es una especie de versión perfeccionada de la Puerta al Oeste de Saint Louis (EEUU), y como ella se puede ascender hasta su parte más alta mediante un ascensor curvo.
New Century Global Center (Chengdu, provincia de Sichuan): Quizá su aspecto exterior no llame mucho la atención, pero destaca porque es el mayor edificio del mundo en lo que respecta a superficie de suelo (esto es, multiplicando su planta por el número de pisos que tiene). Yo lo visité hace un par de años, y en su interior tiene oficinas, hoteles, cines, centros comerciales, un parque acuático, una pista de hielo y quién sabe qué más, porque pocas personas se lo han recorrido entero y han vivido para contarlo.
Hotel Nuevo Sheraton (Huzhou, provincia de Jiangsu): El lago Taihu es uno de los más visitados por los turistas chinos, aunque muchos prefieren hacerlo desde la famosa Suzhou o, como mucho, desde la cercana Wuxi. Huizhou, otra gran ciudad a orillas de ese lago, ha pensado que la mejor manera de intentar quitar visitantes a sus más populares vecinas es erigir un enorme hotel con forma de dónut.
Guangxi New Media Center (Nanning, región autónoma de Guangxi): Este edificio se volvió casi tan viral como la biblioteca de Binhai el pasado año, cuando se publicaron supuestos vídeos de fuegos artificiales en forma de chorro saliendo de su edificio más alto, lo que hacía parecer a todo el conjunto, no me voy a andar con eufemismos, un pene con testículos eyaculando. Lo cierto es que el vídeo era fake, pero dio igual, hizo que el sitio ganara mucha fama y seguramente muchos visitantes.
Auditorio de Xuzhou (Xuzhou, provincia de Jiangsu): Alberto, en los comentarios a este post, nos mencionó esta nueva edificación. En el sector de los auditorios los arquitectos se ponen las botas en China, la verdad. No lejos de este auditorio hay un museo (el edificio también es de estilo contemporáneo) donde se puede admirar un sorprendente y simpático miniejército de terracota, parecido al de Xian pero con figuras pequeñitas.

2 Comentarios

  1. Lo de la biblioteca cerca de Tianjin es digno de ver. En medio de un centro comercial como otros tantos (eso sí, grandísimo) pero mereció la pena. Como muy bien dices, tienen sus razones para construir este tipo d edificios, pero es de los pocos países,si no el único, que está haciendo una arquitectura tan innovadora en tantos sitios (en Beijing el Soho 1 que se parece al de Guangxi, y mira que ya tiene unos años, es precioso, de día y de noche). Yo, que viví en Xuzhou, el auditorio junto al lago es precioso, y acaban de inaugurar unos edificios ( centros comerciales y hoteles) increíbles.
    En mi universidad había un profesor arquitecto que además de clases estaba involucrado en varias construcciones y no dejaba de asombrarse de todos los proyectos, buenos, que tenían en mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.