Follón en Alaska

Esta semana China y Estados Unidos han tenido el primer contacto cara a cara desde la llegada de Joe Biden a la presidencia norteamericana, entre los jefes de ambas diplomacias (el ministro de Exteriores chino Wang Yi y el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken), y la verdad es que ha sido un comienzo pésimo. Se prometía un encuentro frío, dado que las dos delegaciones se habían dado cita en Anchorage (Alaska), pero lo cierto es que la reunión al final estuvo acaloradísima.

Llegada de la delegación estadounidense a las tierras del doctor Fleischman.

Para que entendáis lo ocurrido, tenéis que tener cuenta cómo son este tipo de encuentros en lo informativo: yo he cubierto en China cientos de ellos, así que me los conozco de memoria, pero éste no fue en absoluto como los que yo he presenciado. Normalmente, la prensa sólo puede escuchar dos o tres minutos iniciales de la reunión, en los que ambas delegaciones se intercambian saludos y bienvenidas muy educadas y sin apenas contenido, y luego, cuando se «echa» a los periodistas, es cuando empiezan a tratarse temas importantes, a veces espinosos.

Todo preparado para las gentilezas iniciales… OH WAIT.

Sin embargo, en esta ocasión Blinken, que al ser anfitrión era quien comenzaba a hablar, se saltó este protocolo y delante de la prensa empezó a criticar a China por «dañar el orden internacional» en temas como Hong Kong, Xinjiang, Taiwán, ciberataques a Estados Unidos o «coerción económica a nuestros aliados» (no sé muy bien a qué se estaba refiriendo con eso). Diplomáticamente, eso era darle un puñetazo a la cara a la delegación china.

Viendo que los estadounidenses se saltaban los formalismos, los chinos hicieron lo mismo: respondió a Blinken no el ministro Wang Yi, sino el responsable de Exteriores del Partido Comunista Chino, Yang Jiechi (exministro de Exteriores), quien en vez de la habitual réplica educada de uno o dos minutos, sostuvo una perorata de 18 minutos. En ella dijo cosas como que Estados Unidos no podía criticar a China por sus ciberataques, ya que en eso el país americano es «un campeón», o que no tiene derecho a erigirse como el jefe del mundo diciendo qué cosas dañan o no el orden internacional.

La reunión se volvió aún más extraña cuando, terminada esta réplica, Blinken pidió a las cámaras que no se marcharan, que se quedaran un poco más a escuchar lo que tenía que contrarreplicar: allí ya quedó bien claro que el guión del encuentro estaba totalmente roto. Y aún se permitió que la prensa escuchara la contra-contrarréplica de Yang, en la que éste prácticamente ya levantaba la voz, muy airado. Podéis captar todas estas tensiones en el siguiente vídeo:

Con este tenso encuentro, una tensión quizá buscada, la Administración Biden seguramente ha querido dar una imagen de fuerza y mostrar a la opinión pública de su país y occidental que no van a ser blandos, una impresión que quizá puedan dar en estas semanas iniciales por la simple razón de que no tienen el talante camorrista de Donald Trump. El anterior presidente fue un desastre en muchísimos niveles, pero ahora cualquier asomo de debilidad en Washington hará que votantes y medios comparen lo actual con el trumpismo, así que el Gobierno norteamericano puede incluso sobreactuar en este tipo de eventos, cuando normalmente serían de un aburrimiento supino. Al menos nos van a tener entretenidos.

En cuanto al Gobierno chino, creo que ya esperaban que la era Biden no fuera un camino de rosas, pero quizá les ha sorprendido que Estados Unidos se haya saltado los protocolos y la ceremoniosidad de este tipo de reuniones, algo a lo que Pekín da una importancia enorme. Los diplomáticos estadounidenses no han sido diplomáticos, han «perdido cara» y han hecho que China «perdiera cara». Esta expresión, que en China equivale a nuestro «perder los papeles», es para los chinos el summum de la mala educación, y a muchos occidentales dejan de hablarles si cometen ese fallo.

