Dar cera, pulir cera

 

Ayer tuve el grato placer de ver una gran película que me pareció una de las mejores historias sobre expatriados en China que se han hecho hasta ahora. Y no era un sesudo filme introspectivo iraní, no señor: se trata del remake de Karate Kid, estrenado el año pasado y protagonizado por Jackie Chan y Jaden Smith, el hijo de Will Smith (cómo se parece el jodío a su padre, por cierto).

Con la ventaja de que no he visto el clásico original de Pat Morita (y así no puedo comparar y decir aquello tan manido de «la original es mejor»), la historia me pareció, como digo, una muy buena forma de contar los problemas que un extranjero tiene al llegar a Pekín, ciudad donde ocurre la trama. Creo que los productores llevaron un muy buen trabajo de documentación sobre cómo es esta ciudad, y a buen seguro expatriados y chinos les ayudaron a dar realismo a los primeros pasos de Dre (el personaje al que da vida Jaden) por ella. Por lo menos en la primera mitad de la historia, porque luego comienzan los entrenamientos y las yoyas, así que la realidad se sacrifica un poco en beneficio de los efectos especiales.

Armado de boli y papel mientras veía el filme, anoté algunos grandes aciertos en la trama expatriada, a saber:

– Dre llega a Pekín con su madre, que por lo que se ve llega a la ciudad a dar clases de inglés. Trabajar como profe de inglés es posiblemente la profesion más frecuente entre los foráneos de las ciudades chinas.

– Pronto se ganará el apodo de «Xiao Dre» («pequeño Dre»), algo muy chino.

– El niño dice a su madre antes de ir a Pekín que no sabe si le va a gustar mucho esa ciudad porque allí «todo es viejo» (la arquitectura), pero al llegar empieza a ver que en la ciudad, más bien, lo que pasa es que casi todo es nuevo. Esta «decepción» o choque entre lo que uno cree y lo que acaba siendo Pekín es muy normal entre foráneos, por más noticias, blogs o pelis que hayan visto de China.

– Al principio, se nombra un objeto tan de por aquí como la «tarjeta de electricidad«, con la que tenemos que pagar la electricidad por adelantado en muchas casas (de hecho, igual a mí pronto se me acaba y me veo a oscuras mientras os escribo estas líneas). Se trata de un detalle banal, que nadie de fuera de Pekín creo dé importancia, pero me encanta que la nombren, es como si nos homenajearan a los pequineses.

– La casa de Dre y su madre es una perfecta muestra de las casas chinas de clase media, construidas en los 80 y 90 y algo ajadillas ya. Pero quizá lo más logrado son los jardines de la casa, con sus columpios para jubilados, sus triciclos, sus jaulas de pájaros, sus señores paseando en camiseta imperio y sus mesas de ping pong con ladrillos a modo de redes. Chapó a los productores, no falta ni un detalle del Pekín más castizo, aunque no sea el de los folletos turísticos.

– Mister Han (Jackie Chan), el maestro de Dre, tiene un oficio muy pero que muy pequinés: trabaja en el wuye, es el encargado de mantenimiento de la casa. El wuye es un concepto muy de aquí, es una oficina donde has de ir si necesitas un fontanero, un cerrajero, lo que sea: ellos te lo arreglan, o lo intentan, sin necesidad de ir a técnicos especializados en esas cosas (qué dolores de cabeza nos ahorramos en Pekín gracias al wuye). Que Jackie Chan sea un wuye es, sin duda, otro detalle que a un residente en Pekín le encantará, aunque a los de otras ciudades no les llame la atención.

– Cuando Dre conoce a la chinita que le hace tilín, lo primero que ella le dice es si puede tocar su pelo. Este detalle tonto también es muy típico: señores, ¿cuántas chinas que os habéis encontrado por cualquier parte, de repente, sin casi conoceros, os han empezado a tocar el vello del brazo o la pierna, en una situación extraña pero al mismo tiempo morbosa? Cierto es que a Dre lo que la china le toca son sus rastas, no el vello corporal, pero a mí me recordó esos extraños pellizcos.

