El empresario del año

La revista Time anunció ayer quién había sido para ellos la Persona del Año, un acontecimiento siempre muy esperado por estas fechas. Os recuerdo, aunque ya lo dije en su día, que el último chino en haber conseguido este título es Deng Xiaoping, quien lo logró en dos ocasiones (1978 y 1985). En esta ocasión, me parece que la revista ha estado bastante desacertada: en un año tan histórico, marcado en todo el planeta por la pandemia de COVID, Time se ha puesto las gafas de ver de cerca, sólo ha mirado lo que pasaba en EEUU, y ha elegido a Joe Biden y Kamala Harris.

De todos modos, Time ha incluido otras categorías con las que ha compensado un poco esa miopía: los trabajadores sanitarios y los movimientos antirracistas han sido nombrados Guardián del Año, por ejemplo, y como Empresario del Año han escogido, aquí creo que sí muy acertadamente, a un empresario nacido en China: Eric Yuan.

Eric Yuan (Yuan Zheng para los chinos), nacido hace 50 años en Tai’an, a los pies de la sagrada montaña de Taishan, es el fundador y consejero delegado de Zoom, una empresa que hace un año no conocíamos casi nadie de nada y que hoy en día tenemos que usar casi todos, precisamente a raíz de la pandemia de COVID-19. Zoom es una plataforma para organizar videoconferencias por internet, que en este año de teletrabajo y distanciamiento físico forzado se ha convertido en algo tan habitual en nuestro ordenador o en nuestro móvil como Google, Facebook o YouTube.

Con Zoom se organizan conferencias, ruedas de prensa (las que la OMS organiza desde principios de año para informar de la pandemia usan esta plataforma, por ejemplo), pero también charlas de amigos, de parientes, y hasta bodas o funerales. Se ha convertido en una herramienta omnipresente en nuestras vidas. Aunque antes de la pandemia había otras más conocidas con un funcionamiento similar, como FaceTime, Skype o Google Meet, Zoom ha conseguido adelantarlas a todas, entre otras cosas por su facilidad de uso, ya que los asistentes a las videoconferencias no tienen que registrarse con anterioridad (aunque sí que tienen que instalar un software si se usa en un ordenador).

Hace un año, según cuenta Time, había unos 10 millones de usuarios de Zoom, pero ya en abril de 2020, durante el pico de los confinamientos, la cifra aumentó a unos 300 millones, casi una de cada 25 personas en el planeta. Ni que decir tiene que esto ha hecho que la empresa de Yuan se haya revalorizado muchísimo y le haya convertido en uno de los hombres más ricos del mundo, aunque curiosamente en los últimos meses, con la llegada de las primeras vacunas, sus acciones han caído, porque los analistas bursátiles piensan que tras la pandemia dejaremos de usar tanto Zoom.

Eric Yuan, formado en universidades chinas, cuenta que su sueño de desarrollar programas para facilitar las comunicaciones a distancia empezó ya a finales de los 80, cuando él estudiaba lejos de donde lo hacía su novia (hoy esposa) y tenía que pasar largos viajes de hasta 10 horas en tren para poder encontrarse con ella. En 1997 se fue a Silicon Valley, 10 años después obtenía la nacionalidad estadounidense, y en esos primeros años ya trabajó en una pequeña empresa de videoconferencias por internet que hoy es una de sus grandes rivales, WebEx. En 2011 la dejó para fundar Zoom, que comenzó a funcionar en 2013, y aunque en los primeros años lo hizo modestamente, en 2020 ha explotado hasta ser la app más descargada del año en Apple. En 2021 el título seguramente será para el dueño de alguna gran farmacéutica que se hará de oro con sus vacunas, pero este año, está claro que el título de Empresario del Año es para quien nos ha unido digitalmente en tantos meses de soledad forzada.

4 Comentarios

  1. Interesante, sí, que Zoom cada vez se usa más, desplazando a otros usados hasta ahora. Existe, no obstante, tal vez interesadamente, una suspicacia hacia este método de comunicación por casos que dudan de su seguridad. No obstante, es dudoso dado que 300 millones de usuarios son demasiados para que no lo hayan dejado de utilizar si así fuera…
    Lo que sí es irrebatible es que las telecomunicaciones han llegado brutalmente para quedarse.

    • Parece ser que hubo fallos de seguridad sobre todo en los primeros meses de uso masivo, que la empresa ha ido subsanando con el tiempo con distintas actualizaciones. Tal vez el éxito le llegó de forma demasiado rápida y la adaptación fue complicada, pero ahora parece que es una herramienta fiable.

    • No sabía… supongo que es como siempre, China tiene su propia versión de todo (su Google, su YouTube, su Facebook, etc) y entre la censura y el tema del idioma, siempre se impone a las multinacionales del ramo. Por mucho que el fundador de Zoom sea chino, es una firma de Silicon Valley….

Responder a Guillermo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.