Faltó el Xinjiang, entre otras cosas

Hacer balance de los 17 años que pasé en China, y que han tocado a su fin este mismo mes, sería difícil y pesado, pero al menos lo quiero hacer en el ámbito de los viajes, que como os imaginaréis es una de mis aficiones favoritas, por no decir la mayor de mis pasiones. Quiero repasar, más que lo visto, lo que no vi.

En ese tiempo en China visité casi todas las divisiones administrativas que tiene el país, contando provincias, regiones administrativas y municipalidades. Faltó una muy importante, Xinjiang, por varias razones:

– Me parecía una región demasiado grande para recorrerla en sólo una semana o un puente, que era la duración habitual de los viajes que hacía por China. En ese tiempo podría haber visto a lo mejor muchas cosas yendo a varios lugares en avión, pero a mí dentro de China siempre me gustó recorrer el territorio en tren y autobús, por la superficie y no por el aire, que es demasiado sencillo y te pierdes cosas en el trayecto.

– Las noticias que llegaron durante años desde Xinjiang (atentados terroristas, conflictos entre uigures y chinos, últimamente la represión que el Gobierno lleva a cabo contra los uigures en forma de campos de reeducación…) no invitaban demasiado a visitar Xijiang. Soy consciente de que muchas veces las noticias no reflejan la realidad cotidiana de los sitios, y que he estado en otros lugares aparentemente peligrosos según los periódicos pero que al final son tranquilos si se toman precauciones. De todos modos, en el caso de Xinjiang cedí a la “propaganda” de los diferentes bandos y caí un poco en el miedo.

– Personas que sí visitaron Xinjiang me contaron o contaron en diversos foros que habían tenido momentos de mal rollo con las autoridades: hoteles donde la policía les había interrogado en la habitación del hotel, o les había retenido, o les había obligado a borrar fotos, por ser extranjeros. Eso también me repelió bastante a la hora de ir a Xinjiang, aunque luego he visto, como contaba en el anterior post, que ese tipo de cosas no sólo te pueden ocurrir en esa división administrativa china.

Teniendo en cuenta esta desgraciada ausencia mía en tierras xinjianesas he elaborado un mapa de las provincias y regiones que he visitado en China entre 2001 y 2018, poniendo al día otro similar que hice cinco años atrás…

 

He de aclarar, en todo caso, que si bien he coloreado la provincia central de Guizhou, en ella sólo he estado en una excursión de un día por una aldea cuando estaba en Fenghuang (turístico pueblo de la vecina Hunan), así que he dudado mucho de si incluir realmente a Guizhou como lugar visitado. Lo he hecho, aunque realmente debería en el futuro hacer un tour como dios manda por esa provincia, que debe ser muy interesante, para realmente sentir que merece el color amarillo claro que le he puesto.

Muchos de los viajes provinciales por China los inicié en sus capitales, por lo que también puedo decir que he estado en muchas de las grandes ciudades del país, aunque me falta alguna que otra. Por ejemplo, además de no haber estado en Urumqi, la capital de Xinjiang, tampoco pasé por las capitales de Shandong (Jinan), Fujian (Fuzhou) o la mencionada Guizhou (Guiyang), y en Shanxi pasé alguna vez por su capital Taiyuan pero sólo de escala entre autobuses o trenes, y no cuenta realmente en mi lista como sitio visitado. A Jinan y Fuzhou les ha ido mal que en sus respectivas provincias haya dos ciudades muy turísticas y pintorescas, como Qingdao o Xiamen, culpables quizá de que yo no haya ido a la capital sino a estas dos mencionadas. Dongguan, una de las principales ciudades industriales de la provincia de Cantón, es la ciudad más poblada de China que nunca visité (tiene unos ocho millones de habitantes), pero nunca me llamó demasiado la atención.

Hay muchas excursiones por China que me faltó por hacer. Además de conocer Xinjiang o Guizhou, me hubiera gustado ir a los lagos de colores de Jiuzhaigou en Sichuan, hacer la excursión a la Garganta del Salto del Tigre en Yunnan, ir a la isla de Putuoshan, subir la montaña sagrada de Emeishan, o pasar por la ciudad tibetana de Shigatse. Me hubiera gustado volver al lago volcánico de Changbaishan, en la frontera con Corea del Norte, porque la única vez que fui había nieve y niebla y no vi gran cosa. También me propuse que cruzaría andando el puente que une Macao con la isla de Taipa, pero el día en el que lo tuve a huevo me dio pereza, no lo hice, y lo apunté para el futuro.

Saliendo a los alrededores de China, mi gran espina en 17 años es no haber podido pisar jamás el país más próximo a Pekín, que no es otro que Corea del Norte. Lo intenté de todas las formas posibles, y estuve en tres puntos de la frontera chino-norcoreana para por lo menos desde el lado chino ver un poco los paisajes norcoreanos, pero nunca realmente he estado en las tierras gobernadas por Kim Jong-un, pese a que sí he soñado nocturnamente en varias ocasiones haberlo hecho, lo que indica que esta mancha en mi pasaporte se está convirtiendo en una obsesión. También me hubiera gustado llegar a China en el tren Transiberiano, pero la burocracia rusa me lo dificultó bastante y abandoné el intento de hacerlo. Nepal, Sri Lanka, el sur de la India o Mongolia en verano (en este país estuve en invierno, pero lo quiero ver con sus praderas verdes) son otros huecos en mi wish list que espero llenar algún día, aunque en el fondo es bueno dejarse cosas por visitar, porque eso significa que algún día intentarás volver.

8 Comentarios

    • Impresionante tu viaje, ojalá un día pueda hacer algo parecido. Tus dificultades en Xinjiang me confirman que si en mi último viaje hubiera elegido ir allí en vez de a Qinghai, Gansu y Ningxia (estuve dudando) las hubiera pasado canutas, mis problemas en Linxia se hubieran multiplicado en Xinjiang. Una pena lo de China a veces.

  1. Aunque no hayas estado en Xinjiang, lo que sí has visitado es impresionante, y además has podido ser testigo de primera mano de la transformación de China en estos años.

    Abrazos.

    • Gracias! Se hizo lo que se pudo, aunque China es tan grande que siempre te quedan muchas cosas por ver… o las que ya has visto han cambiado tanto que si vuelves ya no las reconoces.

  2. Veo este mapa y muero, en un año sólo pude estar en Cantón y visitar Guilin del cual no me arrepentí. Bueno fueron otras las circunstancias de mi viaje. Gracias por compartir tu experiencia, viendo el mapa me motivas a Regresar a Casa, 回家。

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.