Contante y sonante

Los que hayáis pasado un tiempo en China o en algún país de por aquí cerca, como Corea del Sur o Japón, os habréis topado alguna vez en un banco o en una tienda del país con alguien contando dinero, y habréis quedado admirados por lo rápido que lo hace. Y no sólo lo saben contar así de rápido y bien los profesionales del comercio y las finanzas: es una habilidad que tiene prácticamente cualquier oriental.

Al principio solemos pensar que esto se debe a que los asiáticos son más materialistas y peseteros que nosotros, pero en realidad no es por eso, sino porque ellos tienen una táctica de contar, que se transmiten unos a otros y de generación en generación, mucho mejor que la nuestra. Quizá la idearon espoleados por la necesidad, ya que por ejemplo en China el billete de mayor denominación es de sólo 100 yuanes (poco más de 10 euros, el segundo billete más pequeño que tenemos en Europa) y es frecuente que acaben teniendo entre sus manos un grueso fajo de pasta a nada que tengan que comprar algo importante.

La diferencia más esencial entre su forma de contar y la nuestra es que nosotros los occidentales, para ver cuánto dinero hay, nos pasamos los billetes de una mano a otra, mientras que los orientales no cambian de mano los billetes en ningún momento. Más aún: los están agarrando con las dos manos mientras cuentan, así que además de más rápido se podría decir que es más seguro.

Así contamos nosotros en España (en general, a lo mejor hay alguno que usa otras técnicas):

El mundo del conteo de billetes es realmente fascinante: hay distintas formas de contabilidad manual en India, en África, en Oriente Medio o en Asia Central, y casi todas son mejores que la occidental. En el siguiente vídeo podéis ver muchas (la última, aunque sólo es atribuida por el vídeo a “EEUU, Canadá e Inglaterra” en realidad es la propia de la mayoría de los países occidentales).

Los chinos, de todos modos, no se contentan con tener un sistema de contar pasta mejor que el nuestro y hasta se entrenan para mejorarlo. De hecho, hay competiciones nacionales de contables para dirimir quién es el mejor del país, y recientemente la ganadora de uno de estos deportes fue esta chica que refuerza una vez más el concepto “nivel asiático”:

Como podéis ver en el vídeo, el secreto para mejorar la ya de por sí depuradísima técnica oriental de conteo de billetes es pasar los cinco dedos por los fajos de billets, en lugar de uno solo, lo que con un poco de práctica quintuplica la velocidad.

Tampoco estaría mal que vierais el siguiente fragmento del programa “China Tiene Talento” (sí, ellos también tienen ese formato), en el que una concursante demuestra igualmente que cuenta más rápido que la velocidad de la luz, o por lo menos más rápido que las máquinas profesionales de contar billetes que se usan en los bancos. Aunque el vídeo está en chino, lo importante no son las palabras, sino las imágenes.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.