¿El fin de la shark fin?

 

Uno de los tópicos que más se repite cuando se habla de China y su ascenso económico es aquello de que cuando todos los chinos alcancen, si lo logran, la clase media, el mundo tendrá muchos problemas para sostener sus necesidades. Puede que sea un mito, puede que no, aunque lo cierto es que hay un recurso natural que se está resintiendo especialmente de esto. Un recurso que a bote pronto quizá no se le ocurre a uno, pero importante al fin y al cabo, y en bastante peligro: los tiburones.

En Occidente, los tiburones protagonizan pelis de Spielberg con música enervante, sirvieron de modelo a míticos helados, y pare usted de contar, pero en China son el ingrediente de uno de los platos más lujosos de su gastronomía, la sopa de aleta de tiburón.

Esta sopa empezó, como tantos otros platos de la actual gastronomía china de alto standing, siendo una ambrosía sólo permitida a los emperadores. Con la caída del imperio, hace 100 años, el plato siguió siendo estando muy restringido, pero ya no por razones de sangre azul, sino porque debido a su elevado precio sólo los más ricos se lo podían permitir.

Sin embargo, en la China actual cada año son más los que se pueden y quieren permitir un plato que antes era de ricos, no sólo porque esté más o menos bueno, sino por mostrar estatus ante otros, en un mundo donde aparentar, tristemente, cuenta mucho. Como resultado, la población de tiburones mundial se está resintiendo (¡dicen que sólo para esta sopa se pescan hasta 70 millones de estos animales al año!), algo muy peligroso además para todo el ecosistema marino, dado que estos animales son muchas veces el mayor depredador, por lo que su desaparición puede causar la superpoblación del resto de animales, con desastrosas consecuencias.

A esto hay que añadirle la «peculiar» forma de obtener el ingrediente que da nombre a la sopa: a los tiburones que son pescados para tal fin, simplemente se les corta la principal aleta, en su parte superior, y despuésel tiburón es lanzado al agua, sangrando y sin una extremidad vital para que nade y siga vivo. Para los ecologistas, esto es una muestra de crueldad con los animales que no debe ser tolerada. Y para muchos otros, se trata de un derroche absurdo, pescar un enorme animal para aprovechar sólo de él una mínima parte de su anatomía.

No sé si será verdad, pero bueno, lo comento: una guía turística de una famosa mansión de inmigrantes chinos en Penang (Malasia) nos contaba a los visitantes hace unos días que durante siglos las aletas de tiburón eran una comida de pobres, ya que eran la parte que tiraban los ricos después de comerse el resto del tiburón, así que a los pobres lo único que les quedaba era hacer sopa con ese «despojo». Con el tiempo, cambiaron las tornas totalmente. No sé si será verdad esto, teniendo en cuenta que ya hace siglos la sopa de aleta de tiburón era manjar de emperadores, pero bueno, lo digo por si acaso, ya que aquel comentario me ha inspirado a hacer este post.

Volviendo a los problemas del consumo de esta sopa, éstos han llevado a algunos grupos ecologistas y otros sectores de la sociedad china a buscar formas de reducir o incluso eliminar este plato de lujo de los menús. Algunos restaurantes ya sólo hacen esta sopa con sucedáneos. La ONG WildAid ha contratado a famosos chinos, como el jugador de baloncesto Yao Ming o la saltadora de trampolín, Guo Jingjing, para que hagan campaña contra el consumo de este plato. Hay que decir, no obstante, que Yao no es del todo sincero en sus intenciones, porque en el banquete de su boda, había sopa de aleta de tiburón.

1 Comment

  1. Enviado por Lego y Pulgón
    (Contacto Página)
    Uf, tema de alta sensibilidad leguiana. Lo he visto en documentales y he llorado con mucha tristeza. No sólo por la muerte lenta y cruel del bicho, sino por la imagen de frivolidad, capricho y falta de «saber estar» en el planeta que demuestra mi especie, el depredador mejor adaptado a su medio, pero que lo desprecia. Se siente tan superior y tan dominador de su entorno, que está acabando con él, y todos los ecosistemas a los que aplasta con el pie, destruye y masacra, le van a dar una patada en el culo, que va a ser sonada, lo que no está en los escritos. Ni estará, porque no quedará quien lo escriba, ni quien lo lea.

    ~~~
    Enviado por Ruben
    (Contacto Página)
    Aunque no tiene nada que ver con el tema, nos puedes contar algo sobre lo que ha pasado en Beijing hoy? Sobre la manifestacion pro democracia y todo eso.

    ~~~
    Enviado por Jordi
    (Contacto Página)
    ¿Hay peligro que pase lo mismo con algún otro animal? Cocodrilos por ejemplo…

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Ruben: vuestros deseos son órdenes (bueno, no siempre, pero hoy sí). He hecho un breve post del tema hoy lunes.

    Jordi: si te refieres a que China pueda influir poderosamente en la extinción de un animal, ya ha habido varios a los que les ha pasado (el delfín del Yangtsé, el tigre del sur de China, y el panda está en peligro desde hace tiempo). Otro animal que ha sufrido mucho por el consumo chino es uno que a pocos se les ocurriría a bote pronto, el caballito de mar, usado en la medicina tradicional china.

    Por cierto, casualidades de la vida, El País dedicó este fin de semana un artículo a la pesca de tiburón, que también se practica en España:

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/escualo/deseado/elpepusoc/20110219elpepusoc_1/Tes

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Y no tiene mucho que ver, pero hay una bonita historia de Ramón Lobo en El País sobre un tiburón:

    http://blogs.elpais.com/aguas-internacionales/2011/02/el-tiburon-de-somalia-al-hombro.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.