El amor en los tiempos del colérico (Stalin)

Seguro que si os ponéis a pensar un poco, encontraréis muchos ejemplos de famosos occidentales que han tenido como pareja a mujeres asiáticas: Julio Iglesias, Nicolas Cage, Hugh Grant, John Lennon (desgraciadamente), Mark Zuckerberg, Rupert Murdoch, Woody Allen, Wesley Snipes, James Gandolfini queenpazdescanse…

Sin embargo, si intentamos buscar el fenómeno contrario, es decir, famosos asiáticos que se casaron con europeas, es bastante difícil encontrar ejemplos. Las parejas AMWF (Asian Male, White Female), que así las llaman los anglosajones, son en general, no sólo entre el famoseo, más raras, aunque bueno, haberlas haylas (existen hasta blogs sobre el asunto).

Si queremos buscar un famoso ejemplo de pareja de este tipo, tendremos que viajar unas décadas al turbulento siglo XX chino y recordar el curioso caso de la rusa (de padres bielorrusos) Faina Ipatevna Bakhreva, que seguramente no os sonará mucho pero fue nada más y nada menos que la Primera Dama de Taiwán entre 1978 y 1988. Su marido, Chiang Ching-kuo (hijo de Chiang Kai-shek) fue el presidente taiwanés en esa época, y antes ocupó otros altos cargos en la isla, incluido el de primer ministro.

(Con la suegra).

(Con el suegro).

Faina y Chiang se conocieron en dramáticas circunstancias. En 1925, él fue enviado a Moscú por su padre, ya entonces un poderoso político y militar de la República de China, para estudiar en una escuela comunista (allí fue compañero de pupitre con Deng Xiaoping, pero ésa es otra historia). Estando en la Unión Soviética, se rompieron las buenas relaciones entre Chiang Kai-shek y los comunistas chinos, lo que perjudicó a su hijo, quien perdió la protección del régimen de Stalin y fue un “rehén” de éste durante los 12 años que se vio obligado a vivir en la URSS. Chiang Ching-kuo fue una víctima más de entre los millones de purgados por el estalinismo, y fue enviado a trabajar a una fábrica de maquinaria pesada en los Urales (Yekaterinburgo), donde al menos se lamió las heridas del exilio con amor, pues allí conoció a la que sería su esposa, que era una trabajadora de la fábrica. Se casaron en 1935, y las fotos de aquellos años indican que por lo menos en algunos días fueron felices (dicen que Chiang era bastante más sencillo y agradable que su tiránico padre).

Faina, que es más conocida en los libros de Historia por el nombre chino que adoptó al casarse, Chiang Fang-liang, acompañó a su marido a China cuando éste fue por fin liberado, en 1937 (la liberación coincidió con la reconciliación de Chiang Kai-shek y los comunistas, quienes hicieron frente común para luchar contra la invasión japonesa). No debieron ser años fáciles los de Faina en China: los cuatro hijos que tuvo con Chiang nacieron en cuatro ciudades diferentes, un buen síntoma de los tumbos que el Gobierno de la República de China fue dando en la guerra primero contra Japón y luego contra Mao. Para colmo, en esta época su marido adoptó la ancestral costumbre china de tener concubina, algo para lo que la chica rusa seguramente no estaba muy mentalizada. Chiang tuvo dos hijos con la amante, aunque ésta falleció antes de que la familia huyera a Taiwán en 1949.

En la isla, con su suegro como presidente y su hijo como heredero natural de éste, Faina debió tener una vida algo más reposada. Fallecido Chiang Kai-shek en 1975 (el año en que murieron dos Generalísimos en el mundo), el marido de Faina asumió la presidencia y ella se convirtió en -hablo de memoria, pero creo que estoy en lo cierto- la primera y hasta ahora única mujer occidental que ha sido primera dama en un país asiático.

En todo caso, Faina apenas apareció en actos públicos o fotos de prensa con su marido presidente, en gran contraste con el enorme papel jugado por su antecesora en el “cargo” de primera dama, la brillante y carismática Soong May-ling. Dicen los biógrafos que Faina era una chica de orígenes humildes, y su cultura y formación no eran comparables a los de su suegrastra (la madre de Chiang Ching-kuo no era Soong, sino una esposa anterior de Chiang Kai-shek, ya perdonaréis el culebron cuasivenezolano pero es que lo de los personajes históricos chinos es siempre así).

Ni Faina ni su marido son ultrafamosos personajes en la Historia de Taiwán, pero de Chiang Ching-kuo hay que decir que, si bien continuó la dictadura establecida por su padre, en los ultimos años de su vida fue introduciendo las reformas que, a su muerte en 1988, desembocarían en la democratización de la isla. Los últimos años de vida de Faina debieron ser muy duros: poco después de enviudar, tres de sus cuatro hijos murieron relativamente jóvenes, entre los 40 y los 50 años, víctimas del cáncer y otras enfermedades.

Faina fue una primera dama muy discreta, pero su muerte, en 2004, fue casi una ceremonia de Estado en Taipei: el entonces presidente taiwanés, Chen Shui-bian (actualmente encarcelado por corrupto) asistió a las exequias, y famosos líderes políticos, entre ellos el actual presidente Ma Jing-yeou, portaron el ataúd de esta rusa-bielorrusa que fue testigo de la historia reciente de China y Taiwán. Y no sólo eso, además demostró que las parejas AMWF también son posibles.

PD: En este artículo tenéis algún ejemplo más de históricas parejas asiático-occidentala.

1 Comment

  1. Enviado por Gong Beiluo
    (Contacto Página)
    Caramba! Un post sin comentarios…no puede ser y me lanzo. A ver, Sonia Gandhi, italiana de nacimiento, mujer de Rajib Ganghi, luego Doña Fania se queda sin su régimen de exclusividad. En el mundo del famoseo, Maggie Cheung, la actriz hongkonita, también ha tenido un churri francés, aunque no sé cómo irá la cosa. Casos, haylos.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Gracias por la aportación… pero recuerdo: lo que estamos buscando es casos en el que el hombre es asiático y la mujer europea, así que el caso de Maggie Cheung, que es lo contrario, no vale, es más habitual (Zhang Ziyi también tiene churri europeo, recuerdo).

    Sí vale, en cambio, el caso de la esposa de Rajiv Gandhi, que no conocía, aunque quizá la sociedad india es diferente de las de Extremo Oriente… Los indios del norte son arios, no tan distintos de los europeos como lo son los orientales.

    ~~~
    Enviado por Anónima
    (Contacto Página)
    Aquí un ejemplo. Española y novio chino (chino de la China).

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Cierto, hay casos, como decía en el post, lo único que no hay demasiados casos en los que alguno de los de la pareja sea una famosa personalidad de la política, la cultura, el deporte… Aunque como firmas anónimamente igual tú eres un caso en el mundo del famoseo, quién sabe 🙂

    ~~~
    Enviado por Anónima
    (Contacto Página)
    Jaja, no, nada de famoseo, por suerte!

    Pero sí es como dices, no es frecuente en el mundo del famoseo (que yo conozca), y tampoco en el mundo del pueblo llano 🙂 Al revés lo es mucho más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.