Feliz Navidad y mejor derbi

Con este meme ya viejo, pero siempre impagable y que creo que nunca había puesto en esta web, os felicito las Navidades, como manda la tradición, hoy que con el sorteo del Gordo comienza el jolgorio. Comed, bebed, festejad con familiares, con amigos o con quien tengáis más a mano, que la vida es corta. Y si os toca la lotería, con más razón.

Pero hoy no es sólo el inicio semioficial de la Navidad, sino también un día importante para mis tierras aragonesas, ya que se juega en Segunda División el derbi regional entre el Real Zaragoza y el SD Huesca, equipos actualmente muy parejos en calidad y trayectoria, algo que nadie habría imaginado hace apenas 10 o 15 años.

Este año se da la curiosa y asiática circunstancia, que le va muy bien a esta web, de que tanto el Huesca como el Zaragoza tienen en sus filas jugadores japoneses. En el Zaragoza juega Shinji Kagawa, y en el Huesca su tocayo Shinji Okazaki. Los dos han sido internacionales con la selección nipona, los «Samurais Azules» que siempre quedarán mal en las comparaciones con Oliver y Benji pero que a mí me han gustado bastante en algunos de los últimos Mundiales.

Aprovechando esta feliz coincidencia, la oficina de turismo de Aragón los ha juntado en un vídeo muy chulo en el que promocionan lugares de la comunidad autónoma, así que quién sabe, a lo mejor este verano vemos más turistas japoneses por tierras aragonesas.

Por cierto, hablando de Japón y de luces… me consta que este año en España está creando más polémica de la que ya causa en años anteriores el tema de las iluminaciones navideñas en ciudades como Vigo o Madrid. La polémica se vio aumentada por el hecho de que en España el tema del ahorro energético y la lucha medioambiental se han convertido en un tema muy debatido gracias a la celebración en Madrid de la Cumbre del Clima.

Pues sabed que para iluminaciones espectaculares tendríais que ver las que cada mes de diciembre desde hace más de 20 años enciende la ciudad japonesa de Kobe en sus calles.

Estos castillos de luces, que atraen a millones de turistas en diciembre, no se montan para celebrar la Navidad, sino para conmemorar el terremoto que la ciudad sufrió en el invierno de 1995, y que causó más de 5.000 muertos. La ciudad se quedó sin luz en esos días, muchos encendieron velas y faroles como símbolo de esperanza, y la cosa acabó derivando en esta bonita festividad, aunque seguramente a ojos de Greta sea un poco derrochona.

¡Sé el primero en comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.