En la opinión pública china, por otro lado, la reunión ha tenido sus efectos. Aparte de inspirar gifs como la pelea de conejos y águilas con la que he abierto este post, en las redes sociales muchos chinos han retuiteado una imagen que comparaba el encuentro en Alaska con el que hace 120 años, en 1901, se producía en la Embajada de España en Pekín, con el objetivo de poner fin a la Rebelión de los Boxers y en la que los chinos tuvieron que humillarse frente a las potencias occidentales haciendo un montón de concesiones económicas y políticas.

La comparación es clara: la China de hoy no es la de 120 años, y cuando la quieren humillar, responde. Si pensábamos que tras Trump vendría la calma entre Pekín y Washington, estábamos muy equivocados.

15 Comentarios

  1. 1. «coerción económica a nuestros aliados» (no sé muy bien a qué se estaba refiriendo con eso). A lo mejor has pasado demasiado tiempo en China, yo llevo 10 anyos en el sudeste y se a lo que se refiere. Construir islitas en aguas de otros ejercitos para plantar ejercito, ser el maton del barrio con australia, amenazar todo el tiempo a todos los paises de su alrededor – por ejemplo, con no llevar turistas a korea o thailandia y demas..
    2. Blinken ha seguido el protocolo de los dos minutos del principio para luego china saltarselo con 20 minutos
    3. Te llevo leyendo 15 anyos y aunque pensemos distinto aprecio leerte, pero hay veces en la vida que por el echo de que te guste una cultura no puedes aceptar todo.No vale la ecuanimidad, aunque sea muy popular para los europeos. Vamos en el camino de la confrontacion, y ese camino ha sido el gobierno de Xi (que no China), el que mas a tenido que ver con eso. Si, Trump era un camorrista, pero Trump no ha surgido de la nada, ha sido una reaccion a China, y sobre todo al plan 2025.
    Por eso, China ya no tiene ningun aliado cerca y todos los paises de su entorno le miran con recelo. (pakistan el unico aliado, pero vamos mas que nada pakistan es un dolor de cabeza)

  2. No sé, creo que mi texto no defendió tanto a China como para empezar con los manidos argumentos del «has pasado demasiado tiempo allí» o «como te gusta la cultura china les defiendes todo». Si algún día tuve el cerebro lavado por los maoístas, que creo que nunca fue así, tres años fuera de Pekín y estando en un lugar donde se critica tanto a China como es la ONU en Ginebra me «curaron».

    En realidad creo que no es demasiado importante saber quién se saltó el protocolo, no vamos a llevar a juicio a ninguno de los dos por ello: simplemente, lo mucho que se salió de madre la reunión refleja el signo de los tiempos. Créeme que no voy con ninguno de los dos bandos en este momento: hace tiempo que no concibo la política nacional o internacional como si fuera un partido de fútbol en el que yo tenga que ser un hincha con bufanda.

    • Hombre, nadie puede dudar de que china coarcione a los aliados o países del entorno, eso incluso te lo diría el gobierno chino con orgullo. Por eso digo que está sesgado el artículo.
      No se trata de ser forofos de un equipo u otro, se trata de que hay veces en la vida , en que todo no se puede relativizar . No se puede comparar los campos de internamiento Uighur con el Black Lives Matter, no se puede comparar el control totalitario en internet de china con el americano, o Hong Kong con Cataluña ..

      • Es que creo que me has entendido mal. Cuando puse que no sé qué quería decir Biden con eso de la coación comercial, no quise decir que estuviera en desacuerdo con él, sino que debido a que no mencionaba a nadie en concreto y a que lanzaba una acusación muy en general, no sabía realmente a qué aludía concretamente. Creo que ha habido un malentendido aquí, si el sesgo de mi artículo se basa en ese paréntesis creo que es injusto.

        En cuanto a hacer comparaciones, pues si se argumentan bien no veo por qué no se va a poder hacer (y también se puede estar en desacuerdo con ellas, por supuesto). El mismo movimiento hongkonés se comparó con los catalanes en 2019, llevaban esteladas y todo… La comparación de los uigures con el BLM, ¿la hice yo? Porque ahora no sé muy bien cuál sería…

        Y la comparación del control de internet chino y estadounidense la ha hecho esta vez Yang Jiechi, a mí no me mires…

      • A mí me ha parecido un artículo totalmente objetivo, la verdad. Y más después de haber leído la noticia por distintas fuentes periodísticas.

