Difícil de ver

Este blog lo escribo desde la provincia de Liaoning, en el noreste de China, donde he hecho un viaje relámpago en el que me ha dado sin embargo tiempo a ver dos cosas que no son sencillas de ver: Corea del Norte, y una prisión china por dentro (bueno, una no, ¡dos!).

Pero un momento, antes de que me fichen en “Encarcelados” o me llamen para sustituir a Evole, dejen que me explique. Lo de que he visto Corea del Norte es cierto, pero también es cierto que ni la he pisado. Viajé a la ciudad china de Dandong, en la frontera con el territorio norcoreano, y desde allí, entornando los ojos hacia la lontananza, pude ver un poco del aislado país. La frontera entre China y Corea del Norte la forma el río Yalu, así que Corea del Norte está allí, al otro lado del río.

¿Por qué hay dos puentes tan cerca, se preguntarán los ingenieros? Pues porque el único que funciona es el de la izquierda. El de la derecha, en realidad, está roto, sólo queda en pie la mitad (si os fijáis, allá lejos, en la parte norcoreana, sólo quedan los pilonos del puente). Eso se debe a que este puente fue bombardeado por Estados Unidos en la Guerra de Corea, para intentar que los chinos no cruzaran para ayudar a sus aliados norcoreanos. En vez de reconstruirlo, los chinos decidieron construir otro al lado y el roto dejarlo así, como símbolo de la historia (los chinos son muy de guardar cosas destruidas tal y como quedan, pero bueno, eso lo contaremos en otro post otro día).

Una cosa curiosa de la frontera chino-norcoreana, que creo que ya he contado alguna vez aquí pero hace mucho tiempo, es que es casi toda agua: en el centro de ella está el monte Changbaishan/Paekdu, que visité hace unos años (entonces no vi nada de Corea del Norte porque había una niebla de mil pares). El monte es un volcán con un lago en su cráter, del que nacen dos ríos que forman el resto de la frontera entre los dos países: el Yalu, que fluye hacia el oeste, y el Tumen, que va al este.

No sé cómo es el Tumen, pero el Yalu, como veis en la foto de arriba, es bastante caudaloso, así que es navegable, y muchos barcos turísticos ofrecen cortos viajes para que te puedas acercar un poco más a Corea del Norte y verla mejor, aunque sea unos minutos. De esa forma puedes ver algún norcoreano que otro (en su mayoría soldados), coches, edificios, barcos… En ese lado de Corea del Norte se encuentra la ciudad de Sinuiju.

Norcoreanos en territorio norcoreano haciendo cosas de norcoreanos.

Desde Dandong, en realidad, hay muchas agencias de viajes que ofrecen excursiones de uno o varios días a Corea del Norte, aunque sobre todo están dirigidas a turistas chinos (y muchos de estos turistas se limitan a echar un vistazo desde la orilla del río, como yo, porque hacer la visa se demora unos días). Siendo extranjero, tampoco es que sea imposible viajar a Corea del Norte, hay agencias en Pekín que te lo organizan, aunque es algo caro y son viajes en los que estás vigilado todo el tiempo. Además, siendo periodista acreditado en China como yo no puedes apuntarte a esos tours.

No dejaré de hablar de Dandong sin señalar que en época antigua se llamaba como yo, Andong (安东). Sin embargo, no por ser tocayos me trató bien, ya que me llovió todo el día. Hace dos años estuve en la ciudad surcoreana también llamada Andong y tampoco fue la mejor etapa de aquel viaje, así que queda claro que ambas me tienen celos y me rechazan.

Bueno, todo eso en lo de la parte de Corea del Norte. Respecto a las dos cárceles, esas las vi en otra ciudad de la provincia de Liaoning que se llama Fushun, desde donde escribo estas líneas. La ciudad está surcada por otro gran río, el Hun, pero en este caso ambas orillas son chinas cien por cien.

En Fushun se encuentra la cárcel en la que el Último Emperador estuvo encerrado cosa de 10 años después de la Segunda Guerra Mundial, junto a criminales de guerra japoneses (si habéis visto la película de Bertolucci, os acordaréis que sale esa cárcel). Además de mostrar un poco de la historia reciente de China, es una buena oportunidad para conocer una prisión, aunque ya no se use como tal.

Un muñeco que representa al Último Emperador en una de sus poses más célebres, zurciendo calcetines.

La prisión incluye dos exposiciones (una sobre el emperador y otra sobre los japoneses) en las que se defiende que tanto el primero como los segundos fueron tratados allí con humanidad y sin revanchismos. No puedo decir que esté completamente seguro de que haya sido así, pero es al menos lo que se dice allí. Con muchas fotos, objetos de la prisión, etc, se argumenta que los prisioneros comían bien, practicaban deporte, se les llevaba de excursión, leían, estudiaban, etc. Que después se les amnistió y algunos en Japón incluso fundaron una asociación de amistad con China. Independientemente de si lo creamos o no,es interesante de verlo si os interesa la historia y algún día aparecéis en Fushun.

