El arquitecto centenario
(no, no es Niemeyer)

Hoy cumple 100 años el arquitecto estadounidense de origen chino I.M.Pei, uno de los creadores más destacados en el arte de edificar cosas durante el siglo XX. Está visto que si se quiere vivir muchos años hay que estudiar Arquitectura, teniendo en cuenta que otra leyenda como fue el brasileño Oscar Niemeyer alcanzó los 104 años.

I Eme Pei, un siglo llevando gafas de culo de vaso.

Su nombre completo es Ieoh Ming Pei, pero casi todo el mundo lo conoce más por el semiabreviado I.M.Pei, como le pasaba a J.R.R.Tolkien o a D.H.Lawrence. Su nombre (que sería Bei Yuming en mandarín) revela su origen cantonés: nació en efecto en Cantón, aunque vivió sus primeros años de infancia en Hong Kong y la adolescencia en Shanghai. Se marchó a realizar los estudios universitarios a Estados Unidos, y allí ha vivido toda su vida, volviendo muy pocas veces a China (tardó más de medio siglo en regresar, de hecho).

Mirando sus edificios más conocidos, podemos deducir sin saber demasiado de arquitectura que a I.M.Pei le gustan los triángulos.

El primero de los edificios es la inconfundible sede del Banco de China en Hong Kong, uno de los rascacielos más conocidos del skyline de esa metrópoli y símbolo del “regreso” de I.M.Pei a su tierra después de décadas de emigrante en Estados Unidos. Respecto al segundo ejemplo, no, I.M.Pei no diseñó el Louvre, pero sí la famosa -y polémica- pirámide que hay a su entrada, y que actualmente sirve de acceso para los visitantes al gran museo. Es posible que la pirámide cante un poco allí plantada, pero también es verdad que una vez ha leído uno “El Código Da Vinci” ya no vuelve a ver esa pirámide con los mismos ojos. (Rezaré porque los trolls no se me coman, porque cada vez que menciono literatura fácil en esta web, recibo puñaladas dolorosísimas en los comentarios).

I.M.Pei fue uno de los primeros ganadores del Premio Pritzker, considerado el “Nobel de los arquitectos”. Se lo llevó en 1983, cuatro años después de que se instaurara el premio. Pasaron casi 30 años hasta que ese galardón lo consiguió un arquitecto de nacionalidad china, Wang Shu, galardonado en 2012. Wang Shu idea edificios originales pero de tamaño bastante pequeño y aires naturales, que parece ser lo que actualmente se lleva más en la arquitectura más vanguardista. De Pei a Wang, nos hemos dado un paseíto por la arquitectura china o al menos vinculada a China, país que hoy por hoy es el refugio anticrisis de los arquitectos de medio mundo (incluidos muchos españoles).

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.