¿Cómo no ser Fan de Bingbing?

 

Es curioso que ésta mi web haya desdeñado durante años el hablar de la que probablemente es la china más famosa de la última década, la actriz Fan Bingbing. En China la tenemos constantemente en anuncios, carteles del metro, y claro está, en las películas, y quizá ante tanta sobrexposición la aborrecí un tanto y la condené a una especie de boicot aquí. Cubramos esa injusticia con este texto, que como podéis comprobar, vuelve a usar el idioma español después de que en los dos anteriores experimentara un poco con el inglés.

Fan Bingbing es una de las actrices mejor pagadas del mundo, Hollywood incluido. Ganó fama por su papel protagonista en una película soberbia, Lost in Beijing, que podéis ver íntegramente en este enlace de YouTube, al menos hasta que un día sus autores se enteren y la retiren por no tener los derechos adecuados.

Con una de sus últimas películas hasta la fecha, I am not Madame Bovary (que no he visto, estoy muy perdido con el cine chino últimamente) logró la Concha de Plata a la mejor actriz en el último Festival de Cine de San Sebastián. Es su mayor premio internacional por ahora, y lo recibió muy emocionada.

Su gran fama en China no ha pasado desapercibida en Hollywood, donde ha habido intentos de contratarla para atraer al público chino con su presencia en algunos repartos, pero parece ser que su inglés no es muy allá, lo que le ha impedido lograr grandes papeles. De hecho, sus dos únicas apariciones en filmes estadounidenses han sido en peliculuchas de superhéroes, que hoy por hoy son un subproducto indigno de ser llamado cine. Concretamente, es la superheroína mutante Blink en la séptima película de los X-Men (o la octava, yo qué sé, ¿a alguien le importa?) y en Iron Man 3 aparece en unas escenas extra que sólo se rodaron para ser mostradas en los cines chinos, completamente prescindibles y que os pongo aquí para que os riáis del descarado product placement que sale al principio, digno de los peores episodios de Médico de Familia.

Hasta aquí la parte cinematográfica de Fan Bingbing, que casi diría yo que es la menos interesante de su carrera, porque lo que esta chica de Qingdao de verdad hace bien es vestir: es, de hecho, posiblemente la persona más elegante del mundo hoy en día. Sus espectaculares vestidos en las alfombras rojas de los festivales, sobre todo en el de Cannes, le han convertido en un icono planetario de la moda.

Su gran salto al mundo fashion lo dio en el ya mencionado Cannes, en 2010, cuando vistió esta maravilla que sólo a ella le puede sentar bien:

Ese vestido, como digo, la catapultó al estrellato de la moda: es el que viste su figura de cera en el museo de Madame Tussauds en Shanghai, y hasta la fabricante de muñecas Barbie hizo una pequeña fanbingbinita que lo lleva.

Desde entonces, cada vez que Fan se apunta a una alfombra roja, sobre todo las de Cannes, hay mucha expectación, y rara vez decepciona. Sin ser especialmente bella de cara -al menos para mi gusto- ni tener un cuerpazo, ha logrado ser la mejor modelo de los grandes fastos cinematográficos. We love you, Fan (perdón, me sobró un poco de inglés de los dos posts anteriores).

Cannes 2011.
Cannes 2012.
Cannes 2013.
Otra red carpet en Cannes 2013.
Cannes 2015.
San Sebastián 2016.
Cannes 2017, donde por fin ha “sacado tajada” de sus vestidos y ha sido miembro del jurado, presidido por Pedro Almodóvar en esta edición. La mano extra de la foto es de la no menos bella y elegante Jessica Chastain, a la que he cortado vilmente para que no robe protagonismo a Bingbing.

 

4 Comentarios

  1. ¡sí! Me han pedido que insista también en sus dotes como actriz, que no me quede en lo superficial, así que bueno, ¡que es buena actriz también!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.