        • Gracias por la defensa… no es que siempre vaya a ser objetivo en lo que escriba, pero en este caso tampoco quería cargar las tintas con nadie, en el fondo me parece hasta gracioso que por una vez se salten los aburridos protocolos, siempre que esto no tenga consecuencias peores.

          Igual sí que me he puesto más del lado chino para explicar en qué les ha podido molestar la actitud de Blinken, pero más que nada para explicar un poco eso culturalmente tan chino del «perder cara». Que anda que no la perdí yo veces en China.

  3. Creo que Estados Unidos lleva demasiados años haciendo de sheriff del mundo y de matón y no esta acostumbrado a que nadie le diga las verdades a la cara, y es cierto después de ver la noticia en varias fuentes que empezó la reunión saltándose las mas elementales normas de cortesía diplomática, queriendo dejar claro quien imponía sus ideas y estilo de mando en el planeta.

    • Sí, lo del gendarme mundial no es muy novedoso porque EEUU lo lleva intentando ser desde después de la Segunda Guerra Mundial, pero quizá la gran novedad aquí ha sido el total quiebre del protocolo. Que, insisto, ha servido para salpimentar la noticia y que nos llame la atención, de otro modo habría sido otra aburrida reunión diplomática de tantas que hay en la que la opinión pública no se entera de si realmente se llevan bien o mal los interlocutores.

  4. Antonio, parece que las entradas políticas son las que más reacciones generan. Si quieres subir las visitas y la participación, deberías publicar más de estas, jajaja.
    Bromas aparte, y tampoco queriendo entrar a valorar si tu más o menos o si quién es el bueno o quién es el malo, todo ello subjetivo, y probablemente ambos tenga de ambas cosas, lo que sí hay una cosa objetiva es sobre el tema del protocolo.
    Voy a decir aquí lo que se ha dicho en los medios chinos.
    Se había acordado una ronda inicial de 2 minutos de speech de cada uno, en total 8 minutos. Tras eso, los periodistas dejarían la sala y sería a puerta cerrada. Generalmente y como dice Antonio, estos diálogos son generalmente sin contenido, como para dar la bienvenida a los invitados
    Pues según los medios chinos (y también el ministerio de asuntos exteriores chino), Blinken se saltó el acuerdo y habló no sé si unos 4 minutos (y no sé si Sullivan también o no). Además, que fue bastante descortés al saltarse las normas protocolarias normalmente usadas en estos casos y pasando a criticar directamente las acciones chinas.
    No sé si es verdad o no, no he visto el video completo, pero seguro que en internet se puede ver cuánto duró el speech de Blinken. Aquí no hay subjetividad, es revisar el video y el cronómetro y se sabrá quien se saltó primero los tiempos establecidos.
    Continuemos, según los medios chinos, ante tal situación, Yang respondió saltándose el acuerdo de tiempos inicialmente establecido y atacando también a los EE.UU. Saltándose también las normas protocolarias de estas reuniones.
    Después de eso, la parte americana quiso dar replica a la parte china. Un segundo turno de réplicas que tampoco estaba previsto y Blinken pidió a los periodistas que se quedaran para escuchar la réplica. Pero parece ser que sólo a los periodistas americanos, los periodistas chinos debían abandonar la sala. La parte china dijo que no que se quedaran todos. Al final se quedaron todos.
    Tras la réplica, Blinken sí pidió a los periodistas que abandonaran la sala, a lo que la parte china protestó porque decía que era injusto que los americanos tuvieran 2 turnos de palabra y los chinos solo 1. Con lo que los chinos pidieron que se quedaran los periodistas a escuchar su contra réplica.
    Eso fue lo que ocurrió según he oído de los medios chinos.
    Otra descortesía según los medios chinos es que los chinos eran los invitados. La parte organizadora eran los americanos. En cualquier encuentro de este tipo, por lo general, qué mínimo que te inviten a comer. Pues parece ser que la acogida fue tan fría que los americanos no invitaron siquiera a la parte china a comer o cenar.
    De hecho, Yang y Wang creo que la primera noche cenaron fideos instantáneos. Hay un video en donde se capta una conversación en la que hablan de comer fideos.
    No sé si los chinos serán más elegantes en el futuro e invitarán a cenar a los invitados americanos cuando vayan a China o les devolverá con la misma moneda. Atentos a este detalle, me gustaría verlo.
    Con respecto al fondo de los reproches, pienso que van dirigidas principalmente para su público. Una especie de teatralización. Los americanos diciendo “mira qué duro hemos sido con los chinos, les hemos leído la cartilla delante de las cámaras y les hemos humillado tratándolos mal, sin contemplaciones”. Los chinos, para su público han dicho “china ya no es la china débil de antaño, ahora podemos tratar de tú a tú a los EEUU y no vamos a tragar con los sermones de los americanos”.
    Es un diálogo de sordos, todos ellos lo saben. Cada parte sabe lo que la otra parte ha dicho y dice, cada parte sabe que no va a convencer a la otra parte, cada parte cree tener la razón y eso no lo va a cambiar este dialogo ante las cámaras.
    Esperemos que las otras 2 reuniones sin cámaras hayan podido hablar un poco más de temas prácticos. De cómo mejorar en la medida de lo posible las relaciones entre ambos países y de cómo mejorar también el mundo de paso.

