Claros indicios de predestinación

 

 

 

Hablo un poco de chino, mi novia es del país, sé quién ha ganado la liga china de fútbol en los pasados cinco años, todos los días escribo cositas del Imperio del Centro… pero claro, vivo en China. ¡Así cualquiera, no tiene mérito! Pero… ¿qué sabía yo de China cuando era un niño canijo y vivía en la remota España? ¿Qué cosas, cuando era pequeño, me mostraron el camino a seguir en la vida, me indicaron que iría a parar al país más hortera del planeta? Las mascotas de Pekín 2008 me ayudan a mostraros las claves:

INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS

Uno de los primeros sueños de los que tengo recuerdo, y cuya impresión no se me quita, es la de soñar que estaba en un extraño país en el que todo era de color amarillo. Freud lo tendría claro.

TINTÍN

Si en aquella época alguien me preguntaba cuál era mi Tintín favorito (todos los tomos me los había leído una docena de veces) jamás dudaba. “El Loto Azul”. No es que soñara con viajar a China algún día, simplemente me parecía el libro en el que las aventuras eran más trepidantes.

MIS PAPÁS

Mis padres raramente iban a comer de restaurantes, y mucho menos toda la familia en pleno. Pero recuerdo, como si fuera ayer, cuando ellos, dos de mis hermanas y yo fuimos emocionados a comer al entonces nuevo restaurante chino “Gran Muralla”, el primero que abría en Huesca, a mediados de los 80. Entrar en el establecimiento fue para nosotros todo un “culture shock”: los palillos, los camareros chinos (por aquel entonces se veían pocos), las salsas extrañas… Una sensación imborrable.

LA MÚSICA

Mi hermana y yo pasábamos horas jugando a hacer palmitas con la siguiente canción:

Soy el chino capuchino mandarín rin rin,
de la era de la era del Japón pon pon,
mi coleta es de tamaño natural ral ral,
y con ella me divierto sin cesar sar sar.
Al pasar por un cafetín tin tin,
una china me estiró del coletín tin tin:
oye china que no quiero discutir tir tir,
soy el chino capuchino mandarín rin rin.

LA PRENSA

La principal noticia que apareció én la portada de los periódicos el día en que nací, 3 de agosto de 1976, fue el terremoto de Tangshan, en China, que había sido a finales de julio, pero hasta días después no se hizo público. Murieron 280.000 personas, en uno de los peores seísmos de la historia.


Años después: otra premonición.

Era el verano en que hice prácticas de reportero local en el “Diario del Altoaragón”, y todavía no tenía ni la más remota idea de que acabaría trabajando en China. Un día, el redactor jefe me mandó que hiciera la página de internacional. Sólo había que colocar en la maqueta teletipos de EFE, muy sencillo. Aquel día había algo importante de China, no recuerdo qué, así que lo coloque en el ordenador, pero en la sección de firma, en vez de poner “EFE” me despisté y escribí mi nombre. Pocos minutos después, se escuchó una fuerte carcajada desde el despacho del redactor jefe: “Pero hombre, ¿qué haces tú escribiendo desde Pekín?”.

1 Comment

  1. Enviado por PinkPanther
    (Contacto Página)
    Muy bueno

    Se te puede contactar en algun lado?

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    esta noche me haré un email y lo publicaré aquí para que me contactes.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    chinochano2008@yahoo.es

    ~~~
    Enviado por Eva
    (Contacto Página)
    me he reido mucho con el bañador…que bueno, todavia me estoy riendo… Deduzco que eres de Huesca, pues yo soy de Zaragoza.
    Saludos desde USA

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    ey, pues sí, soy de Huesca. Un saludo de otro expatriado aragonés!!!

    ~~~
    Enviado por Javier
    (Contacto Página)
    Olvidas la más famosa introducción, única y básica, a la gastronomía del divino imperio: el flan chino mandarín.
    😉

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Bueno, es que el post va de cosas que me influyeron en la infancia, y el flan ese no me influyó mucho… En mi casa se comían flanes Danone de huevo y de vainilla, realmente inmejorables, salvo el flan casero de mi madre o mis hermanas, claro.

    Eso sí, el flan chino el mandarín ilustra el primer post que se hizo en este blog, para que no se diga…

    ~~~

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.