– A Dre, tras ciertos problemillas -unas palizas de nada- le entra el típico pekinazo, le dice a su madre que no soporta estar en China y quiere regresar. Si un expatriado en Pekín al verlo no se siente identificado, es que su corazón es de hielo. Además, el niño critica que su madre hable bien de cosas chinas, aun tan banales como un helado, una situación muy frecuente entre los afectados por este mal.

– La madre, en un momento dado, se viste con un qipao (típico traje ceñido chino), algo harto frecuente entre las extranjeras que vienen por aquí, de hecho bastante más frecuente entre ellas que entre las mismas chinas, que lo consideran más bien un vestido de camarera de restaurante.

– La niña, en cierto momento de la película, dice con crueldad a Dre «eres malo para mi vida» y le deja plantado. Típica ruptura cruel y por lo sano de novia china… A veces, como en el filme, influida por la familia, que no ve bien que la chica salga con extranjeros.

En fin, éstas y muchas otras cosas: los ejercicios gimnásticos en la escuela, la presión de los padres a la niña para que toque el violín, la celebración de la fiesta del doble siete (que no es precisamente una fiesta famosa fuera de China)…Todos estos detalles me hacen pensar que, si bien la peli es una historia para niños -y nostágicos de los que eran niños cuando se estrenó la original- en el fondo Karate Kid cuenta la historia de los extranjeros que venimos aquí, nuestros encuentros y desencuentros. Vamos, que es un «Lost in Translation» pero sin ínfulas y con patadas voladoras.

La película, no obstante, tiene varios fallos de racord, o de lógica, que en el fondo son bastante divertidos para el que conoce este lugar. He aquí algunos:

– Para empezar, el nombre de la película es completamente absurdo, pues la película no trata en ningún momento de karate, y de hecho su nombre oficial en chino mandarín es «Kung Fu Meng» («El sueño del kung fu»). Obviamente, la intención del nombre es captar a nostálgicos ochenteros, pero por lo demás, poca relación creo que haya con el clásico de 1984.

– Al principio de la película, a Dre y a su madre les llevan del aeropuerto, que está en el noreste de Pekín, al centro de la ciudad. Primero pasan junto a la torre de CCTV, en el sureste. Después, por el Estadio del Nido, en el norte. Si fueran en taxi, pensaría que el taxista les está timando…

– La película pierde especialmente la fidelidad a la realidad cuando comienzan los entrenamientos. Por ejemplo, el viaje iniciático de Mister Han y Dre a las montañas… aparecen al mismo tiempo escenas de Guilin, de Wudangshan, de la Montaña Amarilla, lugares situados a cientos o miles de kilómetros entre ellos. Además, van a ellos en billete de asiento: no es que sea imposible, pero vamos, las 36 horas de viaje de Pekín a Guilin en tren no es demasiado recomendable para un niño pasarlas en un duro asiento.

– El famoso símbolo del yin y el yang es protagonista en varios momentos, aparentemente asociado al kung fu: en el tatami del torneo final, en el agua mágica que Dre toma para volverse invencible… Sin embargo, el kung fu es un arte budista, mientras que el yin y el yang es un concepto básico del taoísmo, normalmente no demasiado relacionado con Buda ni con el kung fu. (NOTA: me dicen en los comentarios que hay ramas del kung fu si influenciadas por el taoísmo, así que quizá el que ha errado soy yo).

– Dre es milagrosamente curado por moxibustión en el final del torneo, en tan sólo dos minutos. Yo, que he probado para bien o para mal esas técnicas, he podido ver que si no tienes esas dolorosas ventosas en tu piel al menos 20 minutos, poco efecto te van a hacer. En general, la medicina tradicional china es bastante lenta.

– A veces, el control de la película parece pasar de los «expertos en China» a los turistas recién llegados que quieren mostrar lo más llamativo: por ejemplo, el inevitable paseo por el mercado de los escorpiones de Pekín, un lugar solamente visitado por guiris. Pero bueno, esos pasos de lo más real a lo más topicazo a veces son graciosos…

En fin, una película aparentemente sencilla y para niños da para mucho, o por lo menos a mí me dio para mucho… Incluso me pareció ver profundas ideas del mundo actual en ella. Por ejemplo, el hecho de que los protagonistas, estadounidenses de Detroit (la tradicional capital del automóvil americana) se vean obligados a ir a China… ¿Quiso el director, quizá, contar en unas pocas imágenes la decadencia del símbolo del poder económico americano, en detrimento del auge chino?

