En sillín por el reino de Silla

Tras los paseos por Busan, ciudad de la que os hablé un poco en los dos anteriores posts, he viajado a la ciudad de Gyeongju, que está a una hora de autobús y cuyo nombre se me da bastante mal de recordar, probablemente en cuestión de semanas lo habré olvidado. En la estación de autobuses estuve a punto de comprarme billete equivocado y acabar en Jeonju, otra ciudad bastante más alejada.

Después de haber conocido las dos grandes ciudades surcoreanas, Seúl (hace cuatro años) y Busan, ha estado bien que me acercara a una localidad de tamaño más pequeño, con otro ritmo de vida. Eso sí, tiene el mismo caos de letreros que cualquier ciudad coreana o japonesa.

En el cartel chino pone «Wangfujing».

Gyeongju es una de las ciudades coreanas con más patrimonio cultural, porque en ella floreció el Reino de Silla, una de las antiguas civilizaciones que había en la península. Tanto en la ciudad como en las afueras hay numerosos restos de aquella época, o reconstrucciones (en Corea casi todo lo histórico está reconstruido, la guerra entre el norte y el sur les dejó arrasados, aparte de que muchas cosas se hicieron en madera y no perduraron, un problema muy típico de toda Asia).

La corona del rey de Silla, que se parece bastante a las coronas de los reyes medievales europeos, es el símbolo más o menos oficial de Gyeongju, y una mascota de aquel monarca te pide que ni se te ocurra cruzar la calle por donde no debes, o te dará un buen puñetazo con su fuerza sillera.

¿Qué asentamientos quedan de Silla? (Tenía que hacer el juego de palabras, lo siento, o mejor dicho, lo lamento). Pues bueno, tienen el que según ellos (seguro que los chinos no están de acuerdo) es el observatorio astronómico más antiguo de Asia, ésta especie de gigantesco y pétreo botellín de colonia hecho de sillares, cómo no podía ser de otra manera.

Los niños de la foto son algunos de los cientos que vi de excursión por la zona histórica. No lo sabía entonces, pero los coreanos disfrutan desde hoy y hasta el domingo de un gran puente por el día de los caídos en la guerra, o algo así, y como el lunes y el martes eran días medio festivos ya, muchos colegios e institutos se fueron de excursión por las ruinas de Gyeongju. Muchos niños iban vestidos con camisetas de un mismo color según la clase, pero su toque personal estaba en las gorras, a cuál más llamativa.

Seguí a los críos por los atractivos históricos de cerca de la ciudad, que en el mapa parecían muy cerca unos de otros, pero que en realidad te exigían una caminata bastante agotadora.

Al día siguiente decidí ir al lugar más famoso de las afueras de Gyeongju, el Templo de Bulguksa, también de la época de Silla, reconstruido en los 70 y visita obligada si andas por la zona. En el mapa parecía que estaba al lado, pero como al día anterior ya entendí que el que lo diseñó se pasaba las escalas por salva sea la parte, alquilé una bicicleta. Ni por ésas… igual me hice 30 kilómetros, muchos de ellos cuesta arriba, y mientras pedaleaba me cagaba en el cartógrafo.

En fin, por lo menos el viaje me sirvió para ver un poco de campo coreano, con mucho arrozal, como en otras partes de Asia Oriental, aunque aquí, a diferencia de Filipinas, Tailandia, Vietnam, etcétera, plantan y cosechan no a mano, sino con unos motocultores muy apañaos.

La garza zaragozana goza en el arrozal, frase palindrómica.
(qué va, no lo es, ¿pero a que has leído del revés por si acaso?).

También vi este espectacular minifundio, en la mediana de una de las carreteras principales de salida a Gyeongju… ¡Eso es pasión por el campo! (O necesidad, quién sabe).

Además vi iglesias, muchas iglesias, y de piedra, como si llevaran siglos allí. Corea del Sur es, con el permiso de Filipinas, uno de los lugares de Asia Oriental donde el cristianismo más ha triunfado, no sé si consecuencia directa de la Guerra de Corea -como el béisbol- o qué.

Bueno, bonito paseo en bici, pero llegué al Templo de Bulguksa totalmente derrengado, y al llegar lo primero que hice fue tomarme una sidra en la maquinita de bebidas de la entrada. Si los asturianos se enteran de que los coreanos y los japoneses le llaman sidra a algo que es poco más que una gaseosa, se cabrearían bastante. Pero bueno, que me voy por las ramas, Bulguksa es un templo muy chulo, reconstruido pero muy chulo, con ese estilo coreano que es como más rústico que los templos chinos y japoneses. Más piedra y madera natural y menos pintura y detallitos superfluos (a veces los coreanos me recuerdan en ésta y otras cosas a los vascos).

Como digo, poca decoración interior, pero bueno, no falta el típico Buda de miles de manos que a mí siempre me deja hipnotizado cuando lo veo.

Lo mejor de Gyeongju (en cuanto a sitios para turistas novatos como yo se refiere) lo he dejado para el final, sus parques «abollados» en el centro de la ciudad. En ellos hay cientos de tumbas tumulares en las que descansan, imagino, reyes y nobles de la época de Silla. Su visión, en medio de la ciudad, es espectacular, tanto de día como de noche.

Ya sabéis, si algún día tenéis la oportunidad de visitar Corea del Sur, no os olvidéis de pasar por Gyeongju, pero llevad el nombre escrito en una chuleta, que podéis acabar en la otra punta del país. Ah, no os olvidéis de comprar la especialidad local, el ppang (así llaman ellos al pan, parece ser que es un portuguesismo, aunque probablemente el «bao» chino también lo es).

Bueno, mejor dicho, sí, olvidadlo, que como buen dulce oriental está relleno de judías y no hay dios -occidental- que se lo coma.

1 Comment

  1. Enviado por Leonardo
    (Contacto Página)
    Gracias por hacernos viajar con vos !.

    ~~~
    Enviado por Diego Iván
    (Contacto Página)
    No he estado en Gyeongju, pero los tumulos me hacen acordar al espectacular Chocolate Hills en Filipinas, aunque en este caso son producto de la misma naturaleza.
    Cuantas tarde noches paseando por Gwangalli bien acompañado, se me va una lagrima…

    ~~~
    Enviado por Pacou
    (Contacto Página)
    El Reino de Silla emigró hacia occidente y ahora está al lado de la Albufera de Valencia:
    http://www.silla.es

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    sería interesante ver ejemplos de topónimos españoles que puedan hacer gracia en otro idioma… aunque ahora mismo no caigo en cuáles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.