Diplomacia de fondo

De lunes a viernes, el Ministerio de Asuntos Exteriores de China organiza una rueda de prensa a la hora de la siesta (3 de la tarde). En mi empresa (con «mi» no denoto posesión, sino pertenencia) nos turnamos para ir a ella. Esto es lo que uno se encuentra al asistir:

Como gran aficionado a los mapas que soy, ya lo he demostrado más que sobradamente en este blog, este mapa me fascina, por la de cosas que encierra, o que a mí, en días de ruedas de prensa algo aburridas, de repente se me ocurre que puede encerrar.

Lo primero que llamará la atención al no iniciado en la idiosincrasia china es ver a Europa en un extremo, en vez de en el centro, como suele estar en la mayoría de los mapas. Esto es habitual en casi todos los mapas que hay en China, e incluso en los impresos en otros países asiáticos: lo importante, lo «suyo», aparece en el centro, de la misma forma que los europeos decidieron colocarse en el centro de sus mapas. Pero bueno, de esto ya hablé cuando este blog iba en pañales, así que no elaboraré mucho más ese asunto.

Sí me gustaría extenderme, en cambio, en otras cosas que me inspira ese mapa, y que me lleva a pensar, sin pruebas pero sí con intuiciones, que el Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Popular de China hace política de exteriores hasta con el mapa de su sala de prensa, un mapa que sale cada día en los telediarios chinos y, si hay algo muy gordo, también en los de otros países del planeta.

Como decía Jack el Destripador, vayamos por partes:

1 – EEUU, el mayor rival de China, aparece vilmente dividido: El mapa, como se puede ver, no ha sido situado en una pared lisa, sino en una estructura con un saliente central que, no se sabe si con aviesas intenciones o no, produce varias particiones en el mapamundi. China, como no podía ser menos, resulta ilesa de este cataclismo cartográfico, pero no así, oh, casualidad, Norteamérica, en especial EEUU, gran contendiente económico y político de China en la actualidad (con el permiso de Rusia, que estos días también está muy crecida). Canadá y México son daños colaterales: pasaban por allí, y partidos quedaron también.

2 – Europa también queda partida, y la peor parada es Noruega: La actual sala de conferencias del Ministerio chino de Asuntos Exteriores es relativamente nueva, al igual que el edificio donde se aloja. Más o menos data, si mal no recuerdo, de 2011, pocos meses después de la concesión, para disgusto del régimen comunista, del Premio Nobel de la Paz al escritor chino encarcelado Liu Xiaobo. Una vez más quiso la casualidad -o no- que uno de los mapas más vistos de China segara en dos a Noruega, el país que concede los nobeles pacíficos.

Cortar EEUU y Europa en el mapa tiene cierto toque antiimperialista, aunque de esta acción resulta también dividida una región tan delicada como es Oriente Medio, a la que quizá China quiere lanzar con ello alguna advertencia que de momento se me escapa de la imaginación. Quién sabe si son sutiles exigencias de que no suban demasiado el precio del crudo o se los comerán idem.

3 – África se ve enorme: El continente africano, en el mapa, parece como si se apartara hacia la derecha para poder librarse, por milímetros, de la gran zanja planetaria generada por el saliente de la pared. Además, se la ve inmensa, más grande que en muchos mapamundis occidentales (quizá siguiendo las teorías que, con probable razón, dicen que nuestros mapas están hechos de forma algo colonial, de forma que agrandan el hemisferio norte y empequeñecen el del sur). Es como si China quisiera darle a África, un continente que le interesa mucho comercialmente, un nuevo papel protagonista en sus pensamientos. Algo similar le pasa en el mapa a Suramérica, que también se libra «por los pelos» de la división de Norteamérica y aparece bastante grande.

Una apostilla: no toda África se libra de la partición, porque Madagascar, a un ladito, sí cae en la línea de división, pero el Ministerio de Asuntos Exteriores chino responde a ello de diferente forma que con Noruega o EEUU: la parte en dos, sí, pero le «regala» territorio, así que acaba habiendo un Madagascar y medio.

4 – Japón pierde islas: Cierto es que el mapa es esquemático, y miles de islas del mundo no aparecen en él, pero Japón tiene algunas de las islas más grandes del mundo, y el Ministerio de Asuntos Exteriores chino decide simplificarlas en dos: Hokkaido, al norte, y al sur una especie de suma entre Honshu, Kyushu y Shikoku (lo que podríamos denominar Honkyushi, que sigue sonando a japonés). El mensaje es tan claro que ni siquiera cabe calificarlo de subliminal: China le dice todos los días a Japón con ese mapa que va a quitarle islas (muchos ya sabréis que China y Japón están enzarzadas desde hace tiempo por un conflicto territorial sobre el archipiélago Senkaku/Diaoyu, una especie de versión oriental de las Malvinas).

5 – La India da pena: En el mapa, uno de los países que peor «fotografiado» queda, y eso que no está partido, es la India, uno de los más viejos rivales de China. Una vez más, con la excusa de la simplificación, la India queda excesivamente delgada, casi se diría que escuálida, esmirriada, escuchimizada y cualquier otro adjetivo que empiece por es y señale delgadez. Se diría que China está expresando que la India pasa hambre y gran tristeza (Sri Lanka, con forma de lágrima, sería indicio de que la India está llorando). ¿Alguien recuerda qué es lo que le dicen los nacionalistas chinos a los indios cuando éstos presumen de ser la mayor democracia del mundo? Suelen decir, con algo de demagogia: «Bueno, en China no tendremos democracia, pero al menos no pasamos hambre». Este mapa, de forma sibilina, parece repetir ese discurso procomunista.