Prisioneros japoneses de paseo turístico en el Lago del Oeste de Hangzhou.
Los mismos prisioneros, en una fábrica de ruedas, también de visita. (Madre mía, con qué interés miran el neumático).

En las exposiciones llama la atención una pequeña colección de pinturas que hicieron prisioneros japoneses, algunas de ellas retratando la vida en la cárcel (una visión bastante suave de ello) y otras expresando los horrores del conflicto bélico, al estilo de “Los desastres de la guerra” de Goya.

Y también hay muchas fotos del Último Emperador “reeducado”…

La famosa foto zurciendo calcetines que antes os decía.
Ya libre, mostrando su afección al comunismo.
Y aquí contándole a Mao un chiste.

Curiosamente, al lado de esta prisión-museo está la cárcel actual de Fushun, esta sí en uso y de verdad, con sus torres de guardias que me gritaron al pasar al lado, sus alambradas y sus altas paredes. Me llamó mucho la atención, porque normalmente las cárceles de China están alejadísimas de las ciudades, en sitios casi secretos, mientras que la de Fushun está bastante céntrica.

La cárcel actual de Fushun también la vi por dentro, pero no porque entrara, sino porque cerca de allí hay una montaña con buenas vistas de la ciudad, y desde ella se ve un poquito del recinto carcelario. En ese mirador, pude hasta vislumbrar a algunos presos haciendo deporte en el patio de la penitenciaría. Ya veis, un viaje lleno de “documentos exclusivos”, aunque sean borrosos y desde lejos. ¿Donde recojo mi Pulitzer?

1 Comment

  1. Enviado por Pablo Hangzhou
    (Contacto Página)
    Mi primer año en China vivi en Pekin y tuve oportunidad de ver tanto Dandong, como Tumen (la ciudad) por donde pasa el rio Tumen (je-je). Me parecio bastante mas espectacular ver la frontera en la parte del rio Tumen sobretodo porque el rio es mas estrecho, sobretodo en esa ciudad y ademas se pueden ver a simple vista bunkeres de ametralladoras en la parte norcoreana. Mi intencion era ir al punto donde se juntan las fronteras chino-norcoreana-rusa pero cuando llegue alli vi que era una especie de parque tematico carisimo para variar y me quede en Tumen.

    Enhorabuena por las fotos de las dos prisiones, me parecen bastante interesantes porque nunca habia tenido oportunidad de ver algo asi. La primera me recuerda a que en la misma provincia donde esta Tumen (provincia de Jilin), hay una ciudad, Changchun, que si no recuerdo mal fue la capital durante el perido de Manchuria japones, donde se puede ver la casa museo del ultimo emperador. Muy enriquecedora visita.

    ~~~
    Enviado por Pablo Hangzhou
    (Contacto Página)
    Por cierto aprovecho para recomendar una visita a la provincia de Jilin.
    Un sitio muy poco visitado al que fui sin muchas ganas y que, una vez has visto el resto de cosas obligatorias de China(si vienes de viaje dos semanas no vas a dejar de ir a la Gran Muralla para ir a Jilin evidentemente), recomiendo 100% ver. Me dejo muy buen sabor de boca.

    Se le puede dedicar una semana tranquilamente. Aparte de lo tipico de la lonely planet (frontera norcoreana, Changchun, Changbaishan, ruinas de la antigua civilizacion de Koguryo que pillan cerca de Changbaishan….) decir que me impresiono porque no me hubiese imaginado que esa provincia iba a ser tan verde y exhuberante (yo fui en Junio )

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Muy cierto lo de Jilin, yo estuve en 2007 y me lo pasé muy bien. Escribí algunos posts desde allí, entre ellos uno sobre una de mis experiencias más paranormales vividas en este país:

    http://chinochano.zoomblog.com/archivo/2007/05/03/freak-show-en-un-palacio-imperial.html

    Cuando estaba en la cárcel de Pu Yi me acordé mucho de mis visitas a los dos palacios de Changchun, en los que el Último Emperador vivió engañado…

    Lo ideal para conocer la interesante vida de ese personaje sería visitar primero la Ciudad Prohibida de Pekín (donde pasó la infancia) después los palacios de Changchun y finalmente la cárcel de Fushun, que es de hecho como lo he visto yo, aunque con más de un lustro de diferencia entre unas visitas y otras.
    Lo es

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Por cierto, Berto Romero tiene buenos recuerdos de esa cárcel en la peli de Berto…lucci (o sería mejor decir que son los únicos recuerdos que tiene)

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.