Corea se cabrea

Estaréis ya al tanto de las tensiones que está habiendo últimamente en esta zona del mundo debido al problema de Corea del Norte. En mi opinión, las tensiones no provienen tanto de los norcoreanos (que llevan muchos años lanzando bravatas sobre lo mucho que quieren guerra y lo que van a zurrar a los surcoreanos) sino por el hecho de que Estados Unidos, con la llegada de Donald Trump al poder, les están haciendo caso y les responden con bravatas similares. Dos no riñen si uno no quiere, pero está visto que Trump ya está dominado por los halcones del Pentágono, y está dispuesto a intervenir en Siria, en Afganistán, en Corea del Norte y donde haga falta. Que hay mucho stock de armamento sin usar de la era Obama, oiga.

A falta de ver en qué acaba esta nueva ronda de tensiones de un conflicto que se curó mal en la guerra de 1950-53, y de esos polvos vienen estos lodos, lo que más me llama la atención es que estamos en un momento histórico en el cual todo el mundo se lleva mal con todo el mundo. Tradicionalmente había dos bloques (China y Corea del Norte por un lado, Estados Unidos y Corea del Sur por el otro) pero en los últimos meses, por diversas razones, los cuatro países están molestos los unos con los otros. Repasemos la situación:

CHINA: En estos momentos se lleva mal con Estados Unidos porque ve que Trump es muy poco diplomático en política exterior y lo quiere arreglar todo a lo bestia, cuando en Asia Oriental casi todo son equilibrios de poder (también en Taiwán, en el Mar de China Meridional, etc). Pero a la vez China se lleva mal con Corea del Sur, por aceptar (ya antes de la llegada de Trump) que Estados Unidos instale en su territorio un escudo antimisiles (es decir, misiles americanos) llamado THAAD que también podría alcanzar territorio chino, si un día las cosas no estuvieran bien entre Pekín y Seúl. Y al mismo tiempo, el régimen chino se lleva mal con Corea del Norte, porque su líder Kim Jong-un es mucho más bruto que su padre y entre otras cosas ha asesinado tanto a su tío como su hermanastro, que tenían negocios en China y eran una especie de puente entre los dos países.

COREA DEL NORTE: No creo que haga falta explicar su enemistad con Corea del Sur y Estados Unidos, que se remonta a la guerra de los años 50 y tiene orígenes ideológicos de los tiempos de la Guerra Fría. Sí que ha cambiado su actitud hacia China, a la que considera una traidora por plegarse a Estados Unidos y aprobar sanciones de la ONU contra ella, sanciones que incluyen que China no compre carbón norcoreano, lo que para Pyongyang supone graves pérdidas económicas. Este pasado fin de semana la propaganda norcoreana dedicaba un artículo contra China en la que la tachaba -sin nombrarla- de títere de los estadounidenses. Así conserva Pyongyang el único aliado que teóricamente tenía.

COREA DEL SUR: Tampoco hace falta explicar su enemistad con Corea del Norte, origen de todo el conflicto. Pero además hay que decir que el Sur no quiere reunificarse ya con el Norte, porque considera que sería un desastre para su economía (son los países del mundo con mayor diferencia de renta per cápita entre sí). En cuanto a las relaciones surcoreanas con China, al tradicional hecho de que Corea del Norte existe porque la protegió China durante décadas debe unirse la coyuntura actual, en la que China está ejerciendo presiones económicas (llamamientos a boicots de productos surcoreanos, limitación del turismo allí, etc) que no le van nada bien. ¿Y con Estados Unidos, su viejo aliado? Pues tampoco te creas que están en el mejor momento, porque hace unos días el presidente Trump dijo con ligereza que Corea había sido históricamente parte de China y eso ha molestado mucho a los surcoreanos. Yo, personalmente, no entiendo muy bien por qué, ya que Trump no dijo ninguna mentira, pero en fin, la gente es así de susceptible.

ESTADOS UNIDOS: Su aversión a Corea del Norte no hará falta aclararla, es probablemente la de mayor intensidad de todas las aquí expuestas (ésa y la inversa de los norcoreanos hacia EEUU, obviamente). Hacia China, a las diferencias ideológicas y económicas habituales se suma el hecho de que Trump lleva meses diciendo que Pekín no hace nada para parar las pruebas nucleares y de misiles de Corea del Norte, cuando es ella la que puede hacerlo. Que China es una inmovilista, y que como siga así va a arreglar el problema él solito sin consultar a los chinos (lo cual para China sería una pérdida de prestigio similar a la que Rusia vivió cuando el funesto Bill Clinton, un malvado que pasó bastante de rositas por la Historia, bombardeó Yugoslavia). ¿Y qué tal con Corea del Sur? Pues la verdad es que quizá es el único de todos los puntos de vista aquí relatados en el que no hay tampoco demasiada animadversión. Posiblemente los estadounidenses se tomarán un poco a broma las iras que en Corea del Sur ha despertado la mención de Trump a que Corea fue en el pasado parte de China. Bueno, es posible que muchos estadounidenses no perdonen a los surcoreanos el Gangnam Style, pero confío en que este aspecto sea el menos susceptible de crear un conflicto termonuclear en la región.

6 Comentarios

  1. Mi mujer que ha estado en China estos días con su familia y ya volvió el Jueves dice que la gente allí piensa lo que después yo he visto en las noticias en un canal chino. Ni a China , ni Japón, ni a nadie le interesa una gran confrontación. China apadrinaba a Corea del Norte, pero ya se les está atragantando y le darán un toque , y más teniendo en cuenta que el cien por cien del petróleo de Corea del Norte pasa por China, o sea, le pueden cortar el grifo.A China le interesan los negocios con todos los países del Mundo, incluyendo los U.S.A. .Y si vé que el zumbado de Piongyang sigue así, le darán la espalda.Los americanos, a lo sumo pueden lanzar un ataque a Corea del Norte muy localizado como hizo en Siria.
    Luego todos hacen el paripé, pero necesitan hacer negocios, que es lo importante.Otra cosa es que haya un 1% de posibilidades de que a algún loco le de por apretar el botón rojo, pero este peligro siempre lo hemos tenido.

    • La cuestión, quizá, es que Corea del Norte es un país imprevisible. No se sabe cómo respondería a un ataque como el que hace unos días sufrió Siria. ¿Lanzaría un misil contra Seúl, Tokio o Pekín? Está claro que si así lo hiciera, su régimen duraría tres días, pero podría causar muchos muertos.

      Si además unimos que con Trump EEUU también se ha vuelto imprevisible, pues la situación no está en su mejor momento… y ya no es sólo por la retórica norcoreana, que hace años que no me creo.

  2. En el mismo mapa que colocas se ve que Corea del Sur no estuvo controlada por los Han…

    Además estos días los chinos justificaban que Corea era parte de China por usar hanzi… Que si es así pues Japón es excolonia china también.

    • Pero la del Norte sí… y vamos, que en aquel entonces Corea no existía, era el reino Koguryo, o los estados de Paekche y Silla (un estado para sentarse). En fin, que es lo de menos, yo veo muy infantil que se quiera ser independiente durante toda la Historia, cuando la humanidad ha invadido y conquistado por doquier. En España hemos sido invadidos una docena de veces, cada invasor aportó cosas, y ya está, la Historia es la que es…

    • O a los de The Interview…

      Dos películas muy divertidas pero que, por cierto, hacen el juego de caricaturizar al régimen, por si un día hay que invadirlo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.