También noté ciertos toques nacionalistas chinos de la mano de un chauvinista tan conocido como es Jackie Chan… En la película, los malos son chinos, el equipo malvado de kung fu, pero Jackie Chan resuelve el dilema para que los espectadores chinos no lo vean mal: «Ellos no representan a China», le dice a Dre en una escena. Imaginad que en una peli de Hollywood alguien tenga que dejar claro que los malos «no representan a Estados Unidos». Aquí, por lo visto, hay que decirlo expresamente para no herir sensibilidades, en una película que estaba dirigida tanto al público chino como al americano.

Resumiendo: si vivís o conocéis Pekín, y no habéis visto la película, no sé a qué esperáis. Está hecha para vosotros.

1 Comment

  1. Enviado por Javier
    (Contacto Página)
    La peli me parecio entretenida,la he visto 2 veces,la primera cuando empezo a interesarme la cultura china,y la segunda con un amigo recientemente y pude apreciar ciertos detalles que en el primer visionado los vi y no capte.

    A mi el hijo de Will Smith me parece un actor algo medicore y creo que Jackie Chan esta algo decente aqui,por estar callado y con una mirada muy seria,por razones de la pelicula.

    Creo que hay 2 versiones de la pelicula,para China y para el resto del mundo.La de China suprimen ciertas cosas como las peleas de los abusones,el piquito con la chinita,etc.Aun asi me parece algo absurdo la «ruptura» que tiene el chaval con la china cuando esta toca mal el violin.Y la forma de arreglarlo es iendo a su casa y hablar en chino con la chuleta por delante?

    Creo que lei por ahi que el padre de la china es un productor o un director de la CCTV,¿es cierto?
    En fin,yo la recomiendo por algunas razones que pones,por la ambientacion y poco mas.

    ~~~
    Enviado por Dani
    (Contacto Página)
    estoy de acuerdo en bastantes puntos de tu crítica, a mi también me ha gustado el guiño de mostrar esas cosas tan banales pero tan importantes de vivir en china como lo de la electricidad. En cuanto al conjunto de la peli me parece un muy acertado remake de la original, con sus pro’s y sus contras, pero fiel al espíritu de la primera adaptada a la China actual.
    Lo que único que tengo que discutir, es que aunque el kung fu tradicional se suela asociar con el budismo, no es menos importante la rama taoísta (o interna) de la que precisamente Wudang es la cuna. Estilos importantes como el Taichi o el Bagua son estilos cuya filosofía madre es el taoísmo y giran (nunca mejor dicho) alrededor de conceptos como el yinyang

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Javier: pues no recuerdo el piquito, así que yo debí ver la versión censurada… pero yoyas de los malos sí que vi, y muchas.

    Dani: incluyo tu matización en el post, para que no se diga… lo cierto es que el símbolo del yin y el yang sí me había parecido verlo en otras artes marciales (como el taekwondo) pero no el kung fu. En fin, rectificar es de sabios…

    ~~~
    Enviado por Javier
    (Contacto Página)
    El piquito se lo dan cuando estan por detras del teatro tradicional y su madre ve la obra con Jackie.

    Luego en una de las peleas provocada por el bulling de los chinos,el chico les lanza un cubo de agua sucia.En la version censurada,no se donde lei que hacia ver que el americano era el que buscaba la pelea y no los chinos.Asi mismo tampoco hacia ver al profesor de kun fu como una persona mala,ni salian los «remates» que hacian cuando el rival estaba ya rendido.Eso lo lei de una pagina,pero no se,ya me diras si es cierto o no 😛

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    pues no sé pero me extraña, porque claro, el quiz de la peli es que Dre es el bueno y los otros los malos… si trastocan ese detalle, toda la peli se vuelve un poco caótica!

    yo creo que con la frase de Jackie Chan diciendo que los malos «no representan a China» se arregla bastante el dilema de que los espectadores chinos vean a un americano dándoles pal pelo a los suyos… Me parece una técnica bastante inteligente, algo chovinista, pero bien buscada.

