El juicio del siglo… XX

Mañana se celebra en China el que para muchos es el juicio más sonado en los últimos 30 años de este país: el del ex ministro, ex secretario general de Chongqing y ex miembro del Politburó Bo Xilai. Su caso, con asesinatos de por medio, fue ya tratado en este blog el pasado año, y no quiero yo hablar mucho más de algo que mis apañeros van a tratar profusamente mañana, así que mejor voy a recordar el anterior «juicio del siglo» que tuvo China: el de la famosa Banda de los Cuatro, que se celebró durante 40 días entre el 20 de noviembre y el 29 de diciembre de 1980. En algunas cosas, es inquietantemente similar al que está a punto de comenzar.

Tras la muerte de Mao Zedong, en septiembre de 1976, que ponía fin también a la caótica Revolución Cultural, dos facciones del Partido Comunista parecían enfrentadas: una «derechista», dominada por Deng Xiaoping, y otra «izquierdista», encabezada por la tercera y última esposa de Mao, Jiang Qing, quien había sido una destacada lideresa de la Revolución Cultural. En todo caso, el sucesor oficial de Mao era un centrista, Hua Guofeng, quien no parecía decantado ni por unos ni por otros (Mao le había designado su sucesor precisamente por eso, para buscar a alguien de consenso). Derechistas e izquierdistas, sin embargo, comenzaron a presionarle para que se decantara entre unos u otros.

Jiang Qing (de negro) y otros miembros de su facción velan el cadáver de Mao.

Hua Guofeng, quien vivió hasta hace poco (murió en agosto de 2008), en un principio pareció decantarse por la facción izquierdista de Jiang Qing, pero en realidad estaba del lado de Deng (quien había sufrido dos purgas en la Revolución Cultural y a las dos sobrevivió). Junto a los derechistas, maquinó una conspiración contra los izquierdistas. El 6 de octubre de 1976, menos de un mes después de la muerte de Mao, Jiang y otros tres importantes líderes de la facción (la llamada «Banda de los Cuatro») recibieron una carta que les pedía ir al día siguiente al Gran Palacio del Pueblo para una importante reunión del Politburó. Eran, además de Jiang, el viceprimer ministro Zhang Chunqiao, el vicepresidente del Partido Comunista Wang Hongwen y el secretario del Partido en Shanghai, Yao Wenyuan (cargo este último un poco gafe, porque 25 años después otro político que lo ocupaba también fue víctima de otro sonado juicio en la Historia moderna de China).

Uno por uno, los cuatro miembros entraron en el Gran Palacio del Pueblo y se encontraron con soldados que, pistola en mano, les pidieron que se entregaran, cosa que hicieron sin resistirse. Se gestó así, el 7 de octubre de 1976, un auténtico golpe de Estado sin violencia que no es muy conocido ni dentro ni fuera de China, pero que entonces fue respondido con grandes celebraciones en Pekín y otras ciudades del país.

La «Banda de los Cuatro» fue encarcelada en la prisión de Qincheng, en las afueras de Pekín (la misma en la que se cree que Bo Xilai ha pasado el último año y medio) a la espera de juicio, que tardo en llegar cuatro años. En aquel ínterin, un Deng Xiaoping ya con el poder en sus manos (Hua Guofeng se lo cedió muy a gusto) se dedicó a condenar pública y repetidamente los desmanes de la Revolución Cultural, para preparar a la opinión pública. La propaganda también ayudó lo suyo.

El juicio se inició el 20 de noviembre de 1980 en Pekín, y fue «público», como el de Bo mañana (en realidad la asistencia a estos procesos es muy escogida). Al juicio de hace 33 años asistieron 880 «representantes de las masas» y 300 periodistas. El informe inicial de la acusación era tan largo (20.000 palabras) que dos fiscales se iban turnando para leerlo. El delito más grave del que se acusaba a los Cuatro era la persecución de 750.000 personas y la muerte de 34.375 (siempre se dice que no hay cifras de los crímenes de la Revolución Cultural, quizá ésta sea una de las pocas que se pueden citar).

En el juicio, donde los acusados y otros «cómplices» de la banda se sentaban en una especie de valla como de establo, los cuatro principales acusados se mostraron de forma muy diferente. Yao, el ex jefe de Shanghái, fue el más cooperativo con los jueces, admitió su participación en muchos de los crímenes y acusó a los otros miembros de la banda. Zhang, sin embargo, apenas abrió la boca en los 40 días, enmudeció y renunció a tener defensa.

Pero sin ninguna duda, el mayor espectáculo lo dio Jiang, quien en varias jornadas del largo juicio perdió los estribos, gritando públicamente cosas como «¡este proceso es una farsa!» o «¡larga vida a la revolución!». En muchas ocasiones rompió a llorar, y a veces la policía se la llevó de la sala por romper el orden. La más famosa salida de tono de Jiang fue cuando se puso a gritar: «¡Yo sólo era la perra del presidente Mao! ¡Mordía cuando él me pedía que mordiera!».

Una de las acusaciones más curiosas en el juicio era que la misma Jiang Qing, famosa actriz en el glamouroso Shanghai de los años 30, había usado su poder en la Revolución Cultural para acabar con los amantes que había tenido en su época artística, con el fin de que Mao no se enterara.

Aquel juicio seguramente no fue muy seguido en Occidente, donde no llegarían muchas imágenes del asunto, pero no por ello pasó desaparcibido en la cultura popular de esas latitudes. Recuerdo que la primera imagen que tengo de ese juicio es de cuando leía de niño a Superlópez: en una de sus primeras historias, «La semana más larga» (también de los 80), el gran héroe bigotón cavaba un hoyo en el planeta y aparece en China, en pleno juicio a la Banda.

