El caliente sobre el río Huai

 

 

Esta semana se celebran en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín los plenos anuales de la Asamblea Nacional Popular y de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino. Son las reuniones políticas más importantes del año para el régimen comunista, ya que en ellas se trazan los proyectos políticos y económicos de los próximos 12 meses, pero después de muchos años escribiendo de ellas en el trabajo, me transmiten una irresistible sensación de sopor. Sólo si Hu Jintao y Wen Jiabao acudieran a estas reuniones vestidos de bailaoras gitanas y cantaran «Verde que te quiero Verde» podría volver e tener fe en ellas.

En todo caso, uno de los puntos de interés de estas reuniones, sobre todo la de la Conferencia Consultiva Política (una especie de órgano asesor del Gobierno) es que en ellas delegados venidos de muy diferentes lugares y condiciones sociales plantean propuestas para legislar en todo tipo de temas, desde los más trascendentales hasta los más baladís (¿o baladíes?). Ha sido el caso, por ejemplo, de un miembro de la conferencia que ha propuesto, ahí es nada, que el sur de China tenga calefacción.

Y es que podrá parecer extraño, pero toda la mitad meridional de China, incluyendo grandes ciudades como Shanghai o Cantón, no dispone de radiadores. Desde el principio de los tiempos –de los tiempos caldeados- se considera que, como el sur nacional no tiene unos inviernos tan duros como el norte, no necesita sistemas de calefacción, se supone que los ciudadanos aguantarán los meses invernales sin problemas o con mantas.

Ciertamente en el sur de China hace menos frío que en el norte: en Pekín no es raro que estemos semanas seguidas bajo cero en diciembre y enero, mientras en Shanghai pueden «sólo» estar a cero grados en esos mismos días y en Cantón a 10. Pero eso no significa que no haga frío en el sur… además, al ser sus inviernos más húmedos que el frío seco pequinés, a los shanghaineses, cantoneses y otros sureños se les pega el biruji a la piel y las llegan a pasar canutas.

Hay quien resuelve esto con estufas eléctricas, aires acondicionados que también lancen aire caliente y demás, pero creo que la sensación de calorcito doméstico que un pequinés tiene gracias a su calefacción de carbón –que contamina mucho, sí, pero es de las que más calientan- no la puede ni soñar un shanghainés.

La propuesta legal defiende que el sur también merece calefacción, aunque no tenga que ser tan potente, por el bienestar de sus ciudadanos y para ahorrar energía, pues estufas y aires acondicionados gastan mucha electricidad. Imagino que muchos shanghaineses cruzan los dedos para que esta propuesta se apruebe, y yo me alegraría por ellos, pero perdería uno de mis grandes argumentos para defender la inmensa y clarísima superioridad de Pekín sobre Shanghái («sí vale, tenéis más rascacielos, una ciudad más bonita, más cosmopolita… ¡pero no tenéis calefacción»).

Durante mucho tiempo pensé que para decidir qué partes de China son norte (ergo, merecen calefacción) y cuáles no, se usaba el río Yangtsé, que cruza el país de lado a lado por el centro de su territorio. Pero resulta que no, que los chinos utilizan otro río más septentrional, el Huai, una extraña corriente porque no desemboca en el mar ni tampoco en otro río, sino que termina en un lago. El Huai, que hace unos siglos perdió su desembocadura porque se la «robó» el cambiante curso bajo del río Amarillo, perdió un poco su grandeza, pero no su condición de gran frontera entre el norte y el sur chino. O la China donde vamos en calzones por casa en invierno y aquella en la que se arrebujan en mantas toda la estación fría.

A ver si prospera la propuesta de legislación, de momento ya ha servido para que este blog haya podido en el título del post parodiar por segunda vez en lo que va de año la famosa película de los silbiditos. Veamos si aún se presenta una tercera ocasión.

1 Comment

  1. Enviado por Xavi
    (Contacto Página)
    Doy fé de que en el sur de China también hace frío en invierno; incluso puede ser más intenso.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Ni me lo jures… y más en estos inviernos tan raros de los últimos años, en alguno hasta ha llegado a nevar en el sur mientras en el norte teníamos sol…

    http://chinochano.zoomblog.com/archivo/2008/01/31/sol-en-el-nortebrnieve-en-el-sur.html

    ~~~
    Enviado por Aves
    (Contacto Página)
    Vaya,entonces si voy a Shanghai me tocara usar las mismas tecnicas que mis abuelos para calentarme xD.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    El principal secreto, como ya se ha mencionado aquí en numerosas ocasiones, es usar calzoncillos largos. Un viejo truco que no falla, desde Escandinavia hasta Manchuria pasando por Siberia.

    ~~~
    Enviado por Carlos
    (Contacto Página)
    Me llamó mucho la atención que dieras por sentado lo de la calefacción central por radiadores en España. En Argentina, la calefacción es principalmente a gas y en segundo lugar, eléctrica, pero no central (salvo organismos públicos, hospitales, supermercados, etc.). En la Patagonia, por ejemplo, lo que hay son calefactores en cada habitación, aunque en zonas más cálidas, a lo mejor hay uno para toda la casa, o nada. En los meses fríos, se usan radiadores eléctricos, estufas halógenas, o directamente hay gente que se las aguanta si el frío no es extremo.

    ~~~
    Enviado por Maikel Nait
    (Contacto Página)
    Yo vivo en Shanghai, y doy Fe de que aquí hace un frío que pela en invierno. Jamás en mi vida había usado «calzoncillos largos» hasta que llegué aquí. Aqui la gente está acostumbrada a vivir dentro de casa con la cazadora puesta, o con un par de jerseys. Incluso aunque algunos tengan aire acondicionado caliente o radiadores… no los utilizan casi nada !! La cosa cambia cuando llega un bebé a la familia. La habitación del bebé goza de calefacción máxima, mientras los demás nos congelamos de frío , jajajaja. Menos mal que poco a poco voy convenciendo a mi señora de las bondades del radiador para nosotros mismos !

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    pobres shanghaineses. lo que sufren…

    brrr, Patagonia, ¡suena a frío sólo de leerlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.