    • Está claro que la política genera muchas pasiones, pero no es últimamente lo que más me atrae, ni hablando de China ni de España… a mí lo que me gustaría es discutir de cine, pero claro, el cine chino no es muy conocido. Todos los días veo como mínimo una peli (pelis en general, no sólo chinas) y dejo mi crítica en mi cuenta de Letterboxd, y como no me las lee nadie soy bastante más ácido que aquí.

      Me parece muy interesante tu aportación, está claro que ha habido un problema gordísimo de protocolo y que en este caso EEUU, al ser el anfitrión y el primero en intervenir, debe ser considerado más responsable. Pero vamos, ser maleducado en un encuentro diplomático tampoco es el summum de la maldad, no es que la ONU tenga que sancionarle ni nada, simplemente lo contamos. Lo que cuentas de la comida, si es cierto, es muy gracioso pero también muy lamentable. En fin, ¡menos mal que los chinos siempre tienen fangbianmian a mano!

  5. De lo del cine, yo también me trago casi una diaria. Ayer, «shadow», la última de zhimou yang. Como las últimas, una fotografía preciosa, el tema regulín regulán.

    • Yo de temática china la que quiero ver es Raya y el Último Dragón, la última de Disney, pero justo en Francia no la han colgado aún en Disney Plus porque parece ser que planearon ponerla en cines antes.

      • Lo siento Antonio, no he sido justo contigo, tu tienes el derecho de escribir lo que quieras y como quieras. No soy nadie para decirte nada por que este es tu blog no el mío. Y de hecho me encanta leerte por que aprendo muchas cosas de la vida normal de las que nadie habla de china .
        Habiendo dicho esto , lo siento ser el troll otra vez.. la temática de Raya no es China, es del sudeste 😂

        • Gracias Álvaro, hablando se entiende la gente y mientras haya educación siempre se puede expresar el desacuerdo.

          Sobre la película de Raya, esta vez le echaré la culpa a mi sobrina, que junto a sus hijos se ha visto forzada a ver unas 80 veces la película y el otro día les decía mientras me señalaba: «Mirad, es Antonio, que viene de China como Raya».

          Si es del sureste de Asia pues también la veré muy a gusto, pues considero a esa región mi tercer, cuarto o quinto hogar (no sé exactamente cuántos tengo).

  6. Me a gustado más los comentarios que el contenido del post jaja
    Me e metido en YouTube a ver y los vídeos de la parte china viene con la segunda réplica china y los medios de eeuu no…se corta
    Lo que dice weiyi cada uno aparenta quedar bien dentro de casa.
    Yo lo veo demasiado teatro por ambas partes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.