Fieles siempre, sin reblar

Permitidme que hoy me desvíe un poco del tema principal de este blog para viajar con la imaginación a mi ciudad natal y celebrar con gran orgullo que el modesto equipo local, la Sociedad Deportiva Huesca, haya conseguido por primera vez en su Historia algo que los oscenses seguramente jamás habríamos creído que pasaría, un ascenso a la Primera División de la mejor liga del mundo. Para una pequeña ciudad de 50.000 habitantes esto es un acontecimiento que se recordará por lo menos durante todo el siglo (aunque conviene recordar que en los 80 y 90 Huesca ya tuvo equipo de baloncesto en la división de honor, nuestro añorado Magia).

No os voy a engañar, no me puedo considerar un fanático del SD Huesca. Me gusta que gane, y he puesto su escudo en mi carpeta cuando iba a la universidad, pero si me preguntaban de qué equipo era optaba por equipos más conocidos, que además he variado a lo largo de la vida (Deportivo, Real Zaragoza, Barcelona…). Además, siempre he dicho que sería más del Huesca si éste no fuera de azulgrana sino de verde y blanco, que son los auténticos colores que simbolizan la ciudad. De todos modos, alguna vez he ido al Alcoraz, el estadio del Huesca, aunque fuera sobre todo para acompañar a familiares que si son fieles del club de toda la vida, incluso cuando hace apenas 15 años malvivía por los campos de Tercera. Ellos han pasado mucho frío en ese campo, y son ellos los que merecen celebrar hoy a lo grande.

En todo caso, sí puedo presumir de haber nacido a 200 metros del Alcoraz, aunque eso lo pueden decir prácticamente todos los oscenses de por lo menos el último medio siglo, ya que el estadio está muy cerca del hospital de la ciudad, con su obligada maternidad.

Desde lejos, aquí en China, lo primero que pienso es que este ascenso puede producir la milagrosa circunstancia de que muchos chinos aficionados al fútbol descubran que hay una pequeña ciudad llamada Huesca, con un equipo que jugará la próxima temporada con sus adorados Real Madrid y Barcelona. Estar en Primera es existir como ciudad para millones de aficionados del mundo (para los que dicen que el fútbol es de incultos, les diré que con él se aprende mucha geografía) y sé que en China hay muchos que se conocen de memoria todos los equipos de la máxima categoría española, así que quizá la próxima vez que un chino me haga la consabida pregunta “¿de qué parte de España eres?” ya no le tendré que decir “de cerca de Zaragoza”, como habitualmente hago. A lo mejor les digo “soy de Huesca” y ellos me contestan “ah sí, menudo gol le metisteis el otro día al Valencia”.

Por cierto, casi de casualidad me he enterado de que hace pocos años el Huesca juvenil tuvo en sus filas a un futbolista chino, Shuang Bijia, un chaval nacido en Kunming que no ha dejado la provincia, porque ahora está en el Sariñena. La globalización es lo que tiene.

No sé cuánto durará la alegría, si el Huesca se adaptará bien a Primera o no, pero ahora lo que le toca a una ciudad pequeña y a veces olvidada como la nuestra es vivir este instante con felicidad. Sí, es sólo fútbol, pero ya sabéis lo que dice el sabio Valdano, que este deporte es lo más importante de las cosas menos importantes.

PD: El título del post de hoy es el lema de la SD Huesca. “Reblar”, palabra aragonesa (y también castellana, aunque está en desuso en este idioma) significa “retroceder”. Confiemos en que el Huesca siga esa consigna ciegamente, y que en el futuro veamos a Huesca en competiciones europeas (suena a locura, pero también parecía loco estar en Primera).

Al equipo oscense a veces lo llaman sus aficionados “West Ham” en broma, imaginaos qué cosas si los azares de este deporte emparejan a ingleses y aragoneses un día en un torneo continental.

PD 2: Me dice mi cuñado que no me olvide del balonmano, que el Huesca está en la Liga ASOBAL desde hace unas cuantas temporadas… Si es que somos potencia deportiva.

5 Comentarios

  1. Felicidades a los oscenses y a su equipo.
    Veremos el año que viene como se enfrenta a los “Grandes” a mi me gustaría que les ganase a alguno

    • Tampoco es que yo sea muy futbolero (salvo cuando hay Mundial o Eurocopa), ni tampoco puedo decir ahora que siempre he seguido al Huesca porque sería un poco arribista, pero desde luego que me alegro. Ojalá pueda verles en algún partido en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.