De luto

Hoy en China se celebra el Festival Qingming, también conocido como el Día de Barrer las Tumbas, el equivalente al Día de Difuntos occidental. Una jornada para recordar a quienes nos han dejado. Este año, China ha decidido usar esta celebración para conmemorar a todos sus fallecidos por COVID-19, más de 3.300. Chinochano se quiere unir a este homenaje, y recordar no sólo a los muertos en ese país, sino a los cerca de 60.000 en todo el mundo, más de la sexta parte de ellos españoles.

Recordemos una vez más que China asocia el día de hoy con el tánatos por cuestiones numerológicas: tanto el número cuatro como la palabra «muerte» se dicen en mandarín «si» (aunque con distinto tono), así que el cuarto día del cuarto mes del año es para ellos una jornada especialmente apropiada para acordarse de la parca. Aunque los chinos suelen usar el calendario lunar para sus festividades, por lo que cada año coinciden con días diferentes de nuestro calendario, no lo hacen con el Festival Qingming, que sí está, al menos desde la pasada década que yo recuerde, fijado al calendario occidental.

El luto en China se ha guardado hoy con tres minutos de silencio en todo el país a las 10 de la mañana hora local, cuando en Europa era nuestra madrugada. Silencio de las personas, porque mientras ellos callaban, se hacían sonar las alarmas antiaéreas y los automóviles hacían sonar sus cláxones. Esto ya se hizo en anteriores tragedias nacionales, como el terremoto de Sichuan de 2008, que mató a 90.000 personas. Las escenas que estas muestras de luto por parte de 1.400 millones de personas nos han dejado hoy han sido sobrecogedoras.

También como en el terremoto de Sichuan, muchas banderas del país se han colocado a media asta, incluida la más importante del país, aquella que ondea en la Plaza de Tiananmen.

El luto también es patente en internet, donde muchos medios de comunicación chinos y cuentas oficiales de empresas importantes del país en redes sociales se han teñido de blanco y negro.

Página de inicio de la versión en inglés de Diario del Pueblo
Cuenta de Huawei en Twitter

Valga pues este corto artículo para recordar a las decenas de miles de personas que han fallecido por el maldito coronavirus que tanto ha cambiado nuestras vidas, de una forma que no podíamos ni imaginar hace apenas tres meses. Y las que fallecerán, ya que lamentablemente en muchos países la epidemia sigue asolando, cebándose especialmente con los más mayores, esas generaciones que nacieron a mediados del duro siglo pasado. Personas que tuvieron que lidiar seguramente con más dificultades que nosotros durante su vida y que ahora están dejándonos de manera muy triste, sin que sus familiares puedan apenas tener contacto con ellos durante su enfermedad ni apenas despedirse en el funeral.

Esta extraña guerra que nos ha tocado vivir va a dejarnos muchos vacíos, que hoy sólo se me ocurre recordar con crespones negros, silencio, un nudo en la garganta y lágrimas virtuales.

2 Comentarios

    • ¡Gracias! Fue un simple homenaje… ayer en Twitter se hizo algo similar en España, llamadas a poner banderas con un crespón negro en los balcones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.