Feliz Nuevaeridad,
xirvientes de Xi

Desde Pekín, paz a los hombres de buena voluntad y guerra a los hombres de mala voluntad. Por “hombres” me refiero a hombres y mujeres, que yo no uso neolenguas de político.

Para ilustrar estas fiestas, nada mejor que la imagen con la que hemos abierto hoy, que inmortaliza una visita que hizo Xi Jinping a la casa de Papa Noel en Rovaniemi (Finlandia) en 2010, cuando él era aún vicepresidente de China. Santa Claus obviamente está ofreciendo su regazo para que Xi se siente en él y le cuente si ha sido bueno en el año, pero si así lo hizo Xi no tenemos testimonios gráficos, lamentablemente.

Además, os brindo cuatro fotos más, tomadas en estos días inusualmente azules en Pekín.

Decoración navideña en la antigua “dirty street” de Sanlitun, destruida y remodelada dos veces este año y que ha quedado totalmente irreconocible.
Un árbol navideño extrañamente decorado junto a la Catedral de Pekín nos recuerda que además de la Navidad hay que celebrar la Semana Santa.
No puede haber nada más festivo y chino a la vez que un árbol de Navidad hecho con paquetes de fideos instantáneos.
Papanoeles chinos hacen gimnasia matinal, antes de un muy animado “Santatón” que se corrió ayer en el parque de Chaoyang.

También os presento el vídeo del primer unboxing de Chinochano, ya que hoy nos han regalado a todos los vecinos del edificio donde me encuentro la siguiente cajita:

Es un regalo muy navideño en China, porque en mandarín la Nochebuena es llamada “ping an jie” (literalmente, “noche de paz”) y a ellos les recuerda ese nombre a las manzanas, que denominan “ping guo”. Cuando te regalan una manzana navideña, te están deseando paz, como yo hice al principio de este post.

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.