6 – Mi pueblo tiene mar: Éste es, sin duda alguna, mi detalle favorito del curioso mapa ministerial chino: España, además de aparecer un tanto distorsionada -algo perdonable teniendo en cuenta que es un país pequeño y que está en el extremo del mapa- casi está separada del resto de Europa, porque los Pirineos se estiran y empequeñecen como si fueran una masa de pasta para hacer fideos chinos. Fruto de esta gran innovación geológica, estoy casi en condiciones de asegurar que en el mapa chino la provincia de Huesca, en el sur de los Pirineos, tiene acceso al mar, con sus playas y chiringuitos. ¡Viva la Cancillería china!

7 – Nueva Zelanda también pierde islas: En las lejanas tierras neozelandesas, el Ministerio de Exteriores chino aplica el «método japonés» antes visto, y une sus dos islas más reconocibles en una sola. ¿Por qué los chinos tratan a Nueva Zelanda como a Japón, si no existe la misma rivalidad? La respuesta, a nada que uno lo piense un poco, está en el fútbol: los futboleros chinos recuerdan como si fuera ayer que China estuvo a punto de participar en los Mundiales de España 82, pero perdió esa oportunidad de oro por los pelos en una igualadísima eliminatoria contra la selección de Nueva Zelanda, que a la postre si estaría en España. Ahí está claramente la razón.

En fin, ya veis en qué cosas se entretiene uno cuando los portavoces empiezan a soltar declaraciones repetitivas o hablan de temas ya muy vistos… Quizá el mundo pintado por este mapa no es tan divertido como el que en el gran blog Fronteras nos presentaba una bola del mundo hinchable (probablemente también fabricada en China), pero, en todo caso, no me negaréis que las connotaciones políticas y estratégicas que pueden extraerse de aquí tienen cierta miga.

1 Comment

  1. Enviado por Aves
    (Contacto Página)
    Que este mapa sea uno de los oficiales que usa el Gobierno chino llama mucho la atencion. Pero sobre todo llama el hecho de poner a China en su justa medida, en el centro, dejando los demas con unas proporciones ridiculas. Por otra parte me recuerda a la serie Los Tudor, en que muestran al rey de Inglaterra como alto, joven, guapo, etc y a los demas reyes con los peores atributos, y si bien alguno es pasable, es bajito. Pues eso.

    ~~~
    Enviado por Kailing
    (Contacto Página)
    Creo que mas que mapas coloniales, son resultados de la escala mercator que es la mas precisa para la navegacion, algo asi como que mantiene los contornos de las costas y sus valores de latitud – longitud sacrificando la superficie. Evidentemente la navegacion de ultramar y no simplemente costera fue algo que se desarrollo en occidente, no se si antes, pero sÍ mÁs radicalmente, con Colon y Magallanes como dos pioneros.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Aves: sí, para el que no esté familiarizado ésa es la primera cosa que llama la atención, aunque, como digo, casi todos los mapas en China son así, no sólo el del ministerio.

    Kailing: he consultado un poco más el asunto por curiosidad, y por lo que parece la proyección Mercator no es que agrande sólo el mundo en el hemisferio norte, donde está «Occidente», sino todas las tierras que estén cerca de los Polos Norte y Sur, porque da mayor proyección al globo conforme se aleja del Ecuador. La cuestión es que hay más tierras cerca del Polo Norte que cerca del Polo Sur. Los grandes beneficiados de todo esto son Canadá y Rusia, que se ven más grandes de lo que son. Y por encima de todo Groenlandia. Fue un poco fruto de la casualidad. Pero vamos, que el mapa del Ministerio parece alejarse del sistema Mercator, y tiene su gracia.

    ~~~
    Enviado por laowaienshanghai
    (Contacto Página)
    Qué un hombre tan versado en mapas y geografía llame a África un país… me ha dolido en el alma…

    «África, un país que le interesa mucho comercialmente,»

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Pues nada, no causemos dolores innecesarios, se corrige y en paz. ¡Gracias por avisar!

    ~~~
    Enviado por Ted
    (Contacto Página)
    Bueno,no es para tanto,es lógico que los chinos se crean el centro del mundo, así lo han vivido durante milenios, por aquello de Zhongguo,y este mapa es una forma de delatar ese pensamiento.Lo que si se ha de indicar es varias cosas,primera que España y Europa son el lejano occidente- hasta para el pueblo llano, pues cuando dices que eres español,te ven que vienes de muy lejos-,y otra que los americanos son el lejano oriente,y que están muy alejados en todos los aspectos, pero a los que no paran de copiar. Y otra cosa, menudo chollo tienen los australianos con el mercado chino,ya que muchos productos de carácter occidental vienen de allí,y el mercado chino es mucho mercado. Y por añadidura,Chile; que hace mucha competencia sobretodo al vino español,al que persigue con sus precios.Caso similar es el color rojo y verde de la bolsa o de las líneas del metro en las estaciones que vas cruzando,al no poder tener connotación negativa el rojo,se le cambia su empleo.Los semáforos no, menos mal

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    pero en España también hay líneas de metro rojas… En Madrid, si no recuerdo mal, la 2 es de ese color…

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.