Desapacible Lunes

El fin de semana, en la televisión china, apareció Plácido Domingo… ¡vestido de guerrero de terracota!

La razón es que se acaba de estrenar en el Metropolitan de Nueva York «El Primer Emperador», ópera creada por el director de cine Zhang Yimou, con música del compositor Tan Du y Domingo en el papel principal. La ópera no sigue los modelos tradicionales chinos sino que es clásica, al estilo italiano. No sé muy bien en qué idioma se ha compuesto, aunque imagino que es inglés o italiano.

Plácido Domingo encarna al Primer Emperador, Qin Shihuang, el que ordenó construir el Ejército de Terracota. Un personaje que a Zhang Yimou le tiene bastante obsesionado, porque ya le dedicó la película «Héroe». Como a muchos chinos el Primer Emperador les parece una figura histórica sanguinaria y despótica, no les gusta mucho que Zhang Yimou le dé tantas vueltas a su figura.

Plácido Domingo es bastante apreciado por los chinos, sobre todo porque él, José Carreras y Pavarotti dieron en 2001 un concierto en la Ciudad Prohibida apoyando la candidatura de Pekín para los JJOO de 2008. Un mes después Pekín salió elegida.

La nueva ópera no es ni mucho menos la primera ambientada en China. No se puede olvidar uno de «Turandot», de Giacomo Puccini, y en la que Plácido Domingo también ha actuado, en numerosas ocasiones.

Turandot es una princesa china muy cruel, que trata muy mal a sus pretendientes: si no adivinan sus tres acertijos, los decapita, ayudada por sus cortesanos Ping, Pang y Pong.

La canción más famosa de esta ópera es «Nessun Dorma»: aquí la tenéis, cantada precisamente por Plácido Domingo, disfrazado en esta ocasión de príncipe tártaro (¡qué hombre, tiene modelitos para todo!).

Por cierto, el primer tenor que cantó «Nessun Dorma», en su estreno mundial en 1926, fue el mismísimo Miguel Fleta, nacido en Albalate de Cinca (Huesca).

Como «Turandot» era una ópera en la que los chinos no tenían muy buena imagen, fue prohibida durante años por el régimen comunista chino, aunque finalmente la censura se relajó y en 1998 hasta hubo una espectacular representación de la obra en la Ciudad Prohibida (el coreógrafo, una vez más, fue Zhang Yimou).

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.