Impresionante el detallismo histórico de este tebeo: se puede distinguir perfectamente a Jiang Qing (Jiang King en la viñeta). ¡Y hasta las vallas usadas para los acusados!

En el Reino Unido, que en aquellos tiempos hervía con el punk, había entonces una banda punkarra que se llamaba, precisamente, la «Banda de los Cuatro» y cantaba canciones revolucionarias, o contrarrevolucionarias, o quién sabe.

El veredicto al sumarísimo juicio llegó el 29 de diciembre. La histriónica Jiang y el silencioso Zhang fueron condenados a muerte, aunque la pena fue conmutada a cadena perpetua exactamente dos años después (los analistas vaticinan que lo mismo ocurrirá en esta ocasión con Bo, de la misma manera que pasó con su mujer en el juicio del pasado año). Dicen que en 1983, cuando Jiang recibió la noticia de que la pena de muerte le era retirada, se puso a gritar «¡matadme! ¡matadme!». Wang fue condenado a prisión de por vida, y Yao a 20 años de cárcel (fue el único que cumplió la pena íntegramente).

Los cuatro acabaron siendo libres. Aunque Jiang lo fue por poco tiempo: en libertad provisional por motivos de salud, la viuda de Mao se ahorcó en mayo de 1991 en el hospital donde se le atendía, dejando una nota tan excesiva y fanática como ella lo debió ser siempre:

«La revolución ha sido robada por el clan revisionista de Deng Xiaoping. El presidente Mao exterminó a Liu Shaoqi, pero no a Deng, y el resultado de ese olvido es que males sin fin se han cernido sobre el pueblo chino y la nación. Presidente, tu estudiante y luchadora va a visitarte».

El «Diario de la Liberación» de Shanghái fue uno de los pocos que al día siguiente dedicó un artículo a Jiang, con un titular demoledor: «La bruja ha muerto» (como en «El Mago de Oz»).

Wang murió de cáncer poco después, en 1992, mientras que Yao y Zhang fallecieron los dos en 2005, ambos en libertad pero olvidados por autoridades y medios. Su fallecimiento cerraba del todo el gran juicio chino del siglo XX, abramos ahora bien los ojos para ver cómo se desarrolla el del siglo XXI.

PD: muchos detalles y alguna imagen de este post los he sacado de este magnífico artículo sobre la Banda de los Cuatro, del escritor e historiador Zheng Haiping.

ACTUALIZACIÓN (27/8/2013): he encontrado en YouTube un vídeo con imágenes de aquel juicio. Son sólo cuatro minutillos, pero ya con eso se ve más que lo que hemos visto en todo el proceso a Bo Xilai…

1 Comment

  1. Enviado por sanfanfenzi
    (Contacto Página)
    un capítulo mas dentro de la historia del comunismo

    ~~~
    Enviado por Nihilista
    (Contacto Página)
    Pero a la B4 se la quitaron de en medio cuando Hua Guofeng vio que estaban preparando milicias en SH para dar un golpe de Estado, ¿no? ¿o eso lo dijo el resto del PCCh para quedar bien?

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Bueno, parece ser que ya tenían mucho poder e influencia y no necesitaban un golpe de Estado, sino consolidar ese poder… Al parecer tenían el control de los medios oficiales (los únicos, básicamente) y muchos contactos en el ejército. Hua Guofeng seguramente se asustó del poder que tenían y se inclinó por apoyar a Deng Xiaoping en un golpe contra ellos.

    Hablando de Hua Guofeng, uno de los políticos más importantes y más desconocidos de la China moderna, hace unos años se hablaba de construir un mausoleo carísimo en el pueblo donde nació, en su honor. No sé en qué quedó el proyecto.

    ~~~
    Enviado por xxy33
    (Contacto Página)
    Utilizar la palabra «juicio» para referirse al teatrillo que le han montado a Bo Xilai es excesivamente generoso. En China podrá hablarse de juicios con jueces y con justicia de verdad (si es que eso existe realmente en alguna parte) cuando haya división de poderes. Mientras tanto los jueces son meros pregoneros de la decisión adoptada en las altas esferas del Partido.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Nada que objetar, salvo que la Justicia no será nunca al gusto de todos en ningún lugar. La Justicia es un plato amargo de aplicar siempre.

    ~~~
    Enviado por kailing
    (Contacto Página)
    La justicia para serlo no tiene que ser al gusto de todos, simplemente cumplir unos minimos para que pueda ser llamada como tal.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Tampoco nada que objetar, salvo que los que reciban sentencias en su contra dirán que esos mínimos no existen.

    ~~~
    Enviado por elenuchi4
    (Contacto Página)
    wa por fin me entero de esa historia , vi un trozo de esa historia en la pelicula » el ultimo bailarin de Mao» pero no entendia muy bien el contexto. Gracias por ya dejarme transparente

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Yo la vi este año y me pareció muy buena (además de que me pareció interesante ver una peli sobre China que no es ni china ni hollywoodiense, ya que es australiana).

    ~~~
    Enviado por joaquín
    (Contacto Página)
    recuerdo lo telediarios de la época, yo era muy jovencito, y los telediarios españoles si informaban del juicio a la banda de los 4

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    He intentado buscar algún Informe Semanal de la época, pero de momento he encontrado esto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.