Colorado búfalo

En el último post hablé del Kakonizado aeropuerto de Guilin… Pero la omnipresencia del futbolista-predicador no es lo único destacable de ese aeródromo de provincias, que en realidad me tiene fascinado… Podría dedicarle a partir de ahora todos mis posts, ¿qué os parecería?

Por ejemplo, el aeropuerto de Guilin tiene algunos de los más chocantes ejemplos de chinglish, esa lingua franca que resulta de traducir carteles chinos al inglés usando traductores gratuitos de internet, o peor, gente sin idea ninguna del idioma de Chespir pero con un diccionario Vox a mano.

En todo caso, hay cosas que ni los diccionarios ni en Google Translator pueden explicar, son ya asuntos sobrenaturales. Como en el caso de este menú del bar que había en la zona dutifrí:

Recapacitemos al hilo de la imagen…

La versión china de la bebida dice lo siguiente: 红牛

Una búsqueda rápida en diccionarios, de papel o digitales, debería de inmediato dilucidar que 红 significa «rojo», y 牛 «vaca», u otras especies del ganado vacuno.

Es decir, que el traductor de la carta de bebidas podría habernos salido con «Scarlet Cow» («Vaca escarlata»), «Reddish Veal» («Ternera rojiza»), o, yo qué sé, «Red Bull», que era,a fin de cuentas, el nombre de la bebida en cuestión, un nombre que, creo, aparece también en las latas de esta marca vendidas en China…

Entonces, teniendo en cuenta lo anterior, ¿cómo es humana o sobrehumanamente posible que el autor del menú haya puesto FOLLICLE-STIMULATING HORMONE DRINKS?

Tres teorías al respecto:

– En vez del nombre, optó por traducir -de mala manera- una parte de la lata en la que se detallaban ingredientes y descripciones del producto. Pensando, quizá, que hay que leer siempre la letra pequeña.

– En vez de sacar los resultados de la traducción del Red Bull, al avezado intérprete se le cruzaron los cables y puso la traducción del título de un libro sobre alquimia manuscrito en el siglo XIII por monjes benedictinos.

– El autor del menú se tomó cinco Red Bulls mientras trabajaba y todo le parecía fantástico, de hecho se puso a traducir cuatro cosas a la vez con manos y pies y no durmió en tres semanas.

En fin, siempre nos quedará la duda.

Para terminar los relatos de Yangshuo, con sus montañitas, sus anuncios de Kaká y sus bebidas estimuladoras de folículos, quería señalar también que en la zona vi motos falsas de tres de las grandes marcas japonesas. Y con las pruebas del delito termino los posts yangshuenses.

(«Keweseki», por si no se ve claro).

1 Comment

  1. Enviado por jose
    (Contacto Página)
    Jajajaja, el Chinglish es genial!Hay un grupo en Facebook dedicado a ese peculiar idioma.

    ~~~
    Enviado por adriana
    (Contacto Página)
    El chinglish nunca decepciona, que ganas de volver a China.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    luego está el chiñol, pero de ése ya hemos hablado otras veces…

    ~~~
    Enviado por Xiaolu
    (Contacto Página)
    Buenísimo ejemplo de manual e chinglish!

    Por cierto el otro día me enteré del (ya viejo) reataurante: «Translate server error» (vínculo aquí: http://www.adweek.com/adfreak/then-well-grab-bite-404-not-found-15632).

    Ante cosas así te planteas si no lo hicieron a propósito. Ante el caso «FOLLICLE-STIMULATING HORMONE DRINKS» te planteas si el colega no sacó la traducción del Necronomicón (o cualquiera de las tres hipótesis mencionadas en tu entrada). De mear y no echar gota.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    aaaaaaaaaah es buenísimo!!!!!

    ~~~
    Enviado por Aorijia
    (Contacto Página)
    Hombre, no os pongáis tiquismiquis 😀 El Red Bull estimula los folículos, no se puede negar.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    y la Coca Cola disuelve los filetes, pero no por ello en el menú lo dicen (todavía) 🙂

Responder a chinochano Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.