    Creo que la peli demuestra que Hollywood cuida mucho los detalles, incluso en pelis puramente comerciales. Y por eso dominan el mercado del cine, qué demonios, tontos no son.

    ~~~
    Enviado por Javier
    (Contacto Página)
    Salvo en las peliculas ambientadas en España,por norma general no hay ninguna americana que se salve.

    Quizas tengas razon,pero China siendo una dictadura,con la censura,no creo que tolere abiertamente que haya una «oveja negra» en algo que represente el pais en la cultura,ejercito,o estado,aunque sea en el cine.En el caso de Dré,siendo un americano,es el que salva la situación por asi decirlo,y da una lección de moral a los chicos malos;y no un chino de su propio país.

    Hay alguna escena que me parece algo extraña,como cuando Dré busca al señor Chan e interrumpe una reunión.Los chinos se le quedan mirando sin hacer ningun gesto o intentar entenderlo de alguna forma.No se si realmente puede pasar algo asi,pero me resulta curioso.

    Y otra incoherencia,que es tipica de la fantasia de este tipo de peliculas es la de un chaval que con métodos trillados y un tiempo relativamente poco,que no se dice,es capaz de derrotar a niños que se han dedicado al kunfu de una forma excesiva.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Bueno, supongo que es complicado pero los guionistas de Hollywood se exprimirán las meninges para intentar ablandar el helado corazón de los censores… la frase de Jackie Chan es un intento, no sé si lo consiguieron o no… No vi la versión que se emitió en los cines chinos, hubiera sido interesante comparar pero cuando estuvo en cartelera no la vi por quién sabe qué razón.

    En cuanto a que Dre gane a los otros, bueno… ¡Es que bebe el agua mágica! Y porque el kung fu no se aprende, lo tiene uno adentro (eso dice Jackie por lo menos)…

    ~~~
    Enviado por Isidro
    (Contacto Página)
    Pues yo me puse a ver la peli en casa con mi mujer e hijastro chinos y ellos no la resistieron hasta el final. Mi mujer dice que se presenta una China de cartón piedra, a gusto de laowais. Mi hijastro afirma que los chinos que se dediquen a dar esas palizas a un «invitado extranjero» al que tienen por condiscípulo en la escuela, no la pasarían muy bien en la estación de la policía. En cuanto a mí, no me trago eso de que al chico no lo miren raro por ser negro, pues sobre todo a las chinas les «asusta» el color «serio». Cosas veredes, Hollywood…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Hombre pero eso es extrapolar demasiado una película a la realidad… Es como ver Bambi y denunciar a su director a la protectora de animales por matar a la madre… Una peli es ficción.

    ~~~
    Enviado por anonimo
    (Contacto Página)
    Yo estoy con isidro. El otro dia un amigo mio de color, tuvo que pagar el doble del precio de la entrada normal de VICS por que hay mas probabilidad de que una pelea se empiece por un hombre de color…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    el otro día fui al Salsa Caribe y todas las chinas y rusas se desvivían por bailar con gente de color, de color negro. ¿Racismo hacia mí, que soy de color carne?

    El tema del racismo ya lo hemos discutido varias beces, y lo resumo en una frase: esto no es el Apartheid, pero algún idiota racista lo hay, como en cualquier parte. Minorías que no nos deben permitir pensar que todos los chinos son racistas, pues al generalizar las maldades de una minoría a toda una mayoría también nosostros estaremos entrando en el peligroso campo del racismo.

    http://chinochano.zoomblog.com/archivo/2011/04/01/consultorio-Chinochano-10.html

    http://chinochano.zoomblog.com/archivo/2009/12/21/whitney-Houston-tenemos-un-problema.html

    Por cierto que me parece muy bien que la peli sea una interacción entre negros y chinos, es muy poco frecuente. Otro punto positivo para ella.

    ~~~
    Enviado por Cinta adhesivas
    (Contacto Página)
    Muy buen articulo, gracias!!

    Att. Laura

    Me dedico al Embalaje: Cinta adhesiva y Papel Regalo.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    spamazo… pero bueno, alguien quiere embalar algo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.