El «volem votar» hongkonés

Es casi obligado dedicar unas líneas en este blog a las protestas que estos días se están viviendo en Hong Kong, aunque a mí me hayan pillado lejos, porque aún estoy en España, apurando mis últimos días de vacaciones. En consecuencia, seré breve y mis palabras podrían contener distorsiones condicionadas por la lejanía, aunque en escasos días estaré más cerca del meollo.

Las manifestaciones son el punto álgido de un año muy movido en Hong Kong, en el que ha habido, por ejemplo, episodios de malestar entre los hongkoneses por los cada vez más numerosos turistas chinos (un fenómeno comparable al que ocurre en el Mediterráneo con el turismo británico low cost). A ello se ha unido un aumento de las reivindicaciones que piden elegir por sufragio universal al jefe ejecutivo de Hong Kong (el «alcalde», por simplificar), actualmente designado en gran medida por la oligarquía hongkonesa (comandada por los magnates inmobiliarios, el gran motor de la ex colonia) y bendecido por Pekín. Los ciudadanos hongkoneses sólo pueden elegir un porcentaje minoritario de la asamblea local, el llamado Legislative Council (o Legco), aunque conviene recordar que esta misma democracia de pacotilla también la sufrían en los más de 100 años de dominio británico. En todo caso el deseo de votar de los hongkoneses ha explotado sobre todo tras el retorno a la soberanía china en 1997, y esconde otro deseo mayor, el de distanciarse de la China comunista, en un lugar donde muchos no se sienten chinos aunque tengan su cultura, de similar forma a como ocurre en Taiwán.

Las reivindicaciones aumentan a medida que se acerca el año 2017, que en teoría era la fecha prometida por China para «resolver» el problema de las elecciones en Hong Kong, aunque a Pekín, implicada en decenas de problemas internos y externos, tampoco le interesaba demasiado remover mucho esta cuestión. También aumentan las protestas por otro factor: Hong Kong pierde año tras año su condición de «Nueva York asiático», de centro de las finanzas, el comercio e incluso la cultura del continente. Ello en parte está causado por el interés de China en hacer que Shanghái sea un centro mayor que Hong Kong, pero tampoco conviene olvidar que toda Asia es una región en gran crecimiento y las diferencias entre otras grandes ciudades de la zona y la ex colonia británica se van reduciendo. Por otra parte, en Hong Kong hay enormes problemas de vivienda, grandes casos de corrupción, un aumento del paro y una disminución de las expectativas en los jóvenes… Un panorama que recuerda al de Occidente, y que es un buen caldo de cultivo para las protestas de indignados.

Con estos elementos, ahora la gran incógnita es saber cómo terminarán las protestas. Planea, para qué negarlo, el fantasma de Tiananmen, terrible suceso ocurrido hace 25 años (muchos de los líderes estudiantiles de entonces huyeron a Hong Kong, lugar que desde entonces es un importante núcleo de disidencia contra el régimen comunista).

Sin embargo, no parece que los acontecimientos vayan a ser esta vez tan violentos: merced al principio de «Un País Dos Sistemas», Hong Kong tiene una policía totalmente independiente de la china, por lo que se la supone menos agresiva y represora (aunque el otro día no dudara en usar gases lacrimógenos). El ejército en Hong Kong, en cambio, sí es completamente chino (China sólo tiene competencias en Hong Kong en materia de defensa y asuntos exteriores), aunque me extrañaria que se enviaran soldados contra los manifestantes, salvo que la situación en los próximos días cambiara diametralmente (por ahora las protestas son pacíficas y cívicas).

Lo que sí parece inevitable es que China intentará por todos los medios que la protesta pueda extenderse a otros lugares del país, mediante censura y propaganda contra los manifestantes. Sigamos atentos a lo que ocurre con la llamada Revuelta de los Paraguas.

1 Comment

  1. Enviado por Weiyi
    (Contacto Página)
    Las revueltas terminaran con el nobel de la paz al lider estudiantil de 17 años. Ya lo estoy viendo.

    ~~~
    Enviado por LOL
    (Contacto Página)
    YO TAMBIEN LO VEO!!!

    ~~~
    Enviado por Kailing
    (Contacto Página)
    Es curioso que los chinos que viven fuera de la jaula y disfrutan de lo que los manifestantes de HK piden, son los primeros en no querer para ellos (y el resto de sus compatriotas) lo que ellos disfrutan por suerte o por parne. En vez de solidaridad viven la ley del embudo, para mi lo ancho y para ti lo agudo.

    ~~~
    Enviado por Kailing
    (Contacto Página)
    Por cierto el tan manido «como en los 100 años de dominio britanico» hay que estudiarlo historicamente (el PCC mostro su oposicion a posibles avances en democracia y autodeterminacion en la colonia)… y tal afirmacion lo que hace es confirmar que HK sigue siendo una colonia, un territorio dominado, esta vez bajo China y por lo tanto «la vuelta a la madre patria» fue un mero cambio de collar, y por lo que se ve, a peor. Lo mejor de todo… que Taiwan ha visto afirmado lo que suponia: el «un pais dos sistemas» tiene mas trampas que el Donkey Kong.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Bueno, si nos ponemos a estudiar históricamente China y Hong Kong, puede que en una China no humillada ni repartida cual pastel por Occidente y Japón durante 100 años no habría prosperado el comunismo (de la misma forma que el nazismo es hijo indirecto de las humillaciones alemanas tras la I Guerra Mundial). Y el problema taiwanés también deriva de esto…

    Cuando a un país le dan tundas por todas partes desde el extranjero, no acaba saliendo nada demasiado bueno, y en Oriente Medio , entre Siria e Irak, estamos viendo un buen ejemplo de ello.

    En todo caso, por mucho que avancen los hongkoneses estos días, se supone que en 2049 China y Hong Kong se fusionarán definitivamente… En fin, imagino que muchos hongkoneses ven aún lejana esa fecha y quieren al menos más libertad en los próximos 30 años.

    ~~~
    Enviado por JP
    (Contacto Página)
    Lo de Cataluñá y Hong Kong se parece como un huevo a una castaña.

    Kailing: fueron más de 100 años de colonialismo británico. La isla de Hong Kong se cedió a perpetuidad pero Kowloon y los Nuevos Territorios se arrendaron por 99 años. Hong Kong no puede proclamar la independencia ni en un millón de años. Ni agua, ni gas, ni electricidad. Y eso para empezar. Que a los británicos los amenazaron con eso y con abrir fronteras.

    El un país, dos sistemas no tendría ninguna trampa si los británicos no hubieran usado o usaran Hong Kong para tocar las narices a los chinos. En caso de una negociación con Taiwán las cosas serían muy distintas, puesto que desde el principio se trata de una democracia (o eso se dice) consolidada.

    Los nacionalistas es lo que tenéis. Una cerrazón de tres pares. Por mucho que os empeñéis y aunque los hongkoneses se consideren mejores a los chinos del continente no tienen (más que cuatro) veleidades nacionalistas a no ser que les llegue pasta de EEUU o del PDP.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Pasados unos días, creo que el problema se va a enquistar con protestas pequeñas pero muy duraderas. Veremos cómo continúa la cosa, afortunadamente los episodios de violencia son por ahora aislados (en cuanto a la policía contra los manifestantes, quiero decir).

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.