Firmes contra TODO el terrorismo

Shanghai también homenajeó a Francia este fin de semana.

Es difícil hablar hoy de otra cosa que no sean los ataques de París. La actualidad está desde el fatídico viernes 13 dominada por la condena mundial a este acto cometido por salvajes, la caza de las ratas ponzoñosas que lo cometieron y las muestras de solidaridad internacional. Aunque ojalá esta ola de condenas y solidaridad se hubiera producido también, por poner un ejemplo, el año pasado, cuando 145 personas, en su mayoría niños y adolescentes, fueron masacrados en Pakistán por yihadistas. O hace unos días, cuando más de 200 rusos fallecieron en un atentado contra un avión. No diré nada de los ataques terroristas que ocurren en China, porque aquí el primer culpable de que se informe poco de ellos y que causen escaso impacto es la censura del régimen. Aunque os puedo decir que sentí la misma pena por la pobre gente que murió mientras compraba billetes de tren en Kunming el año pasado que por los que el viernes fueron a un concierto en París y fallecieron.

En realidad, puedo entender la distinta reacción. Lo que más cerca tenemos en el tiempo y en el espacio nos afecta más, es parte de nuestra humana imperfección. Seguramente a mí los ataques de Kunming tampoco me hubieran llegado al alma si no conociera esa ciudad, o su estación de tren. Sin embargo, estaría bien que por cierto decoro, al menos en el poder (y en él incluyo a la prensa) hubiera un tratamiento similar de todos los ataques terroristas, ya que, se produzcan donde se produzcan, son actos de barbarie y no tienen ninguna justificación nunca. Y no, tampoco en dictaduras: una víctima inocente lo es también si vive en un país que no es democrático.

Por cierto, una curiosidad para terminar, aunque no estemos de mucho humor para curiosidades: la Sala Bataclan, donde se produjo el mayor número de víctimas en los ataques del viernes, nació con el nombre de Grand Cafe Chinois, y su diseño original era muy achinado, aunque tras un incendio en 1933 fue remodelado, sobre todo en su parte superior, y adquirió el aspecto que tiene ahora.

1 Comment

  1. Enviado por Ana
    (Contacto Página)
    Como nota extra el edificio está considerado como un edificio histórico de Paris:

    http://www.culture.gouv.fr/public/mistral/merimee_fr?ACTION=CHERCHER&FIELD_1=REF&VALUE_1=PA00086554

    Segun la web esta, la decoración externa actual es de 1982.

    Saludos de una lectora desde Francia (pero no en Paris!)

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Es un edificio muy bonito, y sobre todo cómo está pintada su fachada.

    ~~~
    Enviado por Anónima
    (Contacto Página)
    Cuando lo vi en las fotos ya me tuvo un aire oriental! Esto lo explica todo… Aunque parece más bonito en la foto de cuando era el Grand Café Chinois.

    ~~~
    Enviado por ChinoChano
    (Contacto Página)
    Si tenía los mismos colores que el actual, era más bonito, sin duda.

Responder a chinochano Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.