El futuro ya está allí

Estoy en España de vacaciones, así que ando un poco desconectado de lo que ocurre estos días en Pekín, aunque sí que me han llegado las noticias de que el Nobel de la Paz Liu Xiaobo está gravemente enfermo y ha sido puesto en libertad (o va a ser liberado pronto) porque le queda poco de vida. La información es muy preocupante, muy triste, e intentaré seguirla desde lejos, aunque desde España es difícil oír en las noticias algo que no sea información nacional o deportiva. Ya sabéis lo intensos que somos los españoles con nuestra política y nuestro fútbol.

En fin, hoy de todos modos quería contar algo completamente diferente, más bien avisaros a los que estéis durante esta semana en Pekín que tenéis una cita interesantísima en el Instituto Cervantes de la ciudad. El próximo día 30 a las 6 y media de la tarde se inaugura una exposición de fotografías y documentales que bajo el título “El futuro ya está aquí” explora la cultura juvenil española y china de los 80, lo que en nuestro país se llamó “La Movida” y en China se bautizó como “La Maovida” (esto no es cierto pero estuviste a punto de creerlo, porque es la era de la posverdad y todo cuela).

La muestra, organizada por el Cervantes y por la empresa en la que trabajo a destajo, la Agencia Efe, va a enseñar por primera vez a muchos chinos a artistas como Siniestro Total, Parálisis Permanente o hasta Las Vulpes. Me gustaría estar allí para ver cómo reaccionan…

Pero la exposición no sólo habla de España sino también de la China de los 80, igualmente mediante fotos y vídeos que enseñan lo que tramaban los jóvenes urbanos de ciudades como Pekín mientras en España tocaban Radio Futura, Mecano o Gabinete Caligari. En aquellos tiempos ya había jóvenes extranjeros que llegaban a China para aprender mandarín, y llevaron la música de sus países, que influyó en los amigos chinos que allí hicieron, así que también aparecieron grupos chinos -sobre todo pequineses- de rock, punk o heavy metal, estilos que más de 30 años después aún tienen exponentes en el panorama musical nacional, aunque los medios de China les hagan poco caso y las autoridades les cancelen más de un festival.

Mientras al público chino de la muestra les sorprenderán los extravagantes atuendos de los miembros de la Movida madrileña, seguramente los no chinos descubrirán que en el Pekín de los 80 también hubo algo parecido, aunque en China no lo tengan tan mitificado como en España. He intentado buscar en Google fotos de la movida pequinesa de aquellos tiempos, pero sólo he encontrado por ahora estampas mucho más recatadas de la ciudad.

A la inauguración del viernes asistirán dos destacadísimos protagonistas de la Movida: el periodista Jesús Ordovás, que desde sus programas en Radio 3 ayudó a promocionar grupos entonces aún desconocidos y hoy archifamosos, y el músico Arturo Lanz, cerebro de las bandas de música electrónica Aviador Dro y Esplendor Geométrico, quien, cosas de la vida, tras la Movida emigró a China, donde trabajó como exitoso empresario, y ha pasado en el país muchísimos años (aunque no sé si sigue residiendo allí permanentemente o no).

La exposición ayudará a reflexionar sobre los 80 en España y China, con muchas diferencias pero también algunas similitudes, porque españoles y chinos hemos tenido una Historia más parecida de lo que a veces pensamos. Ambas naciones salían de años muy oscuros (el franquismo y la Revolución Cultural) con ganas de diversión y un ambiente muy despolitizado que, ayudado por algún que otro factor externo (desde el 23-F a la Matanza de Tiananmen) abocó a los dos pueblos a sociedades muy consumistas y desencantadas que sentaron el caldo de cultivo perfecto para tener hoy en día unos regímenes corruptos hasta las trancas. Pero no vayamos tan rápido en el recuerdo: de momento, quedémonos escuchando la música que sonaba en el verano de 1980.

 

2 Comentarios

    • por las pocas fotos que he visto, los protagonistas (incluida la actual directora del Cervantes de Pekín) eran un espectáculo andante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.