Cuernos, ramas y otras cosas que nos crecen

Hace unas semanas, saltó a los diarios la noticia de que había aparecido en China una anciana a la que le había crecido un cuerno negro en la parte izquierda de la frente y le estaba saliendo un segundo en la derecha.

La noticia se convirtió en la más popular de ese día en la web de El Mundo, e incluso motivó la creación en Facebook del grupo Señoras a las que les brotan cuernos. Hasta tengo un amigo que en su perfil facebookero ha puesto la foto de la entrañable señora (el amigo ha emprendido una contumaz campaña antitaurina entre los colegas, dato que igual no tiene que ver nada con todo lo anterior, pero que cuando menos también está relacionado con los cuernos).

Aquí a la señora la han inmortalizado  en un momento bien feo, y la pobre ha acabado pareciéndose a cierto retrato de Goya.

El caso es que, googleando un poco, se puede descubrir que la señora mencionada no es la única del país al que le han crecido cuernos en los últimos años. Algunas webs recopilan varios casos de ancianas y ancianos chinos con cuernos, y aunque a veces se usan para presentar teorías parapsicológicas extrañas, parece ser que los cuernos sí son de verdad.

En todos los casos se trata de personas de muy avanzada edad, rondando o superando los 90 años, y por lo que cuentan estas protuberancias, cuyo nombre correcto son «cuernos cutáneos», pueden aparecer con más frecuencia de lo que creemos, en China y en otros lugares. Por lo visto crecen cuando el organismo produce un exceso de queratina, sustancia que se encuentra en nuestras uñas, pieles y pelos.

En casos todavía más exagerados, al afectado le pueden salir cuernos y protuberancias por todas partes del organismo. Son gente que los medios de comunicación han llamado, no sé si con corrección política o no, «hombres árbol». Éstos pueden ser de cualquier edad, no sólo hay casos entre ancianos, y su afección tiene que ver con cierto virus de extraño nombre. Uno de los más famosos es un indonesio llamado Dede Koswara.

China no podía ser menos, y también ha tenido en los últimos años algún caso de «hombre árbol». Uno fue recientemente operado con éxito en la provincia de Fujian.

Si os sale una vigesimoprimera uña, por favor, acudid al médico.

1 Comment

  1. Enviado por Jose (Melilla)
    (Contacto Página)
    Vaya … pues yo creia que lo de los cuernos era por otra causa.

    ~~~
    Enviado por sararv
    (Contacto Página)
    Que raro es todo, yo creia – y creo – que algo de cuento tiene…huele a cuerno quemado juajua.
    Desde q vi las fotos del hombre arbol indonesio me asalta una duda :como se calza pantalon y camisa con semejantes zarpas?? Que aguien me lo explique.

    ~~~
    Enviado por xRis9
    (Contacto Página)
    Jo macho, que post mas desagradable…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    ¿tanto? no creo…

    ~~~
    Enviado por FJ
    (Contacto Página)
    Yo también pensé en cómo se habría puesto (o le habrían puesto, da igual) la camisa al hombre-árbol indonesio.

    Y aunque sea operable, si tiene su origen en un exceso de producción de queratina, si no se regula eso, van a volver a crecer cosas descontroladamente…

    Un saludo,

    . . . Francisco Javier

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    yo voto porque es una camisa especial que se abotona por los lados, o algo.

    también puede ser que todo sea un montaje, pero ¡esperemos que no!

    ~~~
    Enviado por Cris
    (Contacto Página)
    …a mi me inquieta más cómo se limpiará cuando va